Cartas de lectores V: todos somos iguales, pero... - LA GACETA Tucumán

Cartas de lectores V: todos somos iguales, pero...

21 May 2021

El excelente artículo del periodista Álvaro J. Aurane, titulado: "Pero, algunos son más iguales que otros", del 14 de mayo, nos plantea una visión desencantada de la realidad política actual en nuestro país. Utiliza para ello, magistralmente, la novela corta, satírica, del escritor George Orwell "Rebelión en la Granja" publicada en 1945, al final de la II Guerra Mundial. Es una obra de arte literaria que, según opina Aurane _a lo que adhiero _ si fuera de enseñanza obligatoria en las currículas escolares de los distintos niveles, nos ayudaría a evaluar la conducta y obras de los que gobiernan. En esta alegoría, a partir de personajes animales que van cambiando su forma de ser y proceder, se prefiguran los casos actuales de la acción política en el país y su ejercicio del poder. En el desarrollo de la conducta de los animales la fábula, libres ya de la potestad del humano amo de la granja y dueños de organizar su propia vida y modos de convivencia, se observan paulatinamente cambios sustantivos: aparecen las ambiciones, la opresión, el desengaño, el hambre y la tiranía. El tema principal es el abuso de poder, y cómo éste va corrompiendo a quienes lo detentan, que no vacilan en alterar las leyes establecidas, que rigen la vida cívica y social de todos, adaptándolas a sus ambiciones y mezquinos propósitos. Volviendo a estos tiempos y a las semejanzas, vemos así, con estupor, que los que nos gobiernan, cultores de la egolatría, pueden arrogarse poderes que no les corresponden; favorecer a familiares y amigos; interpretar a su conveniencia las normas establecidas; pretender que la justicia no investigue y castigue sus malas acciones; enriquecerse a costa del erario público; perseguir y demonizar a quienes osen opinar distinto; crear divisiones insalvables entre los ciudadanos, etc. Y todo esto bajo las declamadas banderas y consabidos relatos: "nosotros sabemos hacer bien las cosas, la culpa de todos los males es del gobierno anterior, queremos un país en serio, nos sacrificamos por el bienestar de todos, no estamos en el poder por gusto, sino porque el pueblo nos necesita; luchamos por la grandeza de la patria, y aun así, somos criticados por los malogreros de siempre". Así como en la fábula, avasalladas ya todas las leyes y derechos de los personajes, sólo queda en pie el último y principal. "Todos los animales son iguales" pero con el añadido: "pero algunos son más iguales que otros", nos queda a nosotros preguntarnos: ante la ley ¿todos los argentinos somos iguales?

Marta Elena Rojas

[email protected]

Para publicar en "Cartas al director" escribir a cartasa[email protected]

 

Temas

El País
Comentarios