La carta completa de los endeudados con créditos UVAs al presidente - LA GACETA Tucumán

La carta completa de los endeudados con créditos UVAs al presidente

Los hipotecados difundieron un duro escrito. "No se entiende cómo se puede anunciar una medida de este tipo y presentarla como algo beneficioso para el deudor".

18 May 2021

Tras mantener charlas y conversaciones entre ellos, los referentes de los colectivos de hipotecados con créditos UVAs de todo el país difundieron un documento a través del cual refutan los anuncios del presidente Alberto Fernández, efectuados días atrás con respecto a su problemática y en voz del ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi.

La semana pasada, el Gobierno nacional había anunciado que a partir del mes próximo las cuotas de los préstamos para viviendas otorgados en UVAs y que ajustan por inflación no podrán superar el 35 % de los ingresos del tomador. Asimismo, había adelantado que el Banco de la Nación Argentina y el Banco de la Provincia de Buenos Aires subsidiarán el monto que supere dicho porcentaje y que sólo los créditos otorgados por el Banco Hipotecario Nacional dentro del programa Procrear UVA pasarán a actualizarse por la Fórmula Hogar.

NUEVA LINEA. Ferraresi, durante el lanzamiento de los créditos a tasa cero de interés para la refacción y la construcción de viviendas. TELAM

"Las medidas anunciadas no atacan el problema de fondo, que es el sobreendeudamiento debido a la indexación del capital por inflación", cuestionaron. Además, remarcaron que el límite del 35 % de la afectación del ingreso ya estaba incluido en el artículo cuatro del DNU 767/2020, y que lo que se hizo ahora es prorrogarlo hasta junio de 2022. "El ministro no aportó precisiones sobre lo que sucederá con aquellos que tomaron sus créditos en entidades privadas. ¿Deberán negociar directamente con los bancos? De ser así, es un verdadero dislate", se lee en la gacetilla de los hipotecados autoconvocados.

Otra observación realizada por el colectivo alude a quién o quiénes serán los verdaderos beneficiados, según el punto de vista de este sector. "Al hablar de subsidio, el ministro alude a que el hipotecado se vería beneficiado ya que no pagaría las sumas que superen el 35 % de sus ingresos. Eso es capcioso. No se puede hablar de subsidio en el marco de un crédito que ajusta por inflación más una tasa de interés que va desde el 3,5% hasta el 10 o 12 %. En la práctica, ello implica que todo el riesgo inflacionario es absorbido por el deudor. Y el banco a su vez se cubre del impuesto inflacionario con una tasa que a todas luces resulta exorbitante. En todo caso el subsidio será para el sistema financiero que se asegura que el Estado no corrija una política pública de vivienda", consignaron.

Así las cosas y desde la óptica de esta agrupación, los bancos se garantizan el cobro de sus créditos indexados sin asumir ningún riesgo. El deudor, en cambio, seguirá viendo cómo su capital se indexa mes tras mes por efecto de la inflación. "Una vez que haya finalizado el crédito, habrá pagado sumas que resultan imposible de mensurar. En ese marco no se puede hablar de subsidio", remarcaron.  

CONTROVERSIAL. Desde su lanzamiento, los créditos UVA despertaron tanto elogios como opiniones negativas. Pero en los últimos meses, se volvieron realmente problemáticos para los hipotecados. LA GACETA

En definitiva, los hipotecados primero ponen la lupa en que continúe la indexación del capital. Segundo, destacan que el subsidio es para beneficio de los bancos; no de ellos. Y tercero aclaran otra arista que consideran importante: al calificar al tomador del crédito para otorgarle o no el préstamo, los bancos establecían que la relación cuota ingreso no podía superar el 25 %. Ese umbral era el límite que fijaba el sistema financiero para obtener un crédito. Ahora, el Ejecutivo dispuso incrementarlo en 10 puntos porcentuales.

"Es indudable que no se tomó en cuenta la realidad acuciante de las familias argentinas. En cambio, se priorizó el interés del sistema financiero. De otra manera no se entiende cómo se puede anunciar una medida de este tipo y presentarla como algo beneficioso para el deudor", escribieron.

Desde hace más de tres años, ese colectivo denuncia que esa modalidad crediticia resulta inviable en la Argentina, debido a la inflación. A partir de los últimos dos meses, existe el agravante que la cuota viene incrementándose en promedio un 8 % mensual, debido al esquema de convergencia que la mantuvo congelada desde fines de 2019, durante el gobierno de Mauricio Macri, y prácticamente durante todo 2020, por efecto de la pandemia. "Un ritmo insostenible para cualquier familia hipotecada que batalla a diario con la permanente suba de los alimentos y de todos los servicios que conforman la canasta básica", describieron  

Romina Medina, vocera de la agrupación en Tucumán, planteó en diálogo con LA GACETA que insistirán ante el Congreso de la Nación, porque consideran que se necesita una ley de reconversión, tal como plantean algunos proyectos ya presentados por senadores y diputados. "Esto no es solución. Es necesario focalizarnos en que la indexación del capital es el gran problema.Vamos a seguir en la lucha", concluyó.

Pero, ¿cuándo y cómo comenzó todo? Los créditos UVAs nacieron en abril de 2016, como la novedad del gobierno de Macri. Tuvieron su auge a mediados de 2017, pero luego comenzaron a decaer y actualmente no están disponibles. Fernández lanzó nuevas líneas de préstamos para la construcción y refacción de viviendas. Se ajustan en base a la evolución del salario, de acuerdo a la tasa denominada HogAr, basada en un coeficiente elaborado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos.

MODALIDAD. Se empieza a aplicar la fórmula HogAr para créditos Procrear, en remplazo del sistema UVA. TÉLAM.

Los UVAs, en cambio, evolucionan en función del Índice de Precios al Consumidor (IPC); es decir, en función de la inflación. Tanto la cuota como el capital se mueven junto a la inflación. Por eso, un préstamo inicial de $ 3 millones hoy sobrepasa los $ 9 millones. Esta línea admitía un plazo máximo de cancelación de 30 años. Pero en los contratos había una cláusula que permitía solicitar una refinanciación del excedente si el valor de lo que debía pagarse superaba en más de un 10 % a lo que hubiera resultado si se ajustara por Coeficiente de Variación Salarial (CVS).

Debido a que esa situación se verificó en todos los casos y a otras razones, tanto la gestión de Macri como la de Fernández mantuvieron congeladas las cuotas (desde fines de 2019 y durante 2020) y posibilitaron que los pagos pasaran al final de la vida del crédito. No obstante, cuando el 31 de marzo culminaron esos paliativos y se puso en vigencia la convergencia (un sistema para que los hipotecados paguen gradualmente las diferencias de lo que debían haber abonado de no existir los congelamientos) las cuotas se dispararon. En las últimas semanas se conocieron casos de ejecuciones en Mendoza, en Córdoba y en La Plata, en los que ni siquiera vendiendo la propiedad les alcanza para levantar las deudas. Ante ello, el Ejecutivo dispuso además la suspensión de las ejecuciones durante un año.


Comentarios