El coworking, entre los ganadores de la pospandemia - LA GACETA Tucumán

El coworking, entre los ganadores de la pospandemia

Numerosas compañías adaptan sus modalidades de trabajo.

18 Abr 2021 Por Juan Martín de Chazal
1

Que la pandemia ha reconfigurado el mercado laboral es una realidad asumida en todo el mundo. Ante la irrupción generalizada del teletrabajo, numerosas oficinas permanecen semivacías y cada vez más especialistas afirman que no volverán a ser lo que eran. La tendencia empieza a impactar incluso en el mercado inmobiliario de Tucumán: tanto compañías internacionales como PyMEs abandonan, aún a paso lento, las torres que han ocupado por décadas en el centro.

Los espacios de coworking se presentan como los grandes ganadores del escenario. Duramente golpeados en los albores de la crisis sanitaria, el paso de los meses ha reivindicado -con matices- a los ámbitos de trabajo compartido. ¿Por qué? Ya sea de forma autónoma o por iniciativa de sus empleadores, más personas optan por alternar las labores en casa con algún lugar que los haga dejar, por momentos y con cuidados, el encierro.

El caso de la sucursal tucumana de Adecco es paradigmático. Luego de 15 años de presencia en una oficina de dos pisos alquilada en el centro, la compañía de recursos humanos se ha trasladado este mes a Eureka, un espacio de coworking ubicado a pocas cuadras.

“Es la primera sucursal de la empresa en el país que practica este cambio. Es una prueba piloto, pero creemos que marca una tendencia y tenemos todas las expectativas de que funcionará. Se estaba por vencer el contrato en el local de siempre, que tenía poco uso por el teletrabajo, así que apostamos por el coworking con oficinas privadas”, dijo a LA GACETA Sebastián Saguir, director de la filial en Tucumán. “Es cómodo, más teniendo en cuenta que alternamos el home office con la modalidad presencial”, añadió.

Fernando Viñas, director de Eureka Cowork, define la tendencia como una clara evidencia del outsourcing en la provincia: empresas de todos los tamaños buscan tercerizar sus servicios en espacios del tipo. “Hemos recibido muchas consultas por las oficinas privadas. Las grandes compañías suelen derivar allí a los CEO mientras los mandos medio y bajos mantienen el teletrabajo. Así se reducen la exposición al contagio y recortan gastos de alquiler en el contexto económico actual”, explicó el experto en temas inmobiliarios.

El concepto de coworking es relativamente nuevo en Tucumán. “Hoy la gente está más familiarizada, pero hasta 2019 era un híbrido. La pandemia modificó el modelo de negocio: antes apostábamos más a los espacios comunitarios y a las salas de reuniones; ahora se prioriza el alquiler de oficinas privadas”, describió Viñas.

Virgilio Raiden, presidente de la Fundación del Tucumán y empresario inmobiliario, prevé que la demanda de oficinas tradicionales irá en descenso en la pospandemia. “Para la mayoría de las empresas, el trabajo cambió en forma definitiva. No quiere decir que todo será como ahora, pero miles de metros cuadrados de oficinas quedarán vacíos. Los propietarios de las torres ya analizan qué destinos pueden dar a las vacancias”, aseveró. Y puntualizó: “muchas empresas de Tucumán ya consultan porque buscan achicar hasta en diez veces sus tamaños actuales. Los coworking son los grandes ganadores”.

Si bien remarcó que la tendencia aún no es masiva, Fernando Guzmán, titular del Colegio de Corredores Inmobiliarios de Tucumán, informó que aumentó el interés por alquilar oficinas en Yerba Buena. “En el centro todo se reduce”, resumió.

Comentarios