Tucumanos en la nieve: “tuvimos que dejar nuestra casa para ir a la de unos amigos” - LA GACETA Tucumán

Tucumanos en la nieve: “tuvimos que dejar nuestra casa para ir a la de unos amigos”

Las vicisitudes que vivió la psicóloga tucumana Carolina Budeguer en Houston.

21 Feb 2021 Por Roberto Espinosa
1

El destino la condujo hace casi dos décadas a esa puerta al universo, donde estiran sus sueños los astronautas y los cohetes están sedientos de estrellas. Con el objetivo de realizar una maestría en Salud Mental llegó a Houston y se terminó quedando. “Trabajo para el distrito escolar de Houston en una escuela secundaria con una elevada población de adolescentes inmigrantes  que llegaron al país como refugiados o en busca de asilo, la mayoría, niños que pasaron por los centros de detención en las fronteras, las famosas jaulas”, explica Carolina Budeguer, psicóloga tucumana, mamá de Nicolás, que está padeciendo esta ola polar que azota el estado de Texas.

- ¿Cómo vivió este fenómeno que provocó la interrupción de  servicios esenciales?

- El domingo pasado llegó una tormenta invernal del Ártico con temperaturas de 10 grados bajo cero, esta condición climática es excepcional para Texas, pero la mayor crítica es que el Estado no quiso invertir en los recursos eléctricos, pese a que se sabía desde enero que estas tormentas tenían una posibilidad muy alta de llegar. Houston ya pasó por el último huracán Harvey en 2017; es un ciudad que se está recuperando y esto fue igual o más destructivo que el huracán.

- El invierno pareciera no ser muy riguroso en Texas.

- En Houston, la temperatura más baja oscila entre 5 a 10 grados, podemos llegar a tener cero grado un día o dos en todo el invierno. El domingo, comenzó la tormenta invernal con 5 grados bajo cero, me fui a dormir y me levanté el lunes sin electricidad, con una temperatura de -10 grados. A la tarde, ya no tenía agua, pasamos una noche tapándonos con lo que encontramos para protegernos del frío; en el interior de la casa la temperatura era de 2 grados, por lo menos, en la mía; al no haber electricidad en muchas casas se congelaron las cañerías de agua y explotaron dañando así las paredes y las estructuras de las casas. El martes, ya tuvimos que dejar la casa e irnos a la de unos amigos hasta hoy (viernes) que volvió la luz.

- ¿Fue falta de previsión de los gobernantes?

- El tema para mí es que Texas no está preparado para este frío polar como el resto de los Estados y dejó a la población en total desamparo. El escándalo es que sabían desde enero y no quisieron invertir en recursos eléctricos, sabiendo que la tormenta iba a dañar las instalaciones de luz, dejando así fábricas o granjas sin electricidad ni agua.

- A esta indignación se sumó el escandaloso viaje a Cancún del senador Ted Cruz.

- Y bueno, Ted Cruz, siempre muy polémico, conservador, anti-inmigrante. Su viaje a Cancún representa para la gente el abandono de su responsabilidad como senador o como alguien con mucha influencia en Texas. Con el poder vienen grandes responsabilidades, los senadores tienen el poder para conseguir recursos fedrales y no para salir a Cancún a buscar sol, cuando la gente padece frío de una forma severa y los daños materiales que esto ocasionó. Su conducta muestra la brecha entre los que tienen y los que no tienen poder y dinero. Cruz es unos de los más poderosos en Texas. La gente se sintió engañada y pide su renuncia pero eso no va suceder, no con un personaje como él que es como Trump. Yo sentí lo mismo que en el huracán, el poder de la naturaleza y la improvisación del gobierno antes situaciones críticas. El área metropolitana de Houston tiene 7 millones de habitantes, imaginate la magnitud de los daños.

- ¿Qué extraña de Tucumán? ¿Qué es lo que le gusta y le disgusta del pago?

- Regreso todos los años a Tucumán, yo no puedo vivir tanto tiempo afuera sin ver mi tierra. Mi hijo es de los “decanos”. Nunca sentí que me fui del todo, siempre necesito volver. Extraño la familia, los amigos, la espontaneidad de los encuentros, el olor a mi tierra mojada y, claro, el sánguche de milanesa. Me fui hace mucho y por lo tanto, con el tiempo, veo un Tucumán cambiado y aparte, yo también voy cambiando, lo que no me molestaba a los 20, ahora sí, la inseguridad, ese no poder caminar tranquila.

Comentarios