Atender consejos evita que se dilapide el esfuerzo - LA GACETA Tucumán

Atender consejos evita que se dilapide el esfuerzo

17 Abr 2021 Por Gustavo Frías Silva
1

La trilla de granos está iniciada en Tucumán. Los primeros lotes de soja están siendo cosechados -en especial, de variedades tempranas-, con resultados muy aceptables, según cómo se presentaron las condiciones climáticas durante el ciclo de cultivo.

En cuanto a sorgo, a maíz y a poroto los cultivos se encuentran en etapa de llenado y, en algunos casos, de maduración. Debido a ello, todavía falta un tiempo para que se inicie la cosecha de estos.

En los últimos años, el productor tucumano de granos comprendió muy bien la importancia de la rotación de los cultivos que realiza durante el verano. Prueba de ello es la gran cantidad de hectáreas de maíz y de sorgo que se ven sembradas en la provincia.

Está claro que el productor entendió la consigna, ya que las siembras de maíz van creciendo, lo que muestra que los productores ven las ventajas que genera esta práctica al suelo -sobre todo, al cultivo posterior de soja-, y entienden que aporta muchos beneficios a largo plazo. Así lo precisaba en una de sus tantas charlas técnicas Daniel Gamboa, coordinador del programa maíz y trigo de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc).

El productor está pensando un poco más en las ventajas que genera esta práctica en lugar de tener soja sobre soja, algo que viene dando al sector grandes dolores de cabeza, con plagas y enfermedades.

Pero ahora se empezó a cosechar la soja. Y si el clima acompaña seguramente la trilla estará generalizada en toda la provincia en muy pocos días.

Por suerte se ven en la provincia buenos lotes. Y por la información de la cual se dispone los rendimientos que se están logrando parecen aceptables.

El productor siempre debe estar atentos y evitar que las pérdidas de cosecha sean importantes. Para ello, los técnicos de las instituciones de investigación agrícola de la provincia y de la región siempre dan consejos a tener en cuenta.

Ellos afirman que todas las trilladoras deben trabajar adecuadamente para evitar las pérdidas de cosecha, por lo que aparte del cabezal de trilla los productores deben prestar atención a las demás partes del equipo. Es importante realizar el monitoreo y evaluación de las pérdidas de granos de manera constante durante la jornada, tanto en la precosecha como en la cosecha.

Existen mecanismos y herramientas, como las propuestas por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) para la evaluación de pérdidas en tiempo real, lo que permite ajustar las calibraciones in situ y mejorar la eficiencia de la cosecha.

Los investigadores afirman que, al realizar las evaluaciones, el límite en el cual se debe detener la cosechadora lo determina cuando se pierden más de 100 a 110 kilogramos por hectárea (kg/ha) en rendimientos iguales o mayores a 3.500 kg/ha.

Se debe evaluar todo el funcionamiento de la trilladora y en el caso del cilindro trillador es importante regularlo en base a la humedad del grano. La regulación se hace sobre los diferentes componentes: velocidad del cilindro, separación entre cilindro y cóncavo, separación entre los alambres del cóncavo y diámetro de los alvéolos de las zarandas.

Nunca se debe descuidar la perfecta calibración del cilindro a campo, mediante la medición del porcentaje de granos partidos. Hay que obtener granos sanos, secos y limpios, por lo que se deben realizar estas evaluaciones con periodicidad, debido a que la humedad del grano varía durante las horas del día.

En cuanto al esparcidor o desparramador de paja (en la cola de la cosechadora), se debe calibrar la velocidad y el ángulo, de modo tal de cubrir todo el ancho de la plataforma y obtener una incorporación de materia orgánica uniforme sobre el lote, a fin de lograr un crecimiento y desarrollo semejante en los cultivos sucesivos. No olvidarse de la velocidad de avance que debe ser cercana a 6 km/h -o 6,5 km/h, dependiendo del estado y porte del cultivo-.

En referencia a la humedad del grano es importante empezar a cosechar con 16% para cerrar la jornada en 13,5%. Así se evita el deterioro del grano: básicamente, granos partidos y desgrane de vainas en la plataforma al tomar contacto con el sin fin acarreador.

Los técnicos ligados a la producción de granos siempre insisten en que se atiendan estos consejos para evitar que las pérdidas de cosecha afecten el resultado de tanto esfuerzo que se hace durante todo el ciclo de cultivo de cualquier producción.

Comentarios