Cartas de lectores - LA GACETA Tucumán

Cartas de lectores

11 Ene 2021

ECOLOGÍA URBANA

A la Ecología Urbana podemos definirla como el estudio de ecosistemas que incluyen al hombre viviendo en ciudades y paisaje urbanizados. Dentro de este sistema ecológico tiene una importancia vital el arbolado urbano. La presencia vegetal en una ciudad, interviene e interactúa en los ámbitos públicos (aceras, plazas, parques, etcétera) y en los privados (jardines, huertas, viveros). El árbol, en una ciudad, está expuesto a condiciones diferentes y adversas al de su medio natural, y por lo tanto, su preservación requiere de medidas especiales. Entre los beneficios que puede brindar a un ambiente urbano, tenemos: 1)- aporte de oxígeno (hasta 1.000 m3 por día y por árbol). 2)- Reducción -debido a su sombra- de la temperatura ambiente, de los materiales y de las estructuras expuestas al sol (de 2 a 10° C). 3)- Reducción del ruido urbano. 4)- Fijación del polvo atmosférico y adsorción de gases contaminantes. 5)- Descontaminación visual. 6)- Relajación (diminución del estrés). 5)- Conservación de la avifauna. 7)- Disminución de la erosión del suelo, por reducción de la velocidad de las gotas de lluvia. Una amenaza importante: corte de las raíces, por excavaciones de zanjas en las veredas. La dotación de árboles y de espacios públicos en la Capital, es menor al valor de referencia establecido por la OMS para zonas urbanas (entre 10 y 15 m2 por habitante. El 23/03/17, el Boletín Oficial publicó la ley 8.991, que declaró “Patrimonio natural y cultural al arbolado publico de la Provincia”, que carece de aplicación por qué no fue reglamentada (lo que pone en evidencia el desinterés del Poder Ejecutivo). Para poder administrar el arbolado urbano público con eficiencia, se debe conocer: número total de ejemplares en pie; especies predominantes, edad y estado fitosanitario; porcentaje de calles arboladas; la relación entre espacio público y la cobertura del arbolado; recursos presupuestarios asignados para el mantenimiento y desarrollo, entre otros. Desconozco si el municipio de San Miguel de Tucumán y las otras ciudades tucumanas cuentan con esta información y si está disponible al público, como debería serlo. Un ambiente urbano, requiere ser administrado como un sistema ecológico, y los estados municipales y comunales deben contar con una política ambiental. Nunca es tarde para comenzar, y los vecinos y ciudadanos debemos exigir que de una buena vez lo hagan.

Juan Francisco Segura

[email protected]

SAT

Es insólito la actitud de la Empresa Sociedad Aguas de Tucumán que en plena pandemia no da solución a los habitantes del Barrio Obispo Piedrabuena, con las cloacas de sus casas colapsadas por una ruptura en el caño de la avenida Gobernador del Campo. Todo es inútil: no hay empresas de destranque privadas que puedan dar solución a este problema. Mientras tanto, la SAT no tome las medidas necesarias para reparar con urgencia lo que haya que reparar: caños rotos, para que de lugar que las cloacas del barrio funcionen normalmente, cuidando la salud de esta sufrida población en manos de empresas que sólo saben cobrar facturas cada vez mayores en cuanto al pago y por un servicio que no prestan como corresponde. De qué sirven todas las recomendaciones de lavado de manos frecuente, aseo en la vivienda, en la ropa, etc., mientras las aguas servidas afloran por las calles y por las cámaras sépticas de nuestros hogares con olores nauseabundos, sin contar el intenso calor que sufrimos mientras nos mantenemos aislados por la covid-19. No todo es dinero señores, es estar a la altura de las actuales circunstancias por que así lo requiere la realidad sanitaria.

Sara Pieruzzi 


Pasaje 1 de Mayo 715 Dpto. 2

San Miguel de Tucumán

FERROCARRILES ARGENTINOS

En muy sentidos comentarios, lectores de LA GACETA se lamentan por la desaparición de los ferrocarriles en la Argentina, crimen civil de lesa humanidad política. El caso es que el ferrocarril, como todo servicio, sigue a la producción y donde no hay producción significativa, como en la mayoría de los territorios alejados de la Pampa Húmeda, las vías no volverán por el solo voluntarismo ciudadano. Hacen falta medidas revolucionarias en el sentido de dar vuelta y cambiar lo que está mal, tomando decisiones y convertirlas en ley, en los recintos que construyó para ello la democracia: Cámara de Diputados y Cámara de Senadores de la Nación. Los votos están, si consideramos que una mayoría de legisladores representan a los pueblos golpeados por la incuria de rieles oxidados y estaciones convertidas en taperas. La ley debe contemplar exenciones impositivas y otorgar todas las facilidades que sean necesarias para la radicación de inversiones productivas en las “zonas de exclusión de pobreza” que nos duelen como Nación, de Bahía Blanca a Tierra del Fuego y del Norte de Córdoba y Santa Fe a Jujuy y Formosa. Si vuelven las inversiones, vuelve la gente, el ferrocarril y los demás servicios modernos. El puerto, Buenos Aires y sus cercanías mantienen esa deuda con los pueblos del interior, no de ahora, sino desde el Virreinato del Río de la Plata. Tal vez sea hora de que la paguen.

José Félix Risso

Belgrano 108

San Isidro de Lules

Para publicar en "Cartas al director" escribir a [email protected]

 

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios