Un acuerdo que pone el alerta a “la vieja guardia” radical - LA GACETA Tucumán

Un acuerdo que pone el alerta a “la vieja guardia” radical

Dirigentes de la UCR sentaron posición respecto de la posibilidad de un pacto con Bussi. Algunos reniegan del debate.

19 Ene 2021 Por Martín Dzienczarski
1

INTERNA EN EL RADICALISMO. El partido centenario se agitó tras la propuesta de Campero de incluir en la alianza opositora a Fuerza Republicana.

El anhelo de distintos dirigentes de aumentar las sillas en la mesa opositora dividió las opiniones puertas adentro de la Unión Cívica Radical (UCR), ante la posibilidad de incluir a Fuerza Republicana en la coalición.

Mientras algunos dirigentes no ven con malos ojos la propuesta del intendente radical Mariano Campero, de aumentar la base electoral junto al armado que encabeza el legislador Ricardo Bussi, otros insisten en que no es momento de discusiones electorales. Otro sector plantea una distancia que alcanza los derechos humanos, como expuso la diputada Lidia Ascárate: “me daría urticaria una alianza con el partido del hijo de un genocida condenado que justifica el accionar de su padre (por Antonio Domingo Bussi)”.

Otra agenda

“Nuestra agenda política no pasa, al menos la mía y de muchos dirigentes, por hacer foco en lo que haga o no haga Bussi”, rechazó José Cano el acercamiento político de Campero.

Para el diputado radical, la discusión política no debe pasar -al menos por ahora- por potenciales acuerdos electorales. “Nosotros formamos parte de la alianza nacional Juntos por el Cambio, que tiene una mesa provincial. Si hay un debate para incluir a cualquier espacio, debería debatirse ahí”, consideró el radical. Y agregó: “en una provincia donde la falta de institucionalidad es moneda corriente, mal podríamos nosotros anunciar incorporaciones por los medios. Se está generando un debate sin asidero. Estamos en una pandemia, con casi 4 millones de puestos de trabajo perdidos, con una cifra de homicidios preocupante y en pleno avance del oficialismo de Tucumán para consolidar el manejo del Poder Judicial”.

Urticaria

La diputada Ascárate planteó que cualquier acuerdo político que realice la UCR debe contar con la autorización de los órganos partidarios. Aunque adelantó que respetará las decisiones del partido, fue muy crítica respecto a un potencial acuerdo con el bussismo.

“En lo personal, específicamente en el caso de Fuerza Republicana, el problema es que la presencia de Ricardo Bussi. Es una persona que lleva el apellido de un genocida, de un ge-no-ci-da (sic), quien reivindica el accionar de su padre. Esto atenta contra las banderas de derechos humanos que siempre levantamos los radicales. Hay una generación de dirigentes jóvenes en FR diferente, pero me daría urticaria una alianza con el partido del hijo de un genocida condenado que justifica el accionar de su padre. Nos daría urticaria a muchos, generaría una interna durísima a vieja guardia radical”, explicó.

El carro por delante

El radical Sebastián Salazar, quien transita su segundo mandato como intendente de Bella Vista, coincidió con la lectura de Cano. “Es muy temprano todavía para ponernos a hablar de cuestiones electorales, sobre todo por la situación que estamos viviendo en la provincia y en el país”, planteó. Y agregó: “quién no va a coincidir en que los tucumanos se merecen una oposición que esté a la altura, unida y consciente de las problemáticas de la gente, que vienen desde hace años sin que el Gobierno los pueda resolver. La oposición debe tener una actitud inteligente, priorizar el progreso de la provincia, y que resuelva los problemas estructurales y no que se aboque a los intereses políticos de la dirigencia”.

Para Salazar, el primer paso es realizar un diagnóstico de los errores como oposición, elaborar un programa de gobierno y delinear una política de trabajo antes de pensar en alianzas: “sin hacer un diagnóstico y una propuesta, se está poniendo el carro delante del caballo. Hoy, Bussi no suma en el esquema”.

El fin de la intervención

Para el concejal de la capital Agustín Romano Norri, antes de analizar cualquier alianza, debe llamarse a elecciones en el partido para que cese la intervención y que sean los órganos del partido quienes definan los acuerdos.

“El radicalismo hoy es parte de Vamos Tucumán. Juntos por el Cambio es solamente el nombre bloque político en Diputados y Senadores. En la provincia siempre tuvimos una visión amplia, por eso se incluyó a Libres del Sur en el armado. Lo que se plantea ahora es un debate interno en el radicalismo sobre a dónde ir. Los dirigentes pueden dialogar con distintos espacios, algunos con Bussi. Nosotros buscamos que se incluya al PJS (de Germán Alfaro), pero el primer paso es normalizar la UCR”, expuso el edil. “El radicalismo no puede estar con el PJ, pero de ahí en más, debatiendo con puntos en común, se debe definir en la convención si aliarse a Juan, Pedro o quién”, finalizó.

Respuesta a Neme Scheij: un grupo de radicales salió en defensa de Campero por las críticas al intendente

Las críticas del ex titular de la Unión Cívica Radical, Alfredo Neme Scheij, contra la propuesta del intendente de Yerba, Buena Mariano Campero, de incluir en un armado opositor a Fuerza Republicana fueron rechazadas por dirigentes afines al jefe municipal. “Neme Scheij es rápido para criticar a correligionarios pero lerdo y perezoso para esgrimir alguna crítica. El ex alperovichista parece olvidar el enorme daño que le hizo a la UCR al militar por aquel extinto partido Participación Cívica, en contra del radicalismo. Habla de tener memoria pero él se olvida que también fue funcional al (ex gobernador entre 1999 y 2003) Julio Miranda, cuando en las elecciones de 1999 mandó cartas a los afiliados para pedir que voten a Miranda y no a Rodolfo Campero”, arremetieron Pablo Macchiarola, Mauricio Argiró, Manuel Courel, Eduardo Poliche, Franco Marigliano, Dino Alfieri y Fernando de la Orden. “Sánchez y Campero están propiciando un frente que le permita a la oposición ganar el gobierno después de 21 años”, agregaron.

Comentarios