Desde hace más de un siglo el polo viene ganando terreno en Tucumán - LA GACETA Tucumán

Desde hace más de un siglo el polo viene ganando terreno en Tucumán

Hoy son 11 canchas en la provincia.

02 Feb 2021
1

Foto gentileza Marcelo Paz - Federico Pasquini

Cuando decimos polo en Argentina, no solamente hablamos de La Dolfina o Ellerstina. El 7 de julio de 1917, nació el primer club que practicó este deporte en el “Jardín de la República”, llamado “Tucumán Polo Club”. Con el paso del tiempo, a través de sus valores, logró incentivar a amantes de esta actividad a formar clubes con el objetivo de, además de practicarlo, poder dejar una enseñanza a sus sucesores.

En la actualidad, podemos encontrar 11 canchas con raíces tucumanas. Hace muchos años comenzó como un juego en el Parque 9 de Julio y hoy, gracias al trabajo y deseo de progresar, cada club cuenta con los elementos necesarios para trabajar y con su cancha reglamentaria: 270 por 150 metros (equivalentes a 300 por 260 yardas).

Ahora bien, ¿cuáles son y dónde están estos clubes? En Tapia, comuna rural de Trancas, ubicada a 29,4km de capital, podemos encontrar al pilar fundador de este deporte en la provincia: el “Tucumán Polo Club”, que junto a otra agrupación llamada “La Arisca Polo”, buscan agigantar el deporte en tres canchas diferentes pertenecientes al Club de Campo Las Cortaderas.

En la ruta 341, camino a Raco, aparece “Tapia Polo Club”, creado en 2003 por un grupo de jugadores. Mientras que , a unos cuantos kilómetros, aparece el emprendimiento familiar “La López Polo”, conocido por enfocarse en la rama femenina.

Sin alejarnos mucho, está “La Baguala Polo”, creada en 1998, y a 55 kilómetros de Tapia, encontramos a uno de los más recientes: “La Paz San Fernando Polo”.

Por último, en las alturas de Tafí del Valle, en la cancha de la estancia El Churqui, surgió “El Candelero Polo Club”.

Volver

La pandemia de coronavirus obligó a parar el movimiento de la bocha con el taco, pero las ganas de volver a los torneos fue más fuerte para cada uno de estos clubes. “Se mantuvieron los caballos en entrenamiento, siempre cumpliendo estrictamente todos los protocolos y normativas del COE. A medida que se flexibilizaron las medidas sanitarias, la actividad se fue activando en lo que respecta a las prácticas”, informó Marcelo Paz, fundador y miembro activo de “La Paz San Fernando Polo”.

Para cada uno de ellos, el amor por el polo no es negociable “Tiene que ver con la pasión por el caballo. Lleva mucho tiempo y dedicación. Es un deporte que está en crecimiento y muy lindo. Te permite jugar hasta en edad avanzada”, aseguró Federico Pasquini, presidente de “Tucumán Polo Club”. La última competición en la que polistas pudieron demostrar todo su talento fue el Circuito Norte, disputado hace dos años, en Salta. “La Arisca” alcanzó la final de dicho torneo.

Ahora, la preparación de cara al futuro está a flor de piel para la Copa República, que se jugará en marzo, y la Clasificación CAIH (Campeonato Argentino del Interior con Handicap), a finales de abril.

El casco, las botas de montar y los anteojos de protección, están listos para nuevamente perseguir el camino victorioso de la bocha “Tucumán fue muy apasionado por los caballos. El polo ha crecido mucho”, cerró Luis Padilla de “La Baguala”. (Producción periodística de Gonzalo Cabrera Terrazas).

Comentarios