Los cadetes se pusieron el disfraz de pacientes y se vacunaron con agua - LA GACETA Tucumán

Los cadetes se pusieron el disfraz de pacientes y se vacunaron con agua

22 Dic 2020 Por Juan Manuel Montero

Documento en mano y una previsión de una hora de su tiempo. Eso es lo que necesitará usted si es afortunado y está dentro del padrón de quienes recibirán las vacunas contra el coronavirus en el momento en que lleguen, algo que aún no está muy claro. Sin embargo, hasta que eso suceda en el Gobierno no quieren dejar librado nada al azar y por eso ayer, en el hospital modular construido al lado del Eva Perón en Banda del Río Salí, se realizó un simulacro en el que se pusieron a prueba las diferentes variantes y vicisitudes que podrían aparecer en el momento en el que la tan esperada vacunación comience.

PACIENTES. Catedes de primer año de la Policía esperan su turno para ingresar a la carpa de vacunación.

HOSPITAL MODULAR. Una profesional de la salud camina por el centro de atención montado para la emergencia sanitaria por el coronavirus.

El operativo comenzó puntual en la calle Jujuy al 1.350, donde está el depósito en el que el Sistema Provincial de Salud (Siprosa) almacenará las vacunas una que vez que lleguen. Desde ahí, controlado en milésimas, el camión refrigerado, escoltado por la Policía, demoró 22 minutos hasta traspasar el portón de entrada del hospital. En otros 10 minutos se bajaron las cajas con las ampollas y se las colocó en los freezers que, con una temperatura de menos 20 grados centígrados, mantendrán las vacunas hasta el momento de colocarlas.

CONTROL. Tres agentes sanitarios, vestidos con camisolines y protegidos con barbijos, vigilan la entrada al Hospital del Este.

PINCHAZO. En el módulo hospitalario, una enfermera le coloca una inyección de agua a uno de los cadetes.

Cada uno de estos equipos además tiene un timer, ya que se debe controlar el tiempo que pasa desde que se saca de allí la ampolla y se la coloca al paciente. No pueden ser más de 30 minutos. Luego el paciente responde un cuestionario y es vacunado.

El programa fue probado bajo la supervisión de la ministra Rossana Chahla, el secretario ejecutivo del Siprosa, Luis Medina Ruiz; el director general de Gestión Sanitaria, Miguel Ferré, ydel jefe de Inmunizaciones, Ricardo Cortez.

El personal sanitario utilizó como pacientes a cadetes del primer año de la Policía, quienes se colocaron almohadillas en los brazos para recibir el pinchazo de ampollas que contenían agua. Tras el procedimiento, cada uno debía esperar media hora por posibles efectos secundarios y luego quedaban liberados. Pasó una hora desde que cada uno ingresó y salió. Los funcionarios creen que se puede vacunar a cinco pacientes por enfermera en una hora.

TEMPERATURA. Una agente sanitaria verifica que un cadete no tenga fiebre. Detrás, un policía observa la escena.

PROVISIONES. Chalha observa cómo retiran y acomodan las ampollas con agua. Otros funcionarios controlan el operativo y toman notas.

La gran pregunta que quedó flotando y sin respuesta por falta de precisiones es cuándo llegarán las vacunas y el simulacro tornará en un escenario real. Y la otra cuestión que, por lo bajo, mantiene en guardia a los funcionarios es el número de dosis que llegarán. De las 600.000 que se esperaba en un primer momento, la cifra bajó drásticamente: en una primera etapa, no serían más de 5.000- Alcanzará sólo para vacunar a unos 2.500 miembros del Siprosa. El resto, para más adelante.

“No perder tiempo”: alerta de Costilla Campero

El vicepresidente de la Sociedad Argentina de Infectología, Gustavo Costilla Campero, afirmó a LG Play que la vacuna contra la covid-19 es necesaria y debe ser administrada. El médico explicó que actualmente todos los laboratorios que la están fabricando están autorizándola por una cuestión de emergencia y agilizando cada proceso: ‘’la idea es no perder tiempo’’.

Costilla Campero aclaró que si bien la vacuna Sputnik V, desarrollada por Rusia, fue la anunciada para arribar al país, todavía se discute el tema logístico: si dispondremos de ella y en qué cantidades.

En todo caso, la prioridad deberán ser las personas de mayor riesgo. Agregó también que la investigación no termina con la autorización de la vacuna solamente, sino que continúa luego de su aplicación con el estudio de su tolerancia y posibles reacciones adversas.

“Todos los virus cambian con el tiempo, incluso el del contagio que vino de China. Esa cepa ya mutó 40 veces’’, observó. Con respecto a la nueva cepa generada en Reino Unido, que llevó a confinar a más de 20 millones de personas y a generar nuevos miedos en el mundo, Costilla Campero explicó que la mutación es un cambio menor y muy común en las proteínas del virus, el cual hace que adquiera una propiedad distinta a la anterior.

“Además los especialistas dicen que se está investigando la posibilidad de un contagio de la nueva cepa en una persona que ya haya tenido la enfermedad, pero que hasta el momento no hay ninguna evidencia de que esta mutación responda de manera diferente a la vacuna. Es probable que sea más infectiva pero menos severa”, transmitió.
Mientras se esperan novedades de la disponibilidad de una vacuna y de su llegada a la provincia, el infectólogo recomendó: “nos tenemos que convencer de que va a ayudar a reducir la mortalidad y la hospitalización’’.

Comentarios