Cómo será el plan ante una segunda ola de contagios en Tucumán - LA GACETA Tucumán

Cómo será el plan ante una segunda ola de contagios en Tucumán

La ministra Chahla dijo que se internará a pacientes mayores de 60 años por prevención. En alerta ante la aparición de las nuevas cepas.

17 Ene 2021 Por Marcelo Aguaysol
1

EVALUACIÓN. El índice de positividad de casos de Covid-19 ha sido del 5,9% en el primer día de los testeos, según informó la ministra Chahla. LA GACETA / FOTO DE José nuno

La llegada de las nuevas cepas de la Covid-19 a la Argentina ha puesto en alerta a las provincias. En particular, desde que se denunció la existencia de la variante de Río de Janeiro, el Ministerio de Salud Pública de Tucumán comenzó a enviar muestras al Instituto Malbrán de aquellas personas que han solicitado el ingreso a la provincia y que han estado en el exterior. Hasta ahora, no se ha reportado el ingreso de esa cepa. Dos casos positivos para Covid-19 de tucumanos que han venido desde el exterior corresponden a la cepa global, mientras que se espera el resultado de una tercera muestra. 

La vigilancia epidemiológica se ha reforzado luego de que hoy se detectara que un viajero proveniente de Frankfurt con la variante del SARS-COV-2 del Reino Unido. El pasajero está en aislamiento domiciliario. La ministra de Salud Pública, Rossana Chahla, dijo a LA GACETA que la misma política se aplicará en Tucumán y, además, será obligatorio para todos aquellos que lleguen desde el exterior una prueba de PCR que, si da positivo, será inmediatamente reenviada al Malbrán. 

“Estamos trabajando en el esquema sanitario en el aeropuerto Benjamín Matienzo para que nos avisen cada vez que haya el arribo de algún ciudadano que venga desde el exterior y hacer así el cordón sanitario correspondiente”, dijo la funcionaria. 

Como sucedió al principio de la pandemia de la Covid-19, la Provincia trabajará en coordinación con la Dirección Nacional de Migraciones y otros organismos federales, con el fin de que se identifiquen aquellos pasajeros que arriban desde otros países. 

El alerta crecerá en función del recambio que se produzca por las vacaciones, indicó Chahla durante la entrevista en la que abordó los preparativos para una probable segunda ola de contagios y el operativo de testeos masivos.

-¿Qué resultados arrojó la primera jornada de testeos masivos en la Capital?

-De las 485 muestras realizadas en el primer día, 29 resultaron positivas. Esto quiere decir que la tasa de positividad ha sido de un 5,9%. Si comparamos con la que se realiza en los testeos normales en hospitales y en consultorios de febriles, observamos que es casi la mitad. El dato de la jornada señala que en distintos ámbitos se hicieron 1.245 testeos, con un 13% de casos positivos para Covid-19. Este programa continuará en otros puntos de la provincia. Está previsto hacer testeos masivos en Yerba Buena y también en Monteros. Lo importante de todo este proceso es que estamos captando a las personas que, en general, podríamos decir que están fuera del radar epidemiológico ya sea porque consideraban que el sistema de salud le resultaba que no era accesible para todos o porque fue a testearse con vistas a algún viaje que debe realizar. Si esto sigue así, podremos estar un poco más tranquilos, pero sin bajar la guardia.

-¿Cómo se está desarrollando el proceso de vacunación nacional?

-Llevamos el 80% de las 11.700 dosis enviadas por la Nación ya colocadas al personal de la salud, pública y privada, la que trabajó muy cerca de los pacientes con Covid-19. El sistema tiene la capacidad para vacunar a más empleados, pero más allá de querer terminar con esta etapa de colocación del primer complemento de la vacuna Sputnik V, estamos definiendo a qué sectores esenciales les toca el turno. Hay mucha demanda contenida, pero se va seleccionando al personal de acuerdo con la normativa dictada por el Gobierno nacional para estos casos.

-¿Cuándo cree que se podrá vacunar la población en general?

-No hay plazos ni fechas. Dependerá de la cantidad de vacunas que podamos disponer. Mientras tanto, seguimos insistiendo que la población debe continuar cumpliendo las normas de bioseguridad, respetando el distanciamiento social y usando barbijos para evitar el contagio. Estamos expectantes para que lleguen más vacunas. Ese es nuestro gran desafío.

