“El verdadero infierno lo conocí cuando estuve a la par de ‘Pony’” - LA GACETA Tucumán

“El verdadero infierno lo conocí cuando estuve a la par de ‘Pony’”

A “Tere” Raso se le rompió el sueño de quedar libre para rehacer su vida.

14 Abr 2021 Por Gustavo Rodríguez
1

FRENTE AL TRIBUNAL. Teresita Raso fue condenada a 10 años de cárcel. LA GACETA / FOTO DE ANALIA JARAMILLO

“Soy inocente. Pienso que él podría haberla matado por una sola razón. A Giselle (Barrionuevo Núñez) la mataron con los mismos golpes que él me propinaba durante el tiempo en el que estuvimos juntos”, dijo Teresita Raso cuando decidió ampliar su declaración ante el tribunal en la última audiencia del juicio.

A “Tere”, como es conocida en Monteros, en el debate le costó contar detalles de su relación con Luis Cristian “Pony” Ganum. Su defensora, Raquel Ferreyra Asis, le pidió que explicara qué tipo de agresión sufrió. “El me pegaba con las manos y con objetos. Me ahorcaba cuando empezaba a gritar o a llorar por sus agresiones”, describió la joven de 24 años que ya lleva más de tres años detenida.

Ese no es un dato menor. La víctima, según la autopsia, murió al haber sido estrangulada. Eso podría haberle ocurrido a Giselle cuando, como dijo el abogado de la querella Benjamín Núñez Arévalo en su teoría, comenzó a agredirla en el momento en el que se trasladaban en un auto porque habría preferido estar con un amigo (Gaspar Aldonate) y no salir con él.

Raso, antes de escuchar la condena en su contra, mantuvo un diálogo con LA GACETA.

- ¿Cómo vive los momentos previos al fallo?

- Estoy muy ansiosa de que este juicio se termine de una vez por todas. Quiero que se sepa la verdad.

- Del infierno de las drogas pasó al de la cárcel. ¿Cuál es peor?

- El infierno lo viví a la par de él por todas las cosas que me hizo.

- ¿Cómo llegó a ser su pareja?

- Lo conocía a través de Giselle, porque éramos amigas. Me fui acercando a él porque sabía que vendía y que tenía muchísima droga. Empecé a ir a su casa y ahí ya empezó a pegarme para que no me fuera.

- ¿Le robaban con Giselle cocaína?

- Sí. Le sacábamos para poder consumir.

- ¿Tuvo contacto con él después de que fueran detenidos?

- Nos veíamos cuando nos llevaban a hacer pericias y después cuando recuperamos temporalmente la libertad. Me decía que me quedara tranquila que él se haría cargo del crimen.

- Pero nada de eso ocurrió...

- Tengo una bronca. Lloro cuando recuerdo todo lo que viví por haberme acercado a él.

- ¿En Monteros nadie sabía lo que ocurría en la casa de “Pony?

- Había mucha gente que conocía perfectamente lo que pasaba. Pero miraban a otro lado por miedo.

- ¿Sigue consumiendo droga?

- No, ya no.

- ¿Qué tratamiento hizo?

- Ninguno. Un día dije basta y así fue.

- ¿No le ofrecieron hacer ninguna rehabilitación?

- No. Lo hice sola.

- ¿Cómo logró hacerlo?

- Básicamente con mucha fuerza de voluntad, con la ayuda de mi abogada, de mis compañeras y de las empleadas de la cárcel. También hice un tratamiento psicológico y psiquiátrico para superar todo lo que viví.

- ¿Hizo algo más?

- Retomé los estudios y estoy haciendo el secundario. También trabajo bastante.

- ¿En qué trabaja?

- Empecé haciendo alfajores de maicena para vender. Después, comencé a hacerles la comida y lustrarles los borcegos. Pero ahora también estoy cocinando para las internas.

- ¿Cuál es su sueño?

- Primero poder salir de la prisión. Después recuperar a mi familia y empezar de cero. Luego, tener un trabajo y de a poco ir progresando hasta tener mi propia casa.

Su sueño quedó trunco al recibir una condena que no esperaba. Aunque queda esperar la apelación del fallo.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios