Inquieta el impacto del relajamiento social en el sistema de salud - LA GACETA Tucumán

Inquieta el impacto del relajamiento social en el sistema de salud

Médicos están preocupados por el comportamiento social y por los niveles de irresponsabilidad sanitaria que observan en sectores de la comunidad.

16 Ene 2021
1

DEMANDA A LOS TUCUMANOS. Que sigan usando barbijo y que se respete el distanciamiento social. LA GACETA / FOTO DE JOSÉ NUNO

A dos meses de cumplirse un año del inicio de la cuarentena, y con el número de casos en aumento, la pandemia de covid-19 no cesa. El sistema de salud ha sufrido en distintos momentos del año anterior, así como no parece tener un panorama favorable en este inicio de 2021. Las medidas adoptadas provocaron perjuicios para distintos pero sectores, pese a que el objetivo fue evitar los contagios y prevenir el colapso del sistema sanitario. Hoy existe preocupación, no sólo por el manejo de la pandemia sino, además, por la respuesta de la sociedad a las medidas sanitarias.

Rodolfo Cecanti, director del hospital de Concepción, remarcó la necesidad del respeto por las medidas de seguridad sanitarias. “En nuestros consultorios de febriles, es decir de ambulatorios, aumentó la consulta. El promedio era de 20 o 30 consultas por día. Actualmente estamos en 60. Prácticamente se duplicaron. La internación es baja, menos de un 20% en áreas Covid-19”, contó. “Entendemos -siguió- que el comportamiento social puede repercutir en el aumento de los casos en la medida que no se respeten el distanciamiento social, el uso de barbijos y el lavado de manos. Además, es fundamental el cumplimiento de los protocolos adecuados a cada lugar y actividad. En la institución estamos preocupados por las posibles repercusiones de estos comportamientos”.

Por su parte, el presidente del Colegio Médico de Tucumán, Héctor Sale, recordó la necesidad de la responsabilidad cívica durante la pandemia. “En lo que respecta a la salud de una comunidad, juega un rol muy importante la responsabilidad individual. Esa responsabilidad engloba caracteres, como son los hábitos higiénicos, la disciplina, los comportamientos de cada uno y el respeto por el otro. Hoy, en los duros momentos que nos toca vivir debemos tener esto muy en cuenta, para saber muy bien cual es el rumbo que queremos tomar, y no terminar en la negligente conducta de la indiferencia, del egoísmo o el individualismo”, opinó.

“Lamentablemente, en esta pandemia pudimos ver cervecerías llenas o negocios sin respetar las medidas sanitarias recomendadas, además de todas estas conductas no esperables desde el punto de vista solidario y como ciudadanos, porque verdaderamente es una responsabilidad social y cívica. Todas estas irresponsabilidades pueden hacer mucho más difícil la erradicación de esta pandemia por Coronavirus y cobrar miles y miles de muertes evitables”, dijo.

Marcela Alejandra Collante, médica neumóloga del Hospital de Clínicas Nicolás Avellaneda, miembro del servicio de neumonología y presidente de la Sociedad de Medicina Respiratoria de Tucumán, aludió también a la irresponsabilidad de sectores de la sociedad y el impacto que esto genera en el sistema de salud.

“El año 2020 fue un año muy difícil para nosotros -apuntó-, comenzaron a funcionar las salas Covid en los diferentes hospitales de referencia. Empezamos a trabajar con mucha responsabilidad porque en nuestro hospital comenzaron a inaugurar varias salas, COVID 1, COVID 2, UTI-COVID (Unidad de Tratamiento Intensivo), y después de que pasó la parte más fuerte de la pandemia, se inauguró otra sala post-COVID. El impacto de la irresponsabilidad de las personas se ve, sobre todo, en fechas importantes, por ejemplo, después del día del padre, día de la madre, eventos sociales grandes en la provincia; a los pocos días, comenzaban a aumentar los casos y se producía una sobrecarga de trabajo, y las camas llegaban a ocuparse casi totalmente”.

“Los casos y la gravedad comenzaron a ser cada vez más frecuentes, al punto de que todas las camas UTI-COVID, estaban con pacientes en asistencia respiratoria mecánica. Justo coincidían esos picos de eventos sociales, posteriormente con una sobrecarga laboral para nosotros, con el consiguiente agotamiento de los profesionales médicos, y con los contagios y las muertes que tuvimos. Nosotros estamos en una provincia que tuvo un alto porcentaje de personal de la salud infectado con una alta tasa de mortalidad. Entonces, fue terrible el tema del contagio, en mi caso, todos los miembros del servicio nos contagiamos, pero por suerte pudimos salir adelante”, contó. La profesional indicó que la previsión es que los casos aumenten nuevamente y que este año siga igual.

“Vacaciones, fiestas, jóvenes que salen mucho, se juntan, hacen las famosas fiestas clandestinas a pesar de las restricciones que tenemos, y es ahí donde se producen los contagios. La gente mayor por ahí se cuida más, pero los jóvenes no. Por supuesto que las personas que tienen comorbilidades y todas las patologías crónicas son las que corren más riesgo de sufrir complicaciones, junto con los adultos mayores. Con esta irresponsabilidad logramos poner en riesgo a estas personas que hay que cuidar. Porque se infectan, se enferman y tienen una alta tasa de mortalidad”, finalizó.

“Un pedido desesperado”: renunció por el comportamiento social

La semana pasada, el médico entrerriano Marcelo Lemus renunció por  la grave situación del personal médico y por la irresponsabilidad social que observaba. El ex ministro de Salud de Entre Ríos, Alberto Rotman, aseguró que la expresión de Lemus fue un pedido desesperado a la sociedad. “Lo que resolvió refleja el hartazgo y la soledad que la mayoría de los profesionales de la salud sienten y es además un pedido desesperado a la sociedad y a las autoridades políticas para que tomen conciencia que estamos frente a una grave pandemia, que no hay medicamentos específicos para combatirla, y es por ello que la responsabilidad social es fundamental”, manifestó.

Temas

Coronavirus
Comentarios