Los interinos llegan al tribunal clave para el Estado - LA GACETA Tucumán

Los interinos llegan al tribunal clave para el Estado

Entre los concursantes que se probarán en la Sala II de la Cámara en lo Contencioso Administrativo hay una funcionaria de Manzur.

11 May 2021

Avanza la magistratura subrogante o precaria en el Poder Judicial. Una prueba de la preferencia por las suplencias es que tienen carácter interino 10 de los 12 nombramientos enviados por el gobernador Juan Manzur a la Legislatura para que les otorgue el acuerdo, trámite que, por la grieta oficialista, implicará todo un test para el poder del jefe del Estado. El lote remitido contiene una novedad de primera magnitud: si los pliegos pasan los filtros de la comisión de Peticiones y Acuerdos, y la votación en el recinto, habrá jueces subrogantes por primera vez en el tribunal encargado de controlar la administración pública, la Cámara en lo Contencioso Administrativo.

Para cubrir provisoriamente las acefalías existentes en la estratégica Sala II el gobernador escogió a una de sus funcionarias en el Poder Ejecutivo, Felicitas Masaguer, y a un relator de la Sala III, Cristian Schurig. La regulación de subrogancias aprobada por la Legislatura en 2017 autoriza a Manzur a elegir a cualquiera de los concursantes incluidos en un listado confeccionado por el Consejo Asesor de la Magistratura (CAM). Masaguer, que cumplió funciones de subsecretaria del Ministerio de Gobierno y Justicia en la gestión anterior, y forma parte de la planta permanente hoy afectada al Ministerio de Economía, ocupaba el puesto 13 de la nómina de 20 postulantes con 74 puntos mientras que Schurig estaba tercero con 86,85. Al optar por estos aspirantes, el gobernador dejó afuera de la carrera a otros de sus funcionarios, entre ellos a José Antonio Gandur, hijo del secretario administrativo homónimo del Sistema Provincial de Salud (Siprosa).

Ocupaban respectivamente el tercer lugar de sus nóminas Gonzalo Ascárate (78,52 puntos), Guillermo Puig (76) y Patricio Prado, (73,5), a quienes Manzur colocó temporariamente en un Juzgado de Instrucción en lo Penal; un Juzgado Correccional y la Sala IV de la Cámara Penal, todos puestos de la estructura a cargo de concluir las causas remanentes del viejo Código Procesal Penal discontinuado el 31 de agosto. El jefe de Estado destinó al staff de jueces de control y juzgamiento de los casos del nuevo digesto a los suplentes Soledad Hernández (73,75) y Bernardo L’Erario Babot (64,1), quienes respectivamente ocupaban los peldaños 13 y 22 de la nómina elaborada por el CAM.

Con 87,5 puntos, Andrea Abate encabezaba la lista de subrogantes para el Juzgado en lo Civil y Comercial Común N°1. Enzo Pautassi (85) y Florencia Gutiérrez (81,25) estaban en los puestos 10 y 11 del listado de interinos confeccionado para cubrir los juzgados en Documentos y Locaciones N°4 y N°6.

A diferencia de los nombramientos en propiedad, que son vitalicios en Tucumán, las subrogancias tienen fecha de vencimiento: dos años prorrogables por 12 meses más en función de la discrecionalidad del Gobierno, si es que no concluye antes la causal que generó el interinato. Los designados en estos términos gozan de la retribución de los magistrados definitivos, pero carecen de su estabilidad, uno de los requisitos constitucionales de la independencia judicial. Incluida esta tanda de designaciones, Manzur escogió en total 19 jueces precarios. El acto que da inicio a este tipo de coberturas transitorias es una petición de la Corte Suprema de Justicia, y de los ministerios públicos Fiscal y de la Defensa.

Comentarios