Una historia real de la inquisición para hablar de la mujer actual - LA GACETA Tucumán

Una historia real de la inquisición para hablar de la mujer actual

La Red Lules presenta una nueva versión de “Renacer. La hechicera”, inspirada en un proceso realizado a fines del siglo XVII. La lucha feminista.

17 Abr 2021 Por Fabio Ladetto
1

CAZA DE BRUJAS EN TUCUMÁN. “Renacer. La hechicera” aborda el proceso realizado contra Luisa Gonzáles.

En 1688, doña Laurencia de Figueroa denunció ante la Justicia eclesiástica de Tucumán a la india Luisa Gonzáles, que integraba la encomienda de su esposo, por el delito de haber hechizado a su hijo con un dispositivo mágico. La investigadora de la Universidad Nacional de Quimes, Judith Farberman, afirma que la acusada fue sometida a tormentos, pero si recibió o no sentencia quedó perdido en la historia.

El episodio inspiró a “Renacer. La hechicera”, la obra teatral que esta tarde, a las 19 y con entrada a la gorra, reestrenará en nueva versión el grupo La Red Lules Teatro en La Gloriosa (San Luis 836), en el marco del programa del INT Reactivar Escenas. Actúan Soledad Benegas, José Luis Alves, Marcela Galip, Simón Alves, Lola Alves y Laura Santiago, con dirección y dramaturgia de los dos primeros.

“‘La Hechicera’ era una materia pendiente para nosotros. Desde sus comienzos en el teatro, Soledad quiso llevar a la escena esta tragedia, pero siempre me negué porque pensaba que ya no era su tiempo. La crisis sanitaria que vivimos y puso a la humanidad ante una terrible prueba, nos llevó a revisar el texto y ahora creemos que llegó el momento de un Renacimiento, incluso de nuestra forma de puesta en escena. Coincidimos en volver sobre nuestros pasos para replantearnos la sociedad que está naciendo”, explica José Luis Alves a LA GACETA.

La obra como tal tiene su propio trayecto. Alves la escribió en un taller de dramaturgia que dictaron en la provincia Mauricio Kartum, Tito Cossa y Roberto Perinelli, y fue seleccionada para su publicación por la ONU como el mejor texto corto, lo que no se concretó. “Entonces me aconsejaron hacer una obra larga, y nació el segundo intento, que fue distinguido con el premio Luis de Tejeda en Córdoba por el jurado integrado, entre otros, por Griselda Gambaro. Luego la llevamos a escena en el teatro Alberdi y hoy presentamos su tercera versión, en la cual la impronta es la mirada de la mujer, con una vuelta de rosca adaptada al presente que atravesamos”, detalla.

De allí que la nueva “La hechicera” lleva “Renacer” como el antetítulo: “este renacimiento tras el coronavirus será introspectivo, revisándonos a nivel interpersonal, lo que ya ha comenzado durante el aislamiento; pero también llegó el tiempo de revisar nuestros procesos colectivos históricos, nuestos claro-oscuros para discutirlos, interpelarlos y avizorar los desafíos que deberemos resolver como colectivo humano. La única herramienta que conocemos capaz de hacerlo a manera de asamblea cara a cara con el otro es el teatro”.

“No hemos resuelto el misterio que plantea esta tragedia -aclara-, pero creemos que con el apoyo del público podremos iluminar las zonas negras que nos plantea el hecho de la caza de brujas en esta parte del mundo”. En ese sentido, es inevitable referirse a las creaciones precedentes, y cita: “cuando Arthur Miller escribió ‘Las Brujas de Salem’, el imperio lanzaba sus esbirros a perseguir a los artistas y censuraron a Orson Welles, Charles Chaplin y Albert Eisntein”. Es por eso que todo hecho artístico que refiere al pasado está, de alguna manera, hablando del presente.

Por ello, reivindica la lucha de las mujeres por sus derechos y contra los femicidios: “‘Ni una menos’ es el nuevo grito de miles de gargantas que han sufrido el patriarcado en la versión más cruda de la violencia que es el crimen. Sabemos que instalar el tema en la calle no es suficiente y por eso ponemos en el tapete el tema de la segregación, de la persecución, de la vergüenza pública, de la tortura y de la humillación que sufrió una tucumana acusada de hechicería. Como el aparato estatal se inmiscuye en un problema doméstico y lleva a la vejación a una criolla, esperamos que esta obra funcione como disparador para el público y que lleve a discutir la sociedad del futuro, la que queremos y la que podemos hacer”.

Atragantados de arte

“Los artistas estamos actualmente como atragantados de arte. Cuando salíamos de un período oscurantista para la cultura por el avance del neoliberalismo, nos remata literalmente la pandemia con el cierre de teatros y espacios públicos. Recogimos el guante de reactivar la escena desde nuestro lugar de luleños, para llevar nuestra voz porque hay mucho por decir a pesar de las restricciones; este es un nuevo desafío para el teatro. Es muy difícil tener continuidad creativa y mucho más lograr una puesta en escena, que es donde crecen las propuestas”, reconoció.

La Red Lules mantuvo parte de su actividad el año pasado a través de su escuela de teatro y cine social. Produjo tres cortometrajes que subió a su canal de YouTube, además de preparar este estreno y de militar en defensa del ambiente.

“La Pacha nos ha dado una advertencia, nos ha dicho: si todos ustedes se guardan en sus casas durante un mes, a mí me basta y sobra para regenerar la vida en el planeta, reparar la capa de ozono y que las otras especies disfruten el aire libre. La muerte, siempre agazapada, se cobra nuestras deudas. El siglo de consumo chatarra ha hecho mella en nuestros cuerpos y la pandemia nos pasa factura diezmándonos”, remarca.

Alves confía en que el futuro no será apocalíptico, como lo imagina Hollywood. “Espero que no surja una sociedad de catástrofe en la cual el hombre sea lobo del hombre y prime el sálvese quien pueda, sino la de una especie en armonía con los otros seres que habitan el mundo y con la naturaleza”, concluye

Títeres
Se repone “La abeja haragana” en La Colorida

Darío Deblassi repondrá esta tarde a las 18 en La Colorida (Mendoza 2.955) su espectáculo de títeres “La abeja haragana”, inspirado en el cuento de Horacio Quiroga, dirigido a toda la familia, sin distinción de edad. La función se concreta en el marco del programa Reactivar Escena. promovido por el Instituto Nacional del Teatro. Diblassi usa diferentes técnicas de manipulación de títeres y de objetos para narrar la historia de una perezosa abeja que se niega trabajar en la colmena junto con el resto de sus compañeras. Esta decisión la llevará a vivir una inesperada aventura y a revalorizar la importancia de la unión.

Comentarios