La detención de “La Gata” podría exponer a sus cómplices - LA GACETA Tucumán

La detención de “La Gata” podría exponer a sus cómplices

Incautaron celulares, computadoras, dinero, documentación, vehículos y armas de fuego que tendrían que ver con las causas de “escruches”.

17 May 2021 Por Santiago Re

En un procedimiento inédito, la Policía cordobesa, por pedido de la Justicia tucumana, realizó nueve allanamientos en aquella provincia y consiguió detener a Miguel Antonio “La Gata” Lizárraga, quien fue señalado como el posible líder de una banda que se dedicaba a viajar a Tucumán para robar en casas bajo la modalidad “escruches”. Simultáneamente, en nuestra provincia, la Policía local también requisó domicilios que podían estar relacionados a la misma banda.

Secuestros

En esos allanamientos se secuestraron cuatro automóviles, tres de los cuales se hallaban en un salón de concesionaria; cuatro armas de fuego largas y cortas, entre las que destacaba un fusil con mira telescópica y una “hechiza”; celulares, computadoras, una suma de dinero en pesos y en dólares y documentaciones de interés para la causa que lleva adelante el titular de la Unidad Fiscal de Robos y Hurtos, Diego López Ávila. Hay otros cuatro sospechosos que no pudieron ser ubicados en esos inmuebles y que permanecen prófugos. El fiscal Pedro León Gallo, de la Unidad de Robos y Hurtos II, también investiga a la misma agrupación por ataques similares.

“Se encontraron, además, algunos instrumentos que habrían utilizado para cometer los ‘escruches’, también elementos que habrían sustraído y que figuran mencionados en las denuncias”, explicó una fuente judicial que participó en las medidas desarrolladas en “La Docta”.

“Es un procedimiento inédito porque se actuó en conjunto con la Policía y la Justicia de Córdoba. Pocas veces se ha pedido un exhorto así para este tipo de causas y entendemos que vamos consiguiendo mejores resultados ahora”, indicó Eugenio Agüero Gamboa, quien supervisó las tareas del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF) en Córdoba y viajó junto a una delegación de las áreas de Informática, Criminalística y Química Forense. En Tucumán, las tareas fueron dirigidas por el auxiliar Miguel Fernández. Allí se secuestró dinero y otra tanda de celulares.

Se investiga además un presunto enriquecimiento ilícito y, tras las medidas aplicadas ayer, se estima que podrían surgir datos para dar con más implicados en esta agrupación delictiva.

El origen de la pesquisa

En octubre pasado comenzó una investigación en base a las cámaras de seguridad de las distintas cuadras donde habría atacado esta banda. Por estos hechos -que implicaron golpes millonarios- además son investigados los hermanos Marcos “Batore”, Walter “Kuki” y Francisco “Vitunga” Caro. Según los pesquisas, una cámara de Pellegrini al 200 habría captado Lizárraga, a otros tres sospechosos y a uno de los vehículos el 8 de mayo, cuando se registró un “escruche” en esa cuadra. Al menos tres de los cuatro automóviles secuestrados habría participado en estos ataques según la investigación fiscal.

“El de ayer fue un golpe muy duro para una organización criminal peligrosa que incluso llegó a enfrentarse a tiros con la Policía de Tucumán”, concluyó Agüero Gamboa.

A los tiros

La noche del 8 de mayo efectivos de la división Robos y Hurtos de la Policía localizaron un Renault Fluence estacionado en Ayacucho y Crisóstomo Álvarez. En el vehículos, según se informó estaban “Batore”, “Vitunga” y Lizárraga, quienes al saberse descubiertos emprendieron su huida y abrieron fuego contra los uniformados en Jujuy y Bolívar. La Policía respondió a los disparos y la persecución concluyó en Fortunata García al 1.600, en el barrio Víctoria de la capital. Allí los tripulantes del Renault abandonaron el vehículo y escaparon por los techos.

Plantean sus dudas

El viernes los abogados Manuel Pedernera y Lucas Ramón habían solicitado una audiencia para presentar un habeas corpus en defensa de Lizárraga, asegurando que su cliente estaba siendo víctima de acusaciones infundadas y que no pisaba nuestra provincia desde diciembre.

Al enterarse de la detención de “La Gata”, Pedernera mostró su malestar (ver detalle aparte). “Esto nos hace dudar de la seriedad de la información vertida el viernes en la audiencia. Dijeron que Lizárraga no tenían pedido de captura, pero ¿en 24 horas organizaron este operativo con allanamientos en pluralidad de domicilios, incluyendo una concesionaria y con participación de la Justicia cordobesa?”, expresó.

Fuentes del MPF confirmaron que la detención se ordenó el sábado a primera hora.

Rechazo de la defensa: “dijeron que no había pedido de detención”

“Estoy en constante contacto con Córdoba ahora, donde los abogados Juan Manuel Pedernera y Gisell Rodríguez están presenciando estos allanamientos en nombre de nuestra defensa técnica. Son medidas pedidas por el fiscal Diego López Ávila y otorgadas por la jueza Carmen López”, indicó el abogado Manuel Pedernera quien se mostró contrariado al ser notificado sobre la detención de Miguel Antonio “La Gata” Lizárraga en aquella provincia. “Detuvieron a Lizárraga y secuestraron un vehículo que según entiendo nada tiene que ver en esta causa. El viernes presentamos un habeas corpus explicando que nuestro pupilo no viene a Tucumán desde las fiestas de fin de año. Ese día rechazaron nuestro pedido y nos dijeron que no había orden de detención contra Lizárraga; hoy (ayer) lo detuvieron por esa misma causa en un operativo conjunto entre la policía cordobesa y la de Tucumán. Nos negaron un recurso diciendo que no había orden de captura y por lo visto sí lo había”, señaló el profesional que junto a su colega Lucas Ramón defienden a Lizárraga.

Comentarios