El ecoturismo puede ser un fuerte de la provincia - LA GACETA Tucumán

El ecoturismo puede ser un fuerte de la provincia

Tucumán ofrece numerosos y atractivos paisajes que se pueden combinar con diversas actividades para realizar en contacto con el medioambiente.

07 Jun 2021
3

SENDERISMO EN LAS YUNGAS. Esta es una forma de tomar contacto directo con la naturaleza, sacarse el estrés, pero sin perjudicar el medio ambiente.

El ecoturismo es una forma no tradicional de viajar y buscar el esparcimiento al aire libre. Se trata de salir de las grandes ciudades, de los shoppings y de las compras para acercarse al medioambiente, tener contacto con la naturaleza y disfrutar de los paisajes que ella ofrece.

Y en Tucumán existe la posibilidad de realizar este tipo de viajes para aprovechar sus majestuosos paisajes.

“Es una provincia fantástica porque en la pequeña superficie que tiene te encontrás con cinco microclimas”, dice PabloPanteraCórdoba, codirector de Sos Tierra, organización encargada de promover la vida saludable y consciente en contacto con la naturaleza.

KAYAK. Es una de las alternativas para disfrutar del dique de El Cadillal.

“En dos horas podés estar en Tafí del Valle, que es una pre puna; o en 20 minutos, en El Cadillal, donde tenés una transición de las yungas al chaco serrano; en Yerba Buena tenés muy cerca el cerro San Javier ya con otra vegetación; y en el sur podés ir al dique Escaba. Tucumán en este sentido es muy rica”, agrega.

Además, todos esos paisajes y climas naturales diversos pueden combinarse con diferentes actividades deportivas y recreativas que sirven para disfrutar al máximo cada lugar.

“Las opciones de actividades que hay son kayak, mountain bike, trekking, o carrera continua, que son los que hacemos en Sos Tierra. Pero también se puede hacer escalada, canyoning o parapente, todas al aire libre, en la naturaleza”, señala Córdoba.

Sebastián Giobellina, presidente del Ente Autárquico de Turismo, indicó que en la provincia se viene desarrollando esta idea en los últimos años. “El más conocido bajo este concepto es el sendero de largo recorrido que une Yerba Buena con Tafí del Valle y atraviesa varias comunidades, como San Javier, Anfama, La Ciénaga y Raco”, precisó.

“Ahí los pobladores desarrollan servicios como el alojamiento y la gastronomía para los turistas. El ejemplo más claro son los albergues de alta montaña de La Ciénaga, que son operados por personas de la comunidad del lugar”, dijo en una entrevista con LA GACETA.

SAN JAVIER. Forma parte del circuito de turismo ecológico.

Otra de las recomendaciones de Giobellina para el turismo ecológico es Tala Pozo, donde los residentes administran un conjunto de alojamientos y comedores que cuentan con servicios esenciales para disfrutar de senderos que van hasta una cascada y a una mina de la que se extraía mica, todo bajo la guía de los pobladores locales.

“Bajo la misma tipología tenemos la ‘ruta del artesano’. El recorrido de esta ruta permite disfrutar del trabajo de los artesanos, su estilo de vida y las vivencias que tienen en sus talleres”, agregó.

Y continuó: “otro ejemplo es la ruta del vino, que permite conocer la producción y al mismo tiempo genera experiencias inolvidables como degustar los vinos tucumanos, deslumbrarse con los cielos calchaquíes, hacer cabalgatas y conocer artesanos y cocineros locales”.

“El turismo, la naturaleza y el deporte son tres cosas que van de la mano. Y en nuestra provincia, la gente que viene por eventos deportivos o laborales muchas veces vuelve encantada para hacer ecoturismo porque conocen la maravilla de estar en contacto con la naturaleza”, afirma Agustina Padrós, directora de Turismo de la Municipalidad de Yerba Buena.

Y una de las mejores formas de hacer un turismo a consciencia combinado con el deporte -dice Padrós- es a través del plogging, que consiste en salir a caminar (o casi cualquier actividad) con una bolsa en la mano e ir levantando la basura que uno encuentra.

Experiencias

Emlia Bejar, licenciada en Comunicación, se unió hace poco a este estilo de viajes y eventualmente se suma a excursiones de distinto tipo dentro de la provincia: andar en kayak, hacer trekking y hasta acampar en lugares alejados de las luces y el ruido de la ciudad.

“Para mí lo más lindo que tiene es el contacto con la naturaleza. Es descubrir un Tucumán que uno no sabe que hay. A unos minutos de la ciudad tenés paisajes increíbles y actividades muy emocionante”, cuenta.

Nicolás Font, por su parte, vivió 20 años en Rosario en constante contacto con ríos y parques. Al mudarse a Tucumán buscó, desde un principio, lo mismo; y lo encontró.

“En la escuela desde chico me enseñaban a vincularme con la naturaleza y me parece que es muy fuerte la experiencia de cada uno, así que recomendaría a las personas a que acerquen a sus hijos a la naturaleza”, aconseja Font.

Propuestas: qué se puede hacer En Horco Molle

Ya se encuentran habilitadas una laguna, un puente colgante y un mariposario en el jardín botánico de la Reserva de Horco Molle para disfrutar de un espacio rodeado de naturaleza a sólo 15 kilómetros del microcentro tucumano. “El jardín botánico es una muy linda experiencia, existen caminos y voluntarios que van guiando a los turistas entre la vegetación pedemontana”, comentó al respecto Matías Haedo, director de Deportes de la Municipalidad de Yerba Buena.

Comentarios