Clamor mundial para que cese el bombardeo sobre Gaza - LA GACETA Tucumán

Clamor mundial para que cese el bombardeo sobre Gaza

Distintos países y organizaciones humanitaria pidieron que se proteja a la población civil, atrapada entre el fuego del grupo palestino Hamás y del Estado de Israel.

18 May 2021
1

RESTOS. Una columna de humo se levanta entre los escombros de un edificio alcanzado por la artillería israelí. REUTERS

FRANJA DE GAZA.- Organismos internacionales, gobiernos europeos y figuras públicas elevaron pedidos de que se proteja a los civiles, atrapados en el conflicto entre el grupo Hamás y el Estado de Israel, tanto lo que viven en la Franja de Gaza como en ciudades israelíes.

Las imágenes de niños rescatados de entre los escombros, en sus viviendas en Gaza, alcanzadas por bombas israelíes, y de gente que corre a refugiarse en medio del estruendo de sirenas en ciudades israelíes muestran la peor cara del conflicto entre el gobierno del Estado de Israel y el brazo armado del partido Hamás.

El conflicto entró ayer en su segunda semana, y más de 212 personas, entre ellas 61 niños, murieron en Gaza. Las víctimas mortales en Israel fueron 10, de las cuales dos eran niños, según la cadena BBC Mundo.

A primera hora de ayer, Israel descargó docenas de ataques aéreos sobre la Franja de Gaza, luego de que militantes de Hamás dispararan andanadas de cohetes hacia ciudades del sur de Israel.

La oficina de Naciones Unidas, el gobierno de Estados Unidos, la Unión Europea, el Reino Unido, entre otros líderes mundiales y organizaciones humanitarias urgen a que se tomen medidas para un cese al fuego, pero sin ningún indicio de que vayan a ser escuchados.

El primer ministro británico, Boris Johnson dijo que Israel debe evitar dañar a civiles, pero expresó su preocupación de que “Hamás esté usando infraestructura y población civil para cubrir sus operaciones”.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, hizo un llamado a proteger a los niños. “Israel, como democracia, tiene mayor responsabilidad en hacerlo”, dijo. También la ONU elevó la alarma por el daño a escuelas y hospitales en Gaza, territorio ya muy empobrecido por el bloqueo israelí y en peligro por la pandemia de Covid-19.

El jefe de Emergencias de la Organización Mundial de la Salud, Mike Ryan, pidió que cesen los bombardeos a instalaciones sanitarias.

La canciller alemana, Angela Merkel, convocó al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, a terminar la lucha, pero reafirmó “el derecho de Israel a defenderse de los ataques”.

Francia y Egipto, entre otras naciones, también hicieron llamados a detener el fuego.

En enfrentamiento entre palestinos e israelíes volvió a estallar luego de varias semanas de crecientes tensiones en la parte ocupada de Jerusalén Este, y derivaron en choques en uno de los sitios sagrados para judíos y para musulmanes.

Hamás, desde Gaza, comenzó a lanzar cohetes, luego de advertir a Israel que se retire del sitio.

El ejército israelí anunció que abatió 35 blancos terroristas, y que destruyó más de 15 kilómetros de una red de túneles subterráneos de Hamás. “Estaba listo para morir. Ya había hecho las paces con eso”, contó Najla Shawa, una asistente social palestina, y madre de dos niños.

En Jerusalén oriental, el barrio Sheikh Jarrah, se convirtió en un símbolo para los palestinos. En redes sociales se difundieron escenas de policías israelíes golpeando a manifestantes, que protestaban contra la expulsión de ocho familias palestinas del vecindario, reclamado por colonos judíos. El hashtag "#SaveSheikhJarrah" (Salven Sheikh Jarrah) ganó impulso: la cantante británica Dua Lipa y la actriz ganadora del Oscar Viola Davis se cuentan entre quienes expresaron su solidaridad con los residentes palestinos.

En octubre del año pasado, un tribunal israelí falló a favor de los colonos que dicen que las familias palestinas viven en tierras que solían pertenecer a judíos. Los palestinos están apelando ante la Corte Suprema de Israel.

La ira por los desalojos propuestos fue un factor clave detrás de las tensiones en Jerusalén por el mes sagrado musulmán del Ramadán, que la semana pasada escaló mucho más allá de la ciudad santa y mutó en las peores hostilidades entre Israel y los palestinos en años. (Reuters)

Comentarios