Atlético y el control de la ira - LA GACETA Tucumán

Atlético y el control de la ira

El equipo de De Felippe recibió cuatro tarjetas rojas y 37 amarillas en la actual temporada.

19 Abr 2021 Por Nicolás Iriarte
1

FUERTE Y ABAJO. Mussis, uno de los que más amarillas acumula en el plantel, en “barrida” a Carlos Tevez durante el partido del sábado. Atlético deberá controlar sus impulsos físicos si quiere pelear algo.

Atlético es un equipo torpe. La calificación es rara y puede sonar dura, pero es la realidad. Bruto quizás se ajuste más, pero en realidad viene a sumar a este perfil que podemos hacer ya de un plantel que tiene 12 partidos encima en la temporada 2021. Torpe hace referencia específicamente a “la incapacidad de dominar sus movimientos” y bruto, a su “uso excesivo de la fuerza”. Lamentablemente todo eso tiene Atlético en ADN y lo demostró ante Boca el sábado en la tarde noche.

La insólita expulsión de Cristian Erbes no sólo es su segunda del torneo, sino que es la cuarta en el equipo. Cuatro en sólo 10 partidos de la Copa de la Liga Profesional. Prácticamente una roja cada dos partidos. Marcelo Ortiz lo acompañó al vestuario en el mismo partido en el que “Pichy” vio la roja ante Huracán. Guillermo Acosta hizo lo propio ante Sarmiento, en Junín. Y más allá de que justamente este último partido terminó en victoria para el “Decano” y el del “Globo” en empate, son excepciones a una regla clara: si juega con menos jugadores, tendrá menos chances de ganar.

Pero las cuatro expulsiones no están solas en la columna disciplinaria del equipo. A ellas las acompañan 37 tarjetas amarillas. 37 en 12 partidos de la temporada (incluida la Copa Argentina). Otro número que le juega muy en contra al equipo. Además que condicionar a sus jugadores en los partidos y hasta provocar sus expulsiones en otros, la cifra habla de la cantidad de infracciones que el equipo hace en cancha.

El Ranking Fair Play de la Copa de la Liga Profesional es una tabla de posiciones por los puntos obtenidos en un promedio de los equipos que más faltas cometen y que más amarillas y rojas tienen, divididos por los partidos jugados. Hasta hace no mucho, el equipo de Omar De Felippe era el peor de esa tabla. Y con esos números no sorprende. Es cierto que arbitrajes como los de Jorge Baliño no ayudan a esos números, pero no siempre tienen la culpa los árbitros.

De Felippe debe ser el encargado de intentar que las faltas cesen por parte del equipo, por varias razones. Primero, necesita terminar los partidos con 11 jugadores. Segundo, la disciplina de sus dirigidos es fundamental porque habla del temple y el carácter del equipo. Sobre todo si hablamos de referentes y jugadores con experiencia como Erbes, Ortiz y Acosta. Ninguno de los expulsados es un juvenil. Tercero, y no menos importante, porque lo que provocan esas faltas complica al equipo. No sólo en cuanto a la inferioridad numérica sino en lo futbolístico, vengan o no con una tarjeta añadida. Los goles de pelota parada que recibió Atlético son varios. Así como es un arma de la que se ha valido para anotar, sus rivales también lo hacen partido a partido. Si no generan córners, las faltas que haga Atlético cerca del área los ayudarán de igual manera.

Nadie le está pidiendo a De Felippe un equipo que juegue en puntas de pie y que deje pasar a los rivales y les permita entrar al área cuando quiera. No. Pero de ahí a cometer infracciones (violentas en varios casos) siempre hay un trecho. Un trecho que tiene un punto intermedio. El punto equidistante y más equilibrado sería una buena defensa. Marcar la pelota y no el hombre. No siempre se puede hacerlo pero es un ítem a trabajar. Quizás el más importante ahora mismo.

Tampoco se le pide dejar de ser un equipo aguerrido. Las garras pueden mostrarse de forma disciplinada y seguramente traerá mejores resultados.

Quizás el objetivo de terminar entre los cuatro primeros haya mareado al plantel tras la victoria ante Vélez. Nadie quiere descartarlo hasta que haya posibilidades matemáticas, pero lo mejor ahora será plantearse otro objetivo: dejar de ser un equipo bruto.

Tras el día libre, ya piensa en Talleres

El plantel de Atlético llegó a la provincia ayer por la mañana, luego de su fallida travesía por Buenos Aires. El regreso a los ensayos será hoy, desde las 9. Tras conocerse que Cardona y  Rojo de Boca dieron positivo (no ingresaron), en Atlético se harán hisopados preventivos. El equipo volverá a jugar el próximo domingo, desde las 21, ante Talleres.

Comentarios