Una tucumana describió cómo se vive en Alemania la segunda ola de coronavirus

“Veo muchísimos policías en las calles", explicó Agustina Mejail.

16 Diciembre 2020

Agustina Mejail es una tucumana que reside en Munich, en Alemania, hace unos años. Ella, como muchos otros habitantes del país europeo, sobrelleva la segunda ola de contagios de coronavirus que obligó al gobierno local a tomar medidas más estrictas, como el cierre de comercios de rubros no esenciales. “Es lo más severo que estamos teniendo en este tiempo de pandemia. Al inicio del año se habían cerrado los negocios, pero por corto tiempo”, contó.

Mejail, en una charla con “BUEN DÍA”, describió cómo pasa sus días en medio de un clima de preocupación por la suba de la tasa de infecciones. “Ahora, desde las 9 de la noche hasta las 5 de la mañana no podemos estar fuera de nuestras casas. Sólo  se pude salir por trabajo y con un permiso firmado, sino tenemos que estar encerrados”, remarcó.

“Veo muchísimos policías en las calles. Eso no me había pasado antes, ni siquiera en la primera cuarentena. Están en todos los subtes; controlan el uso de las máscaras, que es obligatorio en lugares públicos, cosa que antes no era así. El Gobierno no dijo (por la prohibición) viajar o juntarse con personas. Hay que evitar contacto social lo máximo que se pueda, y en caso de reunión: en casas y un límite de cinco personas”, añadió, entre otras referencias a las medidas adoptadas por la administración de Ángela Merkel.  

Mejail se contagió en febrero de coronavirus y afirmó que todavía afronta secuelas en su cuerpo. "No recuperé el olfato (tras la recuperación). Desde el 14 de marzo no huelo nada. Me enviaron al neurólogo y me hicieron tomografías en la cabeza para entender esto, debido a que el virus destruye los nervios", señaló.

Comentarios