Incineró a un vecino por una vieja pelea de barrio - LA GACETA Tucumán

Incineró a un vecino por una vieja pelea de barrio

El cuerpo de Diego Sebastián Escobar fue hallado carbonizado, con los huesos rotos. El acusado del crimen, quien ya fue detenido, habría querido vengarse por una agresión a su padre.

15 Abr 2021 Por Santiago Re
2

DESTROZADA. La vivienda de la víctima se desplomó por el incendio. Adentro estaba el cuerpo de Escobar.

Un hombre fue asesinado por una vieja disputa entre familias de un barrio periférico al sur de la capital. Diego Sebastián Escobar, de 24 años, fue asesinado y su cuerpo fue carbonizado en su propia vivienda. El hecho ocurrió el martes por la noche en William Bliss y Canal Sur, en barrio ampliación Miguel Lillo.

Los investigadores sostuvieron que al presentarse en el lugar del crimen, los familiares de Escobar les dijeron que el autor del homicidio sería Antonio Barboza, de 18 años, quien ayer por la mañana fue localizado y detenido por los efectivos de la división policial de Homicidios, bajo el mando de Diego Bernachi. En la investigación también interviene la Unidad Fiscal de Homicidios II, a cargo de Carlos Sale, que delegó las tareas investigativas en la vivienda incinerada al auxiliar Alejandro Valeros.

El Equipo Científico de investigaciones Fiscales (ECIF), a las órdenes de Eugenio Agüero Gamboa, inspeccionó el lugar y determinó que el cuerpo presentaba múltiples quebraduras y que se habría tratado de una muerte violenta porque, a pesar de que la causa de muerte fue la calcinación, la víctima tenía lesiones que la autopsia revelará si fueron causadas por disparos de un arma de fuego o por un elemento punzocortante. En ese sentido, la Policía encontró una vaina servida calibre 11,25 milímetros en la entrada de la vivienda, del lado exterior.

PERICIAS. El ECIF determinó que el cuerpo tenía múltiples quebraduras.

Por otro lado, el cuerpo de Bomberos que trabajó para sofocar las llamas del fuego informó que el incendio se había iniciado desde el exterior de la vivienda.

Fuentes de la investigación indicaron que en más de una ocasión la Policía debió intervenir por conflictos entre familiares de Barboza y de Escobar. Según se conoce hasta ahora, se trataría de una pelea entre vecinos y no de una disputa por un dominio territorial, como se barajaba en un principio. En ese sentido, el móvil del crimen sería una venganza, ya que hace unas semanas un hermano de Escobar -quien actualmente se encuentra detenido por otra causa- habría abierto fuego contra el padre de Barboza por la vieja enemistad que los separa. A pesar de ese ataque, el progenitor hoy se encuentra fuera de peligro.

Con la muerte de Diego Sebastián Escobar ya se van contabilizando 35 homicidios en lo que va del año, según las publicaciones de nuestro diario. Es el segundo crimen que se registra esta semana tras la muerte del trabajador rural Lucio Raúl Urueña, ocurrido en el paraje Santa Cruz (ver nota aparte).

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios