Un sacudón de cuarteto es buena medicina en tiempos de crisis - LA GACETA Tucumán

Un sacudón de cuarteto es buena medicina en tiempos de crisis

Walter Salinas vuelve a poner toda su energía en la música en vivo, con todos los recaudos, esta noche, en el teatro Mercedes Sosa.

20 Ene 2021
1

NO VE LA HORA. Salinas propone un show novedoso, tipo recital.

Walter Salinas hará sonar de nuevo el cuarteto hoy, a las 21, en el teatro Mercedes Sosa (San Martín 479). El músico nacido en Alderetes recuerda que desde marzo de 2020 no toca con su banda en la provincia.

“Estamos preparando un show tipo recital, nunca antes visto, porque estamos acostumbrados a otra clase de presentación. Ahora vamos encarar un formato de teatro muy lindo. Hace una semana que no puedo dormir porque no veo las horas de tocar acá”, le dice a LA GACETA.

- ¿Cómo fueron tus comienzos en la música?

- Fue muy duro todo. Mi hermana tenía una banda; mis viejos hicieron un sacrificio muy grande para comprar los instrumentos. Ella quedó embarazada y dejó la música. En ese momento, mis padres querían vender los instrumentos porque el dinero se necesitaba en casa. Pero con mi hermano, aunque éramos muy chicos, nos hicimos cargo y les pedimos que no lo hicieran porque nosotros íbamos a continuar por ese camino. A partir de ahí, nos acompañó y nos ayudó toda la familia. Nosotros no tuvimos la oportunidad de estudiar en la escuela, ni tampoco de que alguien nos enseñe música, pero con voluntad propia y por el amor que teníamos por esta, mirábamos videos en YouTube, estudiábamos a nuestra manera y por cuenta propia tratábamos de aprender los movimientos, formas y técnicas de canto.

- ¿Qué le dirías al Walter de 15 años?

- Le diría que no pare, que siga para adelante y estudie, que a pesar de las adversidades se levante todos los días. Siempre que encaminé algo lo hice con mucha fe y confianza; por ahí cuando me agarraban los momentos de quiebre mi vieja y mi viejo me levantaban, pero nunca pensé en abandonar la música, tampoco pensé en llegar a donde estoy.

- ¿Cómo influyó la pandemia en tu carrera? ¿Lograste reinventarte?

- La verdad es que fue difícil para todo el mundo, una crisis mundial muy dura. Para nosotros, imaginate. Después de 10 meses recién volvemos a la actividad. Mis compañeros también trabajan; tienen sus familias, somos entre 25 y 30 chicos en el equipo. Más allá de reinventarnos y tratar de sobrevivir en este tiempo, también creo que hemos rescatado valores muy importantes y muy sencillos que ya se habían olvidado. En ese momento de quiebre que vivimos empezamos a notar que era muy genial salir a sentarse en la vereda, ir a comprar el pan, levantarse a la mañana y trabajar, la verdad que perdimos el gustito en esas cosas cotidianas que son parte de la rutina, pero más allá de eso, es lo que nos da vida, es lo que somos.

- Venís de hacer shows en Carlos Paz.

- Sí; la verdad es que la gente nos acompañó mucho. Es de no creer para mí, el salto de mi barrio hacia Córdoba y diferentes provincias donde la gente te está esperando en el hotel, salís a conocer el lugar y te piden fotos, es increíble. Tratamos de estar con los pies en la tierra y disfrutando sin creernos más que nadie; somos los mismos de siempre con el cariño de la gente ahora.

- ¿Qué les dirías a aquellos jóvenes que se sienten desamparados y no encuentran fuerzas para seguir?

- Hay muchos jóvenes en la calle que están expuestos a muchas cosas malas, por ahí es una decisión muy difícil saber qué camino tomar desde muy chico. Con los problemas que se presentan, uno sale al barrio y trata de distraerse y desquitarse de alguna forma. Les diría a esos chicos que en los momentos de quiebre y debilidad se desquiten escuchando música, cantando, lo hagan bien o mal, tratando de aprender, nadie nace sabiendo, que agarren una pelota y se pongan a patear, se sumen a un club. Si uno tiene un sueño, lo persigue y trata de trabajarlo, Dios no desampara, si uno quiere hacer las cosas bien, se van a dar. Les diría también que no dejen la escuela; es muy importante, es la mejor arma para poder defenderse el día de mañana, en lo laboral, económico y en la vida misma. Si no tenemos estudios no tenemos noción de lo que sigue, de lo que podemos hacer y lograr.

El cantante le pide al público que no se olvide de la crítica situación pandémica; hace hincapié en la importancia de la responsabilidad de cada uno para cuidarse entre todos y la función se desarrolle de la mejor manera. Al despedirse, señala: “mi propósito es llevarle un poco de alegría a la gente; en estos momentos de crisis un poco de música es una buena medicina”. (Producción periodística: Mariana Ávila)

Comentarios