Serían unos 100 los estafados con licencias de conducir - LA GACETA Tucumán

Serían unos 100 los estafados con licencias de conducir

La fiscalía que conduce Alejandro Noguera ya tiene elementos para acusar a los miembros del grupo. Todos los detalles sobre cómo era la maniobra

23 Abr 2021 Por Gustavo Rodríguez
3

LA CARNADA. Los miembros del grupo investigados buscaban captar víctimas en diferentes redes sociales.

En las redes sociales aseguraban que era una manera diferente, ágil y rápida para conseguir turnos para obtener licencias de conducir de autos y motos en la Dirección de Tránsito de la capital. Por la gestión, dependiendo del trámite, había valores perfectamente establecidos: desde $1.500 a $7.000. En realidad, se trataba de una organización que fue acusada de cometer estafas. Hasta ahora, se presentaron al menos 100 personas, pero serían muchos más los damnificados.

La investigación se inició en enero pasado. Las autoridades de la municipalidad capitalina se presentaron en la Justicia para denunciar que varias personas habían sido timadas por desconocidos. Aportaron varias pruebas, entre otras, las publicaciones y varias conversaciones por WhatsApp donde quedaba al descubierto la maniobra. Este fue uno de los más categóricos:

- “Pato”: envía un audio.

- Sospechoso: Hola “Pato”, ya te paso la info.

- “P”: gracias.

- S: Hola. ¿Cómo estás? La gestión te sale $2.000. Te sacamos el turno, te habilitamos la cuenta y te hacemos firmar los cursos. Vos, el día del turno tenés que abonar los años (de la licencia) que está a $375 x año más un libre deuda de $500.

- S: Sólo necesito fotocopia de tu DNI, de tarjeta verde del auto y, si es que tenés, del carnet vencido.

- S: Sí, son varios, le hago precio en la gestión.

- “P”: Muchísimas gracias.

El pago

Una vez acordado realizar la gestión, los sospechosos daban dos alternativas para que abonaran el “servicio”. Por WhatsApp le enviaban una foto de la Clave Bancaria Uniforme (CBU). Si no tenía el dinero para abonar, le daban un código para que depositaran a través de las empresas que cobran servicios. La operatoria de entrega del documento era la siguiente;

En un audio que envió un sospechoso que se identificó como Sebastián se daba otro paso en la estafa. “Una vez que terminás con el trámite, te presentás con el comprobante en la Oficina 3 de Tránsito. Preguntás por Sebastián o por Camila, que es la subsecretaria del organismo, la que está detrás de (Enrique) Romero”, explicaba.

“Te hacemos pasar, te sacan una foto y después pasás a mi oficina donde te cargo los datos. Te podés quedar esperando dos horas para que te entreguen el carnet o buscarlo al día siguiente, que es lo más conveniente”, le aconsejaban a la víctima. Pero al mismo tiempo le hacía una advertencia: “no me pueden pagar con efectivo por las cámaras que hay aquí. Me avisás y listo”.

Con ese me “avisás” comenzaba el último eslabón de la maniobra. La víctima se comunicaba con los acusados para avisarle que se presentarían a terminar con el trámite. Cuando lo hacían, después de recibir el comprobante de que habían realizado el pago correspondiente, los convocaba a la sede del organismo a las 18, cuando en realidad Tránsito cierra sus puertas a las 17. Pasada la hora señalada, el autor del delito bloqueaba a los damnificados.

La investigación

Las autoridades municipales realizaron la denuncia en la Justicia. El caso cayó en manos de la fiscalía de Delitos Complejos que subroga Alejandro Noguera. El auxiliar fiscal Daniel López Frías coordinó los trabajos que fueron realizados por personal de la división de Delitos Telemáticos, al mando de los comisarios Javier Argañaraz y Jorge Dib.

La pesquisa llevó su tiempo porque los supuestos miembros de la organización usaban perfiles falsos en las redes sociales. Al lograr identificarlos, los efectivos registraron cuatro viviendas ubicadas en Barrio ATE, Barrio Oeste II, en pasaje O´Higgins al 2.100 y en calle Matheu al 2.100. Como resultado, lograron secuestrar siete teléfonos celulares, varias computadoras, dispositivos tipo posnet, tablets, pendrives, chips de teléfonos, tarjetas de crédito y débito, licencias de conducir falsas y mucha documentación, fotocopias de DNI, y otros papeles referidos a un gran número de personas.

“Los elementos fueron secuestrados por la causa de estafas, falsificación y adulteración de documentos y aun continuamos en plena etapa investigativa. Se continuará recabando información y evidencias para avanzar según determine la fiscalía interviniente”, señaló Dib.

La fiscalía ya realizó la apertura de la investigación y los acusados fueron informados de su situación. Esperarán los resultados de las pericias que se realizaron a los teléfonos particulares y computadoras que se secuestraron en los procedimientos.

Reflexión: “es la consecuencia de andar por izquierda”

“Constatamos la irregularidad e inmediatamente hicimos la denuncia correspondiente. La Policía realizó un trabajo eficiente y se pudo dar con los autores de estas estafas. Ahora hay que esperar que la Justicia actúe”, explicó el responsable del área Enrique Romero.

“Es un grupo que hasta el momento no se descubrió que tiene conexiones con nuestro personal, pero eso lo definirá la investigación”, agregó. “A la gente que vino a realizar el reclamo, la atendimos y escuchamos, pero también le dijimos que esas son las consecuencias de andar por izquierda”, concluyó.

Detalles del caso

Los sospechosos ofrecían a través de redes sociales otorgar turnos para entregarles licencias de conducir para motos o autos.

Según la investigación, los acusados cobraban entre $1.500 y $7.500 el trámite. Hacían importantes descuentos por cantidad.

Las víctimas informaban el pago del trámite y eran convocadas a las oficinas de Tránsito a las 18, pero la oficina cierra sus puertas a las 17.

Los damnificados, cuando intentaban comunicarse con los falsos gestores, se daban cuenta que los habían bloqueados.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios