Chaco: investigan si una bebé fue asesinada en un rito satánico

La nena tenía clavadas dos agujas, una que le tocaba el corazón. Sus padres están detenidos.

Hospital de Chaco. FOTO LA NACIÓN Hospital de Chaco. FOTO LA NACIÓN
10 Marzo 2021

Los detalles de la autopsia de Maia Vallejos, la niña de dos años que llegó muerta a un hospital chaqueño el miércoles pasado, son escalofriantes. La pequeña tenía dos agujas clavadas: una le tocaba el corazón y la otra, uno de sus pulmones. Le causaron una infección generalizada que le provocó la muerte. Su madre, 20 años, y su padrastro, de 19, están detenidos y la justicia no descarta que se trate de un crimen satánico.

Oriunda de la pequeña localidad de Quitilipi, la nena vivía junto a su madre y su padrastro en un aserradero ubicado a 20 kilómetros del Hospital 4 de Junio, de Sáenz Peña, en el que trabajaban como cuidadores. Según habría explicado su madre en el centro médico, el miércoles ella había salido de su casa a retirar ropa de un tendal, mientras su pareja desarmaba un auto. Y al volver a ingresar en la vivienda encontró a su hija descompensada, por lo que la llevo de inmediato al hospital de Quitilipi. La menor ingresó inconsciente, pero con signos vitales, y como su estado era grave la trasladaron al Hospital 4 de Junio, donde llegó sin vida.

De inmediato el personal médico dio aviso a la comisaría de la jurisdicción. Esa misma noche se ordenó un allanamiento y la autopsia. Personal de la fiscalía de investigación N°1 de Sáenz Peña se dirigió a la casa en la que vivía la pareja en busca de objetos que pudieran ayudar a esclarecer lo ocurrido.

El jueves por la mañana se realizó la autopsia del cuerpo de la pequeña. “En el informe preliminar nos encontramos con la sorpresa de que tenía dos agujas de coser de tres centímetros en su cuerpo, de las cuales una era de vieja data, que estaba lesionando el timo [órgano linfoide situado en la parte superior del pecho, detrás del esternón] y la otra, más reciente, lesionando el lóbulo inferior del pulmón derecho, el pericardio y en contacto con el corazón, con orificio de entrada puntiforme en la región xifoidea”, explicó el fiscal Cristian Arana a La Nación.

Además, según el informe, Maia presentaba “signos de shock con sepsis y secreción purulenta en ambos riñones, timo y signos de gran inflamación pulmonar, edema pulmonar”. Todas esas lesiones produjeron una infección grave en el cuerpo, que es lo que los médicos creen que le habría provocado el paro cardiorrespiratorio. La niña no presentaba signos de haber sido víctima de abuso sexual.

Con el resultado de la autopsia, la madre y el padrastro quedaron detenidos e imputados de “homicidio agravado”, porque, según sostiene Arana: “Eran los únicos que estaban todo el día con la nena”. En la comisaría, la pareja se abstuvo de declarar.

La noche en que se conoció la noticia de la muerte de la pequeña, y cuando aún no estaban detenidos, los padres de la nena fueron trasladados a un lugar alejado “para resguardarlos” de una posible venganza por parte de los habitantes de la localidad.

Sin embargo, la represalia llegó horas más tarde. El viernes se viralizó un video en el que se ve que las compañeras de la comisaría donde está alojada la madre, que transita un embarazo de cuatro meses, le dan una paliza. “Nos avisó el defensor y ordené que la viera primero el médico en el hospital y que la trasladen a otro centro de detención en Resistencia, donde, tanto ella como la persona por nacer van a estar cuidadas”, explicó Arana. En tanto, la investigación continúa y se aguardan los estudios anatomopatológicos.

“Nosotros no descartamos ninguna hipótesis, investigamos todo, porque no podemos entender cómo le clavaron dos agujas a una nena de 2 años”, comentó el fiscal.



Temas Chaco
Tamaño texto
Comentarios