Una tensa convivencia en el Partido Justicialista - LA GACETA Tucumán

Una tensa convivencia en el Partido Justicialista

Manzur seguirá fidelizando dirigentes en el interior; Jaldo dice que no se irá del partido.

05 May 2021 Por Marcelo Aguaysol
1

EN JUNIO DE 2019. Hace casi dos años, el festejo de la fórmula Manzur-Jaldo.

"¿Quién es Osvaldo Jaldo?" La pregunta comienza a escucharse en algunos ámbitos del peronismo nacional. El choque de intereses con el gobernador Juan Manzur expone las diferencias que, de acuerdo con algunos voceros cercanos a intendentes del conurbano bonaerense y al mismo PJ nacional, no son naturales en provincias y en distritos grandes electoralmente a pocos meses de una elección de medio turno. Uno de los asesores consultados por LAGACETA.COM señala que, generalmente las Legislaturas provinciales suelen tener poco poder de acción política y, por ende, pelear el territorio. "Uno puede llegar a pensar en una sucesión directa del actual gobernador a su vice, en el relevo por la lucha por el cargo, pero aún no se entiende la pelea tan anticipada", señala.

Jaldo siempre ha sido un dirigente de cabotaje, poco habituado a recorrer los despachos nacionales. La cumbre del mes pasado con el senador y presidente del Instituto Patria, Oscar Parrilli, ha sido la excepción. Siempre se ha mostrado al lado del gobernador. En los últimos meses, viene manteniendo protagonismo en las cumbres de vicegobernadores para avanzar sobre distintos temas. Para la mayor parte de la dirigencia nacional del PJ, el poder de Manzur no admite discusión. Tanto por ser el gobernador de la provincia como por presidente el distrito local del PJ. "El poder real lo ejerce aquel que gobierna el distrito", apunta un viejo dirigente justicialista que le reconoce al mandatario tucumano su peso específico no sólo en el Consejo Nacional partidario, sino también en la consideración del presidente Alberto Fernández. Manzur es uno de sus principales aliados y respira luego de la foto que hoy se sacaron el Presidente, la vice Cristina Fernández de Kirchner y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. La postal del acto de Ensenada sintetizó la unidad del Frente de Todos en un momento de fuerte debate interno y externo en el Gobierno, por el rumbo económico y por el fallo de la Corte Suprema de Justicia sobre la presencialidad en las escuelas. El tucumano, mientras tanto, sigue trayendo miembros del gabinete nacional, como una manera de agradecer los apoyos de la Casa Rosada a su administración.

Los ministros nacionales vieron que, en Tucumán, las paredes hablan, con mensajes y metamensajes sobre la puja de poder entre el gobernador y vice de la provincia. Por las dudas, al ser consultado por la prensa, el propio Manzur salió a responder las acusaciones de Jaldo sobre la autoría de la frase Pichetto-Jaldo. "No ando pintando las paredes", señaló el titular del Poder Ejecutivo para salir del paso. Las paredes seguirán hablando; de un lado y del otro, anticipan los dirigentes del manzurismo y del jaldismo. Pero nadie quiere dejar huellas; todo el  mundo está decidido a esconder la brocha.

Las disputas internas, mientras tanto, continuarán en el recinto de sesiones. El Parlamento fue convocado para mañana a deliberar para tratar, entre otros temas, la posible interpelación al ministro de Educación, Juan Pablo Lichtmajer. El jaldismo cree que cuenta con votos para avanzar con ese pedido de informes, que también fue promovido por los bloques opositores a la Casa de Gobierno. La bancada manzurista de Lealtad Peronista avisa que no concurrirá al recinto y que mañana mismo, a las 8.30, en la sede del PJ brindará una conferencia de prensa con el fin de brindar sus argumentos. "Esa cuestión no estaba entre los temas debatidos en Labor Parlamentaria", dijeron desde el bloque de 14 legisladores afines a la Casa de Gobierno. Ese planteo será acompañado por otros, como la falta de designación de personal político y un espacio formal para que la bancada pueda reunirse. En principio, está previsto que estos parlamentarios envíen una nota formal del presidente de la Legislatura. Las acciones legales quedarán pendientes a la respuesta que provenga del despacho de la Presidencia del cuerpo, advierten. Si el cuerpo le da curso a la interpelación, Lichtmajer tendrá un plazo de cinco días para asistir al recinto.

Otro que está en una situación casi similar es el ministro de Seguridad, Claudio Maley. Entre los legisladores que no responden a Manzur está la intención de avanzar con la interpelación del ex comandante de Gendarmería nacional. "Es cuestión de horas", estiman los voceros del jaldismo. La eventual partida de Maley, para ocupar un lugar en la estructura que hoy conduce la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, se daría luego de que le responda las dudas a la Cámara. "Nosotros estamos considerando esa posibilidad. Pero no hay nada confirmado por ahora”, había dicho la funcionaria nacional ante la consulta de LA GACETA. Manzur no está dispuesto a entregar a uno de sus ministros a la oposición, sin que se rinda cuenta de las acciones. No lo hizo antes cuando la sociedad cuestionaba la falta de medidas contra la inseguridad, menos ahora que hay una fuerte disputa de poder.

En el entorno del gobernador, en tanto, expresan que no podrán ningún tipo de reparos para que ambos funcionarios contesten los requerimientos de los parlamentarios. Pero anotan el avance del jaldismo dentro de los argumentos que amplían la brecha entre uno y otro sector del peronismo en el rubro "cuentas pendientes", indica un allegado a Manzur.

La relación del binomio gubernamental pasa por su peor momento. Manzur ha decidido continuar con su operativo de fidelización de dirigentes en distintos puntos de la provincia, no sólo para llegar a las próximas elecciones con las expectativas del mejor resultado posible en las urnas, sino también para consolidar su poder dentro del Gobierno y también del partido. Jaldo, a su vez, también visitará a la dirigencia del interior de la provincia y escuchará a los referentes de los distintos circuitos electorales capitalinos. Más allá de que se especule con la conformación de un frente amplio, lejano a Manzur, el presidente de la Legislatura y vice del PJ avisa que no se irá del partido. La convivencia gubernamental seguirá siendo tensa.

Comentarios