“Cantoras.ar es un modo de resistir el silencio” - LA GACETA Tucumán

“Cantoras.ar es un modo de resistir el silencio”

Alejandra Lazcoz impulsó un proyecto federal del que participaron 46 artistas para defender y resaltar la presencia de la mujer en la música.

23 Feb 2021 Por Fabio Ladetto
2

LA PORTADA. Anne Demar fue la responsable del arte gráfico del disco, en el que jugó con el color violeta que identifica al movimiento feminista.

La sororidad se expresa musicalmente en Cantoras.ar, un disco colectivo que reúne a mujeres músicas de todo el país en un proyecto colaborativo de proporciones generosas: 46 artistas, 112 temas, seis horas para disfrutar, en un recorrido por distintos ritmos, géneros y geografías.

Sólo una tucumana aparece en la lista. Nancy Pedro se sumó a la convocatoria y comparte el tema “Mujeres del mundo”, de Sandra Amaya, con Mariana Baraj (afincada en Salta), Las Mullieris, de Santiago del Estero, y la jujeña Eugenia Mur, en un seleccionado del NOA. Pero la repercusión que está teniendo la propuesta en toda la Argentina entreabre la puerta para una segunda grabación, con muchas voces nuevas anotadas para ser de la partida.

Del otro lado de los micrófonos estuvo Alejandra Lazcoz. “La idea me surgió a fines de septiembre de 2020, cuando desde la productora que dirijo veía poco movimiento en la música por la pandemia, que indefectiblemente frenó todas las actividades. Nuestro mercado se está reinventando, pero también está sufriendo una grave crisis que demuestra que tenemos que cambiar el paradigma, hacer un giro de 180 grados, ir a fondo. Albert Einstein decía que no se pueden resolver los problemas pensando de la misma manera en que se originaron”, señala en diálogo con LA GACETA.

- Más que una creación artística única, Cantoras.ar encierra sensaciones.

- En este disco hay corazón; todos los que hemos trabajado en él le hicimos caso a un latido de amor, de luz y de pasión por el arte. Es sinergia, es sagrado, es una necesidad de nutrir. Desde siempre, que nos canten ha sido parte del ritual de calmar; así pasa con los arrullos. Y este CD es un bálsamo para los vivientes, que somos todos lo mismo, a todos nos afectan o nos potencian las mismas cosas. Hay sororidad, profesionalismo, fe en la vida, en el ser humano, almas empoderadas y generosas. Lo que nació de todas las mujeres reunidas es el reconocimiento de que cuando nos unimos, podemos lograr grandes cosas.

- ¿La mujer todavía debe pelear por su espacio en la música?

- Hay que reposicionar a la mujer como cantora. En la historia la mujer siempre ha tenido que expresarse en secreto, bajo seudónimos o sido la excepción; incluso ha tenido que disfrazarse de hombre, así como los hombres de mujeres o se castraban para actuar en los escenarios de la Edad Media porque las mujeres no podían. Este disco es un jaque mate a toda esa historia donde la expresión de la mujer solo se daba en lo íntimo y en lugares o discursos que se consideraban femeninos. Hoy por hoy la mujer ha vuelto ideológico y público lo íntimo y ya no está sujeta a los roles. Es un eslabón menos en las cadenas del silenciamiento y todo tipo de injusticias.

ÚNICA REPRESENTANTE. Nancy Pedro lleva la voz cantante tucumana.

- El entorno sigue siendo complejo, la sanción y aplicación de la ley de cupo femenino en los festivales generó resistencia.

- Las mujeres músicas veníamos de ese logro muy importante con la ley de cupo femenino, de fines de 2019, cuando llegó la pandemia. Supe que era necesario hacer este disco de Cantoras.ar para que no pierda fuerza la magia de lo ya conquistado, para que tenga continuidad y visibilidad nuestro arte. No se puede volver para atrás por mucho que la vida te ponga obstáculos, hay que subir aún más el volumen. Por algo Patricia Sosa es nuestra madrina: ella representa en su trayectoria los valores que rigen este proyecto, estamos orgullosas de que nos haya brindado su humildad y talento cósmico. Si te bajan del escenario -literal- porque creen que sos la minita fan de la banda, tenés que tomar más impulso y jugarte por tu propuesta.

