Quiénes son los huérfanos digitales y por qué se llaman así - LA GACETA Tucumán

Quiénes son los huérfanos digitales y por qué se llaman así

Las redes sociales son terreno peligroso para los niño. Un experto en grooming alerta a los padres sobre el control y la supervisión de lo que hacen sus hijos en las redes.

26 Ene 2021
2

UN RIESGO. El experto en grooming sugiere que se les dé un celular a los chicos una vez que cumplan 13 años.

En casa prendidos a la tele, en algún bar o en la calle, sin duda los tucumanos se conmocionaron con el caso de una niña italiana de 10 años, fallecida tras participar de un peligroso reto viral que se viralizó a través de la red social TikTok.

La noticia, que estuvo en boca de todos durante los últimos días, encendió las alarmas y abrió el debate una vez más sobre el uso que los menores dan a las plataformas digitales.

“La hiperconectividad de los niños, niñas y adolescentes los convierte en personas hipervulnerables”, advierte Hernán Navarro (foto), presidente de la ONG Grooming Argentina, que fue consultado en relación con esta problemática por el programa “Buen día, verano”, de LA GACETA Play.

El desafío del apagón

La pequeña italiana murió asfixiada luego de intentar cumplir con el “Blackout challenge” (que podría traducirse como “desafío del apagón”).

El reto viral consiste en aguantar la respiración el mayor tiempo posible o hasta desmayarse, con el objetivo de “experimentar fuertes sensaciones”, según se explican en algunos medios de comunicación europeos.

El problema es que este acontecimiento devela las fallas en seguridad que las redes sociales tienen para prohibir el uso de sus plataformas a menores de 13 años, la edad que se considera apta para registrarse en la mayoría de los sitios.

Navarro, en dialogo con LG Play, comenta que este tipo de retos tienen como objetivo central que una persona atente contra su vida o se autoflagele.

“Son retos que creemos que están organizados y construidos por personas psicópatas, que quieren ver el dolor ajeno. No sabemos bien cuál es la piedra angular, quién fue el que dio el primer paso en este tipo de retos, pero sí sabemos del goce por el sufrimiento ajeno”, afirma.

Atención

Navarro, que también es abogado, les pide a las familias que estén atentas y subraya la importancia de que los adultos se inmiscuyan en la vida digital de los niños y adolescentes.

“Supervisar el uso de las redes sociales, de las plataformas digitales y de las distintas identidades digitales que adoptan nuestros hijos e hijas, nada tiene que ver con invadir la privacidad”, subraya.

El profesional comenta que, como padres, se pierde el control de los hijos en las redes sociales desde el momento en que se les da a estos un teléfono móvil.

Esperar a los 13

Al ser consultado sobre desde qué edad podría un niño utilizar las redes, sostiene: “Los 13 años son la adultez en materia digital. Hoy, la Argentina es el país en el cual los niños y las niñas acceden de manera más prematura a su primer teléfono propio, en promedio a los nueve años. Quiere decir, que a los nueve años hoy un niño o una niña se emancipa digitalmente en términos de responsabilidad de sus padres o madres”, alerta.

También pone énfasis en que un niño a esa edad (nueve años) no tiene la capacidad ni para discernir en materia sexual ni para afrontar y gestionar situaciones de vulnerabilidad.

“Si le abrimos una cuenta a un hijo o hija de 10 años, lo primero que tenemos que hacer como adultos responsables es falsear o mentir en la fecha de nacimiento. La pregunta que yo hago es la siguiente: ¿con que criterio ético y con qué criterio moral miramos a los ojos a nuestras hijas e hijos y les pedimos que no nos mientan si es que la primera persona que les creó una cuenta falsa es papá o mamá?”.

También considera que tenemos que apelar a la construcción de una ciudadanía digital responsable, en primer lugar como familia.

“La familia como primera institución preventiva, debe pregonar, construir normas de fortalecimiento, acciones concretas, dialogar con nuestros hijos e hijas acerca de la vida digital en el día a día”, añade.

Una suerte de orfandad

Navarro considera que como sociedad no tomamos real dimensión del poder y el impacto de las tecnologías en la vida de los niños. Entiende que la relación entre los chicos y el mundo adulto es una relación “herida” y que los niños son “huérfanos digitales”.

“Por eso, lo que venimos pidiendo a gritos es un mundo adulto responsable y comprometido con el acompañamiento en las tecnologías, en relación a la vida de los hijos, la escuela como protagonista de la educación digital desde la educación sexual integral con una perspectiva digital. Estamos en ese cambio de paradigma donde tenemos que tener una mirada mucha más amplia, mucho más integral”, remarca.

Dos lados

Para finalizar, el fundador de Grooming Argentina aclara: “el objetivo no es denostar la tecnología ni estigmatizarla. Tiene un lado bueno y un lado malo, un lado a y un lado b”.

Con una analogía de nuestra realidad con la covid-19, ejemplifica: “Nosotros estamos aprendiendo a convivir con el virus hasta que la sociedad esté inmunizada. En materia digital, en materia de internet, vamos a tener que aprender a convivir con lo bueno y con lo malo que trajo la tecnología a nuestra vida”, sostiene.

(Producción periodística: Nicolás Sánchez Picón)

Comentarios