Un mandamiento de Malvinas - LA GACETA Tucumán

Un mandamiento de Malvinas

03 Abr 2021

Luis Iriarte

Constitucionalista y ex legislador

Nuestro homenaje, profundo, sincero y emocionado, a nuestros jóvenes soldados, marinos y aviadores que dieron su vida intentando recuperar ese pedazo de Patria irredenta y que no pudieron volver, sumergidos en el mar con el torpedeado ARA Gral. Belgrano, o sepultados, identificados o sin nombre en las ocupadas islas argentinas.

Nuestra admiración para con nuestra Fuerza Aérea, que tuvo su glorioso bautismo de fuego, con hazañas memorables. Para los que pudieron regresar de ese infierno, nuestra hermana solidaridad. Para nuestros históricos compatriotas peruanos, que pusieron a nuestra disposición su fuerza aérea, haciendo realidad la declamada solidaridad latinoamericana, nuestra inmensa gratitud. Honremos sus nombres cumpliendo nuestro deber de ser cada día mejores ciudadanos, mejores personas. El justo homenaje a nuestros héroes debe superar aquello de que “no los olvidaremos”. Ellos esperan de nosotros, desde el más allá, que encaremos, con dignidad, la gran batalla cultural que debemos afrontar por recuperar los principios claves de nuestra nacionalidad, poniendo fin a esta inaceptable decadencia de valores fundantes.

Primero debe estar siempre la Patria, antes que obediencias partidarias que solo buscan acumular y concentrar poder, para beneficio personal de sus ejecutores. Los corruptos y los violentos, cualquiera sea su color político, deben pagar sus fechorías en la Justicia. Tiene que terminarse la impunidad de la corrupción que corroe nuestras fuerzas y nuestras esperanzas de un mañana mejor. Tiene que eliminarse el secretismo en el manejo de la cosa pública, instituyéndose el libre acceso a las fuentes de información que manejan los poderes del Estado. Tiene que cumplirse el mandato constitucional, violado sistemáticamente hasta hoy por los vicegobernadores de turno, sobre el control anual, por parte de la Legislatura, del manejo y aplicación de cuantiosos fondos públicos por parte del oficialismo. Gobernar hoy es crear las condiciones para la inversión privada que genera genuinos puestos de trabajo. Exige transparencia, publicidad de los actos de gobierno, cumplimiento de las reglas de juego y seguridad jurídica.

Los niños deben ser los únicos privilegiados, en todos los sentidos. Solo así tendremos paz y reconciliación, y podremos rendir, con autoridad moral, nuevos homenajes a nuestros mártires de Malvinas. Que Dios nos ilumine y nos dé fuerzas para cumplir, con honor, este irrenunciable mandamiento histórico.

Comentarios