“Sabíamos que estaba para algo grande”: la emoción de la mamá de Kevin Benavides - LA GACETA Tucumán

“Sabíamos que estaba para algo grande”: la emoción de la mamá de Kevin Benavides

Isis Grifasi festeja desde Salta la victoria de su hijo, que se consagró en el primer sudamericano en ganar el Rally Dakar en moto. La charla con LA GACETA.

15 Ene 2021 Por Silvia Barrojo
1

Isis Grifasi y Kevin Benavides

Orgullosa y emocionada, Isis Grifasi celebra la victoria de su hijo Kevin Benavides, que hoy se convirtió en el primer argentino y sudamericano en ganar el Rally Dakar en la categoría motos, en Arabia Saudita.

“Sabíamos que estaba para algo grande”, dice la mamá del campeón, en diálogo con LA GACETA.

Desde Salta, la madre del piloto festeja esta ansiada victoria, por la que Benavides se preparó toda su vida.  “Creo que empezó a andar en moto antes que en bici”, cuenta entre risas, aunque también recuerda el temor que sintió cuando su hijo le contó en el 2015 que había decidido correr este rally, considerado el más riesgoso del mundo.

“Me puse como loca; me daba miedo, es muy peligroso. Pero ellos la tenían clara (por Kevin y su hermano Luciano, también piloto de motos). Me decían que si les pasaba algo, preferían que fuera haciendo lo que les hacía feliz”, recuerda Isis, que apenas pudo hablar con su hijo a las 4:00 de la madrugada, ante el asecho de los medios, pero que espera recibirlo con una gran fiesta en Salta.

Según estima, el domingo el piloto estará en Argentina. “Ya estoy hablando para que esté la banda de música, los bomberos, todos”, ríe.

El logro de Benavides se consiguió en su quinta participación en el rally, que hasta hace dos años también se corría en el país y parte de Sudamérica, incluso el recorrido cruzaba terrenos hostiles de las provincias del norte argentino.   

Isis reconoce el esfuerzo del piloto. “La peleó. Aparte de la concentración que tiene que tener para llegar ahí, se necesita mucho entrenamiento. Tanto él como su hermano, en plena pandemia, no se relajaron y entrenaron duro”

“Desde el momento que nació, Kevin tenía luz propia. Nació con una estrella, eso es indiscutible”, asegura la mamá, que acompañó al piloto durante toda su carrera, y este año le tocó vivir la victoria desde su ciudad natal.  

Comentarios