Homicidio en Las Talitas: “si queda libre de nuevo volverá a matar” - LA GACETA Tucumán

Homicidio en Las Talitas: “si queda libre de nuevo volverá a matar”

El menor acusado por el crimen de Franco Gastón Nóblega habría salido del instituto Roca hace unos meses. Está acusado por al menos un homicidio más.

13 Ene 2021 Por Santiago Re
2

SOBRE EL CORDÓN DE LA CALLE. Franco Gastón Nóblega fue asesinado cuando compartía un vino con un amigo en una esquina cercana a su casa.

La paz del domingo se quebrantó a las 11 en barrio 1° de Mayo de Las Talitas, cuando un menor a bordo de una moto negra bajó del rodado en Serafín López al 400 y ejecutó a sangre fría a Franco Gastón Nóblega, de 22 años.

La víctima estaba sentado en el cordón de la vereda compartiendo un vino con un amigo, según explican sus allegados. Cerca de Nóblega también estaba su hijo, que vio perecer al padre de nueve disparos a quemarropa.

El acusado por este crimen, apodado “Menor”, cumpliría los 18 años este año. Según la acusación, luego del hecho escapó del lugar en la moto que conducía un cómplice. Fue capturado horas después cerca del domicilio de uno de sus tíos. Caminaba con muletas y no se resistió al arresto.

Antecedentes

“Menor” ya estaba acusado por otro homicidio. Fuentes de la investigación informaron que estuvo internado en el Instituto Roca hasta mediados de 2020, cuando se determinó que volviera a casa con su madre. También contaría con un gran prontuario por robos de motos y por asaltos a mano armada.

El problema con Nóblega, quien también tenía antecedentes por robo, según se informó y reconocieron sus parientes, habría iniciado el viernes en una fiesta. “Se pelearon durante el festejo, y el más chico habría ganado el pleito según los testimonios. La cosa no quedó así, al día siguiente la víctima habría ido a la casa del menor, le habría disparado en el pie y luego habría amenazado a la madre del acusado”, explicó el jefe interino de la Brigada de Investigaciones de Lomas de Tafí, René Sánchez. Ese sería el móvil del crimen.

Velorio

El cajón era trasladado bajo la lluvia por los vecinos. El entierro fue ayer por la mañana pero el duelo seguía durante la tarde. “Yo lo conocí desde muy pequeño. Él no buscaba problemas pero si era un chico temperamental, si le hacían algo no se iba a quedar callado. No era malo, se metió con un asesino al que no lo podemos ver en el barrio por todas las maldades que hace”, contó Yolanda Rosa Páez, una vecina que llegaba al velorio y que lloraba por el final que tuvo Nóblega.

“Yo lo veo agonizando y lo cargo en la moto. Lo llevé urgente al CAPS más cercano. Llegamos y no encontraban una máscara de oxigeno, Gastón se desangraba. Lo dejaron morir. No sé si lo podían salvar igual”, relató Mauricio Ortiz, uno de los amigos de la víctima que vivió de cerca el crimen.

Otra versión

En la casa de Nóblega, su madre y sus hermanos le contaron a LA GACETA que el joven trabajaba haciendo tareas de mantenimiento en el club Estación Experimental y que a pesar de que había buena relación, estaba separado de la madre de su hijo.

VÍCTIMA. Franco Gastón Nóblega.

Los familiares reconocieron que el joven había tenido antecedentes por robos pero aseguraron que nunca había manipulado un arma. De hecho, Andrea Silvana Paz, la madre de Nóblega, planteó que el sábado “Menor” y un tal “Perri” habían llegado en una Honda CG negra hasta donde estaba su hijo y habían peleado contra él y sus amigos. Según le contó uno de sus hijos, los agresores habían sacado un arma de bajo calibre y le habían disparado en el pie a Gastón antes de irse. Pero no se conformaron y regresaron para quitarle la vida con un arma de munición gruesa. “Mi hijo fue atenido en el hospital Avellaneda por la primer herida”, explicó. “Luego de eso vino directo a matarlo. Se ensañó, le dio nueve tiros delante de mi nieto”, agregó conmocionada.

“Quiero justicia, este chico no puede salir más a la calle. Mató a varias personas y le dan libertad. Si vuelve a salir del Roca se querrá vengar y matará a más gente”, concluyó llorando.

Baleada: hirieron de un tiro a una mujer en una parada de ómnibus

Una joven de 21 años recibió un disparo en la espalda ayer por la mañana cuando se dirigía a la parada de colectivos de avenida Siria y Emilio Castelar, en barrio Los Pinos, al norte de la capital. Los dos hombres que la agredieron circulaban en una moto, uno de ellos bajó del rodado y le disparó. Luego del ataque huyeron, aparentemente, sin robarle.

La chica llegó consciente y acompañada por su hermana hasta el hospital Avellaneda donde la atendieron por la herida. El proyectil había quedado alojado en el cuerpo de la víctima según informaron las fuentes médicas. El diagnóstico indica que se encuentra estable. La seccional 5ª tomó intervención por el hecho y busca a los agresores.

Comentarios