Cómo operar con billeteras virtuales

Según un relevamiento, los argentinos ya han incorporado a su vida el pago de servicios a través de canales digitales.

Imagen ilustrativa tomada de www.businesstrend.com.ar Imagen ilustrativa tomada de www.businesstrend.com.ar

El uso de billeteras virtuales, plataformas digitales y otras herramientas online para el pago de servicios alcanzó el 59,3%, cerrando el pandémico 2020 con un alza del 23,1% respecto de la marca registrada el año anterior (36,2%), como resultado del impacto de la pandemia en los hábitos de la población en relación al manejo de sus finanzas personales. 

Las medidas preventivas de aislamiento y cuarentena impulsaron en gran medida el crecimiento de distintos medios de pago digitales materializando en unos pocos meses cambios que, en condiciones normales, hubieran demorado varios años. Según un relevamiento de MONI, compañía de servicios financieros digitales que opera en Argentina y Colombia a través de su billetera virtual, hoy los argentinos ya han incorporado a su vida el pago de servicios a través de canales digitales y cada vez es mayor la adopción y uso de billeteras virtuales.

La billetera virtual es una aplicación móvil con la que se puede hacer múltiples operaciones financieras (recibir dinero desde una cuenta bancaria o desde otra billetera virtual, transferir dinero de forma inmediata, abonar facturas de servicios o pagar compras sin manipular dinero mostrando el código QR de la app), aunque no tenga cuenta en un banco. Crecieron por efecto del aislamiento social, preventivo y obligatorio, ya que aquellas operaciones pueden hacerse desde el celular, sin necesidad de salir de su domicilio ni hacer filas. Las apss no tienen costo de mantenimiento. Las más populars en el país son Mercado Pago, MODO (auspiciada por una treintena de entidades públicas, privadas y cooperativas), Ualá, Naranja X, BNA+, BIMO, VALEpei, MONI, Nubi, Came Pagos y Cuenta DNI, entre otras. También los bancos ofrecen sus propios servicios.

Para contar con una de estas billeteras virtuales, cualquier persona puede buscar desde su celular una App, descargando la que crea más conveniente a sus necesidades, completando los datos requeridos para operar. También se brinda la posibilidad de vincular con la cuenta bancaria y tarjetas de crédito. En caso de no acceder con esos instrumentos finanacieros, puede manejarse a través de fondos que le transfieran desde otras billeteras virtuales o desde cuentas bancarias. Al instalarlas se genera una Clave Virtual Uniforme (CVU). Se trata de un código único de 22 dígitos que permite enviar, de manera inmediata, dinero  sin costo entre cuentas bancarias y billeteras electrónicas. Cualquier movimiento que se realice es compatibles con la Clave Bancaria Uniforme (CBU), que es de uso frecuente en los bancos. La CVU, a su vez, está disponible para las cuentas virtuales no bancarias.

Según datos de la Cámara Argentina de Fintech, las fintech argentinas nuclean a 10 millones de argentinos en todo el país. La entidad refiere al Informe Tendencia de Medios de Pago de la consultora Minsait Payments. Ese diagnóstico muestra el cambio repentino que se ha venido observando en el ecosistema financiero tradicional, ya que, a partir de la pandemia, el 50% de las transacciones son a través de código QR. Para todos los analistas de la industria fintech, Mercado Pago es la razón por la que los pagos con QR se extendieron en el país. Actualmente, la compañía tiene más de 700.000 comercios adheridos en el mercado QR y fue la primera en invertir para extender el uso de la red QR. Hoy en día, todas las billeteras digitales ofrecen pagos a través de código QR. En total, la utilización del código QR creció de un 34% a un 54% en 2020.

“Si bien el uso de código QR para la realización de pagos es algo que viene creciendo en forma sostenida desde hace un par de años, con la implementación plena del QR interoperable y el sistema de Transferencias 3.0 que impulsa el BCRA, veremos en los próximos meses un crecimiento exponencial, tanto en la adopción, como en la frecuencia de uso, ya que la versatilidad y las comodidades que ofrece este medio de pago para el usuario son insuperables”, afirmó Juan Pablo Bruzzo, CEO de MONI.

Las nuevas tendencias de pago obligaron a los bancos a subirse a esta ola financiera, como fue el caso del pool de entidades que conformaron MODO. "El nivel de bancarización en la Argentina es muy alto. Más del 90% de las personas tiene una cuenta bancaria, pero no necesariamente la usa. Por eso, MODO viene a simplificar las transacciones más cotidianas, que son las de pagos", indicó Rafael Soto, CEO de MODO.

Según este consorcio integrado entre otros por el Macro, estos son los beneficios de las billeteras virtuales:

- Ante un robo o pérdida, los billetes desaparecen, mientras que el dinero está seguro cuando está almacenado de forma electrónica.

- Las aplicaciones móviles tienen mecanismos de seguridad, encriptación de datos y validaciones de identidad que dificultan el robo de dinero.

- Los billetes son transmisores de enfermedades y en el actual contexto de pandemia resulta aún más importante reducir su circulación; la agencia de ciencias de Australia advirtió que el coronavirus podría sobrevivir 28 días en los billetes.

- Manejar efectivo le quita tiempo valioso a las personas; colas en el cajero, la caja del banco o el local de pago de servicios, tarjetas que se pierden, PINes que se olvidan y hay que llamar al banco.

- El dinero electrónico "aumenta la trazabilidad de las transacciones, lo que reduce la economía informal y la evasión fiscal, para que el peso de los impuesto pueda repartirse mejor entre los actores económicos".

Por caso, la encuesta de también muestra un crecimiento significativo entre quienes eligen como medio de pago el débito automático. En este sentido, el 23,2% de los consultados informaron abonar sus facturas mediante el débito automático en cuenta bancaria o tarjeta de crédito, cifra que aumentó un 4,8% respecto a los parámetros del mercado para finales de 2019. En cuanto a los hábitos de pago de servicios vía cajero automático, se mantuvieron relativamente estables, cerrando el año con un 5,8% de argentinos que aseguran cancelar el pago de facturas mediante esta modalidad, mostrando en 2020 un 0,8% de crecimiento respecto a la medición del año anterior.

Comentarios