En el macrismo no le temen a la “querella criminal” - LA GACETA Tucumán

En el macrismo no le temen a la “querella criminal”

El ex presidente no habló ante el discurso de Fernández.

03 Mar 2021
1

ALBERTO FERNÁNDEZ. En su discurso de apertura del 139° período ordinario de sesiones. Foto PRESIDENCIA DE LA NACIÓN.

En el Congreso, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, habló del endeudamiento como uno de los males de la Argentina y anunció que el Gobierno impulsará una querella criminal contra los responsables, en alusión a su antecesor Mauricio Macri.

Pero, a pesar de la vehemencia del discurso, el ex mandatario no parece haberse preocupado ante el anuncio. A pesar de la alusión directa, el dirigente de Juntos por el Cambio optó por no responder y desde su entorno adelantaron que no existen fundamentos para avanzar con tal medida judicial.

Lo anunciado por Fernández tampoco parece ser algo nuevo, si se tiene en cuenta los antecedentes. En 2018, el economista Claudio Lozano (actual director del Banco Nación) y Jonatan Baldiviezo, miembro del Observatorio del Derecho a la Ciudad, presentaron una demanda judicial contra Macri, el ex ministro de Economía Nicolás Dujovne, el ex jefe de Gabinete Marcos Peña, el ex presidente del Banco Central Guido Sandleris y otros funcionarios “por los delitos de abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público” a raíz del acuerdo con el Fondo.

Si bien Macri todavía se mantiene en silencio, en la jornada de ayer participó de reuniones con la flamante conducción del PRO de la provincia de Santa Fe. El empresario estuvo acompañado por Patricia Bullrich, presidenta del partido a nivel nacional y una de las principales cartas electorales de la fuerza para las elecciones venideras.

La ex titular del Ministerio de Seguridad de la Nación, fue contundente al momento de hablar sobre los dichos del Presidente en la Asamblea Legislativa. “Fue un discurso de enorme agresividad contra la justicia. El presidente dijo que la justicia está a los márgenes del sistema republicano”, destacó Bullrich en las redes sociales.

Una querella criminal, como la nombrada por el Presidente, o querella a secas no es ni más ni menos que la forma en la que una persona (con representación de un abogado) inicia una acción penal y se vuelve parte del proceso. Al hacerlo, luego de ser admitido como tal por el juez del caso, tiene derecho a acceder al expediente, solicitar pruebas, apelar las decisiones y, en caso de que corresponda, pedir una pena. La denuncia penal, en cambio, no supone que la persona sea parte afectada en el delito que pone en conocimiento de la Justicia para que se investigue ni que pase a ser parte del caso.

El Código Procesal de la Nación, en el artículo 82 del Capítulo IV, define la figura del querellante particular y sostiene que “toda persona con capacidad civil particularmente ofendida por un delito de acción pública tendrá derecho a constituirse en parte querellante y como tal impulsar el proceso, proporcionar elementos de convicción, argumentar sobre ellos y recurrir con los alcances que en este Código se establezcan”. Quiénes pueden presentarse bajo esta figura es una decisión que toma el juez.

En el caso al que se refirió Fernández, donde se investigaría la adquisición de la deuda argentina, que no afecta a algún argentino en particular sino al Estado argentino, serían la Oficina Anticorrupción -dependiente del Ministerio de Justicia de la Nación- o la Procuración del Tesoro, que es el órgano superior del cuerpo de abogados del Estado, quienes se presentarían ante la Justicia, precisó Chequeado.com.

Comentarios