El crimen del bollero: cuatro episodios para entender a fondo el caso - LA GACETA Tucumán

El crimen del bollero: cuatro episodios para entender a fondo el caso

Juan González murió al tirotearse con un motochorro. Tenía 74 años y peleó hasta desmayarse. Los asaltantes están detenidos.

28 Feb 2021 Por Gustavo Rodríguez

El caso puede estar resuelto, con dos detenidos a punto de ser procesados. Pero el crimen del bollero no es más que un fiel reflejo de lo que genera la inseguridad en las calles de la provincia. Un trabajador de 74 años murió acribillado al recibir al menos seis balazos después de haberse enfrentado con una pareja de motochorros el viernes por la noche en el sur de la ciudad. Y en este caso no hay ninguna sensación, sino una innegable realidad que fue filmada por una cámara de seguridad. Esas imágenes se viralizaron rápidamente. Nadie lo contó, sino que todos lo vieron.

1- El hecho

Cerca de las 21.30, Juan Pedro González caminaba por La Rioja al 3.700. Algunos vecinos decían que se dirigía a un quiosco, otros aseguraron que iba a visitar a una de sus hijas. Lo único cierto es que al llegar a la esquina de esa calle con Miguel Torres fue interceptado por una moto conducida por Leo Santana (21 años), que era acompañado por Karen Frías (21).

Al parecer, según lo que se observa en el video, los acusados lo amenazaron con un arma de fuego. La víctima retrocedió unos pasos, se levantó la camisa y sacó una pistola que tenía oculta. Luego los encaró decididamente. La joven se bajó de la motocicleta y se alejó a la esquina, observando lo que pasaba. El motochorro, apuntándole con el arma y retrocediendo, comenzó a discutir con González.

TOMA II. La víctima esgrime un arma para defenderse y la joven escapa.

Fracciones de segundo después se observó a la víctima realizar al menos seis disparos. Primero lo hizo firme y después tambaleando. Las imágenes no muestran a Santana disparando, pero los investigadores consideran que el cambio de andar de la víctima tiene una sola explicación: ya había sido baleado. En total, según el informe preliminar de la autopsia, recibió seis balazos: cuatro en el pecho, uno en el abdomen y otro en la pierna.

“Lo que no se ve en el video es que el hombre, malherido, se abalanza sobre el delincuente y forcejearon hasta que el joven se cae de la moto. González agarró un palo y le dio en la cabeza. De ahí no pudo más. Los ‘choros’ salieron corriendo como ratas del lugar porque los vecinos comenzamos a salir de las casas para ver qué había ocurrido”, indicó Esteban Cisneros.

2- Revuelo y dudas

Los residentes del barrio salieron y encontraron a González agonizando. Llamaron a la Policía y después a la ambulancia. Antes de que llegaran los efectivos, los vecinos se organizaron y fueron a buscar a la pareja de “motochorros”. Los que se habían quedado en el lugar prendieron fuego la motocicleta.

Mientras la Policía trabajaba en la escena, en la seccional 9ª se presentó Antonia Del Carmen Solorza para denunciar que a su ex marido Omar Alberto Santana le habían sustraído la motocicleta Honda Storm horas antes y que el rodado había sido incendiado por vecinos porque lo habían estado usando para cometer ilícitos.

Solorza dijo además que ella había informado de esa situación a policías del servicio 911 de manera verbal y que no había realizado la denuncia formal porque los uniformados se comprometieron a ubicar la moto y devolvérsela. La versión, por las contradicciones de la denunciante, no convenció a los pesquisas.

TOMA III. González persigue al asaltante, que también lo apunta.

Mientras tanto, en el barrio, los vecinos protestaban por la inseguridad. “¡Ya está (Juan) Manzur! ¿Hasta cuándo (Claudio) Maley? Ese pobre hombre salió a la calle armado porque aquí nadie nos cuida. Mi hermano es policía y sé perfectamente todos los problemas que tienen. Estamos cansados de que maten gente en la calle por dos mangos”, señaló Inés Heredia. “Ya no se puede vivir en esta provincia. Primero fue una enfermera jubilada, ahora este pobre hombre de 74 años que se ganaba la vida amasando pan. Es una vergüenza lo que está sucediendo en la provincia. Somos un pueblo manso y zonzo. Pareciera que a nadie le importa lo que pasa”, agregó Mariana Pedraza.

3- Tensión en el Padilla

González fue trasladado al hospital Padilla. Mientras los familiares rezaban por su recuperación, al centro asistencial llegó un joven herido de bala y con otra lesión en la cabeza producto de un fuerte golpe. La hija de la víctima, Karina González señaló que esa persona sería la autora del ataque contra el bollero.

La tensión entre los parientes aumentó cuando se les informó que González había fallecido. La Policía debió montar un operativo especial para evitar que se generaran incidentes en el hospital. Al herido, identificado como Franco Valor (22), se le puso una consigna con el fin de que no escapara y para protegerlo.

El fiscal de Homicidios II Carlos Sale se presentó y, después de haber realizado averiguaciones, confirmó que a Valor lo habían herido para robarle la moto.

“Esto es una locura. Todo el barrio sospechaba de ese pobre chico, que en realidad también había sido víctima de la inseguridad. Pensábamos que la Justicia había beneficiado a otro ‘choro’. Están pasando cosas tan malas que ya no sabemos en qué creer. Sí, de algo estamos convencidos: nadie nos cuida”, señaló Benjamín Lazarte.

4- La caída

Personal de la división Homicidios, al mando de los comisarios Diego Bernachi y Jorge Dib, trabajó durante toda la noche analizando las imágenes que habían recolectado y el testimonio de los vecinos. Y se aferraron a la única pista firme que tenían: la motocicleta que había dejado abandonada la pareja. La investigación se centró entonces en el barrio Autopista Sur, lugar de residencia del dueño del rodado. Los policías, en base a testimonios, identificaron a los posibles ladrones. Se presentaron en el domicilio y detuvieron a Leo Santana y a su pareja. Según explicaron fuentes policiales, en esa casa secuestraron la ropa con la que ambos aparecen en el video viralizado. El joven, que sólo tenía una lesión que habría sido producida por el garrotazo que sufrió, es sobrino del propietario de la moto.

TOMA Iv. Ya herido, el bollero continúa disparando su pistola.

A los investigadores sólo les quedaba encontrar el arma. Una mujer, al ver el revuelo, les informó que el acusado le habría entregado a un amigo la pistola calibre 22 para que se la guardara. Esta persona se enteró de lo que habían hecho con el arma y fue a buscar a Santana para devolvérsela. Como no lo encontró en su casa, se la dio a un hermano del sospechoso, que la escondió. Otra vecina les contó a los Policías el lugar por donde había visto al hermano de Santana a la mañana. Buscaron ahí y terminaron hallando el arma. También secuestraron vainas que serán comparadas para determinar si fueron las utilizadas en el crimen.

Temas

Inseguridad
Comentarios