Cartas de lectores - LA GACETA Tucumán

Cartas de lectores

28 Feb 2021

El caso Pisa

El decreto Nº369/14 del gobernador que favorece a Pisa no estaba en el Boletín Oficial a las 21.50 del jueves. No estaba firme. ¡La Comisión de Juicio Político debió reunirse a las 18!

Carlos Duguech

[email protected]

Derechos de los niños

No hace mucho, mientras caminaba por avenida Sarmiento, al pasar junto al asentamiento semiprecario que existe a la vera de las vías del tren (hasta la calle Uruguay) un sujeto le arrebató el teléfono a una de las personas que me acompañaban. Corrimos para tratar de darle alcance, pero entró a una de las viviendas y no lo vimos más. En el lugar nos dijeron que eran muy frecuentes los arrebatos. Allí pudimos comprobar que esta gente vive una situación compleja y preocupante. Se observa una enorme cantidad de casitas precarias, hacinamiento, promiscuidad, cantidad de niños jugando en la vía, animales de granja, caballos, perros... Después de ver todo esto me pregunto: ¿dónde está el Estado? ¿Qué futuro les espera a esos niños y adolescentes? ¿Qué aprenden esos niños de sus progenitores? En fin, sólo me da tristeza y bronca comprobar que quienes deben estar atentos a esta situación al parecer son ciegos.

Rodolfo Ricardo Anis

[email protected]

Transformar la escuela

La pandemia cambió el mundo. El mundo de la educación, la escuela, los procesos pedagógicos y nosotros, los y las docentes, también nos hemos visto afectados en nuestra conciencia, nuestra práctica y, por lo tanto, en nuestra labor. De pronto, sin previo aviso, la epidemia nos deja sin el espacio del aula, nos quita nuestras herramientas de enseñanza, nos replantea los tiempos, los horarios y las prácticas a las cuales estábamos acostumbrados para enseñar; pero, sobre todo, nos aleja de nuestra contraparte más preciada, la que da sentido a la labor que realizamos: nuestros niños y niñas, adolescentes y jóvenes estudiantes. Sin avisarnos, de una manera repentina, casi violenta, la epidemia y la crisis sanitaria nos pone frente a un computador y nos obliga -sin preparación previa para muchas y muchos de nosotros- a planificar, organizar y dar clases en una modalidad que muy pocos -o en muy limitada medida- conocíamos: la educación a distancia. Como mujer, madre, docente y mediadora nacional estoy convencida de que esta es la oportunidad para transformar la escuela. Aqui está la llave de la esperanza de una educación basada en principios de libertad, de autonomía. Es el momento de mirarnos hacia adentro para crear, construir, soñar esa escuela que nuestros niños y jóvenes necesitan. La tarea de la escuela, lo que se vive puertas adentro, tiene magia, tiene mucho color. Es por ello que esta carta esta dirigida a quienes, a pesar de los obstáculos, debemos repensar nuestra labor, renovando estrategias, aunando criterios para desprendernos de aquello que fue y no volverá a ser. La tarea de educar es un gran desafío, por eso sólo educa quien ama lo que hace. Esta es la oportunidad de descubrir que detrás de cada niño hay una familia, y que detrás de ellas hay un mundo para nosotros, los educadores, muchas veces desconocido. “Sin prisa y sin pausa” vivamos cada día como una nueva oportunidad para enseñar a vivir con alas de libertad.

María Eugenia Ortiz

[email protected]

Para publicar en "Cartas al director" escribir a [email protected]

 

Comentarios