- No resignarte ni ceder...

- La idea también significaba un aire fresco, un símbolo de esperanza. La primera canción del disco “La paz”, me llega como la frase “Después de la tormenta llegará la calma”. Pero también hay una revolución en un año que nos había paralizado sin pedir permiso: hay que ponerse en movimiento para ordenar el caos y generar belleza, grabar canciones con mujeres de todo el país, hacer un disco que que sea una plataforma de oportunidades, de lazos, de profesionalización, de trabajo colectivo. Y, sobre todo, un cumplimiento del derecho a la expresión y al trabajo. Reposicionar a la mujer como cantora. Este disco es oro en polvo y una bendición para el mundo. Una ofrenda de belleza en estado puro.

- ¿Cómo fue el proceso de convocatoria?

- Comencé a llamar a contactos en las provincias para contarles de mi sueño de reunir cantoras de todo el país y todos los géneros. La convocatoria fue a través de algunos estudios de grabación o algunos productores como el tucumano Gonzalo Soraire, que me puso en contacto con muchas artistas; ellos me contaban quiénes eran las chicas que estaban grabando o estaban por hacerlo, y les serviría estar como adelanto de su disco completo. Se hizo una cadena hermosa. Hubo otros aportes importantes como los de Lucía Guanca, quien está al frente del movimiento de músicas salteñas, o de Ayelén Francou de Resistencia, Chaco, quien además es directora regional del Consejo Federal del Folclore Argentino.

- ¿Se viene la segunda parte de esta iniciativa?

- Hay interés de muchas cantoras para participar en el número dos del disco. Muchas no pudieron estar en el lanzamiento, porque no podían ir a grabar cuando estaba vigente la cuarentena estricta; porque no tenían los recursos para hacerlo; porque se enfermaba alguien o porque se les complicaba el costo de la grabación. Además, mi idea es que el disco se transforme y se convierta en un espectáculo itinerante que irá de provincia en provincia para cantarle al amor, a la que trabaja en la casa o en la oficina, para denunciar la violencia de género u otras injusticias, para evocar nuestros paisajes, para reflexionar, para proponer, para conectar con nuestro interior. Este es un disco de difusión, pero también es una fuente de trabajo, porque la promoción genera contrataciones y porque las cantoras pueden vender una cantidad pactada de discos que tienen en su poder; luego están las regalías por las escuchas y descargas en las plataformas digitales, y por los derechos de autor e intérprete que se puedan generar en estos soportes.

- El recorrido es muy amplio, los géneros son variados y para todos los gustos...

- En el CD se escuchan pop, lírico pop, rock, balada, folclore, tropical, tango, chamamé, mantra… La idea es dejar no solo nuestras huellas individuales en cada lugar, sino el espíritu que vibra en el disco. Es transmitir un espíritu de valentía, de creatividad, de resiliencia.

- Expresar en su contenido la libertad que se reclama.

- Las cantoras han tenido completa libertad temática y estética. La línea que propusimos es: “escuchen a algunas de las mujeres argentinas que están sonando en los escenarios y luchando por tener más oportunidades artísticas laborales”. Tiene una perspectiva de género en la medida en que lleva a la práctica demandas concretas. Desde hace tiempo susieron en la esfera pública nuestras urgencias, sentimientos y inspiraciones... Cantoras.ar es un modo hermoso de resistir el silencio. Coloca a la mujer es un lugar de protagonismo absoluto. Y a partir de él, tengo varios proyectos donde voy a revertir el sistema imperante de mayoría de varones, dándole el 70% de difusión a las mujeres.

Comentarios