Amadas y odiadas en el oficialismo y la oposición - LA GACETA Tucumán

Amadas y odiadas en el oficialismo y la oposición

Las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias encuentran críticos y reivindicadores en los dos lados del “mostrador” político.

18 Ene 2021
1

FECHA. Siguiendo a la Ley 26.215, las PASO se harán el 8 de agosto.

La polémica en torno de si es necesario celebrar las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) este año se acaba de instalar, como tal, en Tucumán. Y acaba de detonar en el seno mismo de la oposición entre los socios del antiguo Juntos por el Cambio: los intendentes radicales y el jefe municipal del Partido por la Justicia Social.

El debate arrancó en diciembre en el orden nacional, con protagonistas tucumanos en el centro de la escena. El 4, los gobernadores peronistas firmaron con el presidente Alberto Fernández el “Consenso Fiscal” en el Consejo Federal de Inversiones, algo así como la gran “embajada” de los mandatarios provinciales en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Juan Manzur fue el vocero de ese encuentro, que se prolongó más informalmente en un almuerzo con larga sobremesa en la Quinta Presidencial de Olivos. Allí, el tucumano y sus pares le plantearon al jefe de Estado su “consenso electoral” respecto de suprimir las PASO.

Según la Ley 26.215, esos comicios en los cuales la ciudadanía define quienes serán los candidatos a los que luego votará en octubre deben celebrarse el segundo domingo de agosto. Dice también el artículo 20 de la norma federal que esas primarias deben ser convocadas por “el Poder Ejecutivo nacional con una antelación no menor a los 90 días previos a su realización”. Como deben efectuarse el 8 de agosto, pueden ser llamadas hasta el 10 de junio.

El pronunciamiento de los gobernadores no era un asunto menor: como están establecidas por ley, las paso sólo pueden ser obviadas por ley. Y por eso otro tucumano, Pablo Yedlin, presentó el 11 de diciembre (una semana después de la cumbre entre los gobernadores y el Presidente) el proyecto de ley para que el calendario electoral de este año obvie las PASO.

Pero el kirchnerismo no estuvo de acuerdo. El analista político de La Nación Joaquín Morales Solá explicó, en una columna dominical publicada por LA GACETA, que la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner reservó para su espacio la “soberanía” de legislar. Y eliminar las PASO (creadas por iniciativa de Néstor Kirchner tras su derrota contra Francisco de Narváez como candidato a diputado nacional por Buenos Aires) era una decisión parlamentaria que no les había sido consultada.

En Tucumán, durante esta semana, el intendente Germán Alfaro actualizó el debate. El jueves le manifestó a LA GACETA que consideraba “inoportuno” destinar recursos a esas primarias. Planteó, por un lado, que en sus últimas ediciones no sirvieron para definir listas de candidatos, sino sólo para ratificarlas.

En rigor, durante el gobierno anterior, Mauricio Macri modificó el decreto reglamentario de las PASO y determinó que la conducción de los partidos políticos o de las alianzas o frentes entre fuerzas políticas, se reservan la potestad de “autorizar” qué nóminas de precandidatos a diputados o senadores nacionales pueden llevar en sus boletas a los binomios presidenciales. Eso se vio en 2019. Al intendente Mariano Campero le negaron que su jefe de Gabinete, Manuel Courel, pudiera llevar en el voto a la fórmula “Mauricio Macri – Miguel Ángel Pichetto”. Lo mismo ocurrió en el peronismo: a José Vitar le vedaron llevar en la papeleta al binomio “Alberto Fernández – Cristina Kirchner”.

Por otro lado, el jefe municipal de San Miguel de Tucumán postuló la necesidad de destinar el gasto de las PASO a la asistencia alimentaria, dado el impacto de la cuarentena económica en la crisis económica argentina. Se estima que los comicios de este año le insumirán a la Nación unos $ 17.000 millones. Si no se realizaran las PASO podrían ahorrarse hasta $ 10.000 millones, según estimó el diario El Cronista.

Pero el sábado trascendió que hay otro sector de la oposición tucumana que reivindica la realización de las PASO. Durante la noche del viernes en que LA GACETA publicó la postura de Alfaro, los intendentes radicales Mariano Campero y Roberto Sánchez, y el ex ministro de Hacienda en el inicio del macrismo Alfonso Prat-Gay, cenaron junto con dirigentes del PRO de Tucumán y pidieron expresamente que se celebren las primarias abiertas, que consideraron una herramienta indispensable para propiciar la unidad de la oposición tucumana.

El debate está planteado, no sólo en la política sino también la academia. Los politólogos tucumanos Gabriel Pereira, Luciana Ahumada Tarulli y Santiago González Díaz analizaron las bondades y los aspectos críticos de las PASO, consultados por este diario.

Por lo pronto, a principios de este mes, la Jefatura de Gabinete de la Nación llamó a licitación pública la contratación del escrutinio de las primarias, aunque con la aclaración de que eventualmente podrían suspenderse.

Comentarios