-¿Cuál sería el porcentaje ideal para considerar que hay inmunidad de rebaño en la provincia?

-Creo que para que ese escenario sea posible debería estar vacunada entre el 70% y el 80% de la población tucumana. No es un objetivo de corto plazo, pero sí es la mejor estrategia que podríamos tener. Dependerá de la oferta de las vacunas. Lo más probables es que sigamos estratificando, como lo señala el protocolo acordado entre la Nación y las provincias. No hay que perder de vista que en Tucumán hay una población mayor de 60 años y que sobrepasan las 266.000 personas en toda la provincia, tomando en cuenta el padrón electoral. Es una franja social que también espera su turno, así como los pacientes con alto riesgo.

-¿Cómo será el esquema trazado por la provincia para enfrentar una probable segunda ola de contagios?

-Se hará un mayor foco en aquellos pacientes que pueden tener más complicaciones que otros. Por ejemplo, si el paciente es mayor de 60 años o si tiene comorbilidad. Vamos a estar más activos, a partir de la experiencia adquirida a lo largo de estos 10 meses de pandemia, en cuanto a la vigilancia y a la estrategia de atención. Por prevención, estamos dispuestos a internar en hospitales modulares a aquellos pacientes con riesgo para practicarle toda la terapéutica disponible. Vamos a controlarlo durante un período de entre 48 y 72 horas de evaluación y, si todo marcha bien, se le dará el alta correspondiente. Esto tiene un objetivo: evitar que ese paciente llegue a un estado más crítico o de mayor gravedad y, a la vez, evitar una eventual saturación de las terapias intensivas.

-En la última reunión del Consejo Federal de Salud (Cofesa), la Nación sugirió a las provincias aplicar las alternativas terapéuticas como el plasma de pacientes recuperados, o el suero equino hiperinmune y las posibilidades del tratamiento con gammaglobulinas específicas y sus protocolos de aplicación en base a su uso más efectivo. ¿Cómo se realizará eso en Tucumán?

-La internación es una de esas alternativas, para evitar un agravamiento de aquellos pacientes que hayan adquirido el virus. El proceso de vacunación al personal de la salud ha sido clave para avanzar en toda esta estrategia. Creemos que a partir del lunes comenzarán a llegar las dosis del complemento dos de la vacuna para cerrar el proceso de inmunización. Hay una gran diferencia para pelear, en esta nueva etapa, a la Covid-19: hoy tenemos herramientas que hace algunos meses no disponíamos. El plasma de convaleciente será transfundido a aquellas personas con pronóstico leve o moderado. Esto dependerá de cómo satura, los factores de pronósticos, la tomografía, entre otros indicadores. El suero equino será para aquellos mayores de 65 años con menos de 72 horas de sintomatología, sin que lleguen a la asistencia respiración mecánica. De la misma manera, se usará la inmunoglobulina para que los pacientes que son leves a moderados no pasen a situación crítica. Estamos analizando que no sea solamente por suero, sino también intramuscular.

-¿Todo esto implica un reacomodamiento del capital humano del sistema y un reacondicionamiento de los hospitales?

-Si bien tenemos infraestructura definida en nuestro plan de contingencia, estamos ampliando las salas no críticas de algunos establecimientos para que puedan ser transformadas en críticas sin modificaciones de fondo, de acuerdo cómo se presente el escenario de contagios. Por ejemplo, en el tercer piso del Centro de Salud contamos con 12 camas de terapia crítica y 36 no críticas que pueden ser transformadas, con monitoreo de seguimiento, respiradores o bombas de fusión. A su vez, el personal del Sistema Provincial de Salud (Siprosa) ha adquirido una experiencia en todos los ámbitos. Así, por caso, aquellos que vienen trabajando en áreas no críticas tienen el conocimiento para cambiar sus funciones de manera automática al sector crítico. Adquirió conocimientos a través el protocolo de pacientes críticos, tanto en médicos, como enfermeras o técnicos, entre otros sectores.

Temas

Coronavirus
Comentarios