Lorenzetti denunció que se impugna a los árbitros - LA GACETA Tucumán

Lorenzetti denunció que se impugna a los árbitros

Después de que Cristina acusara a la Corte de dirigir el supuesto lawfare, Lorenzetti advirtió sobre la ausencia de consensos básicos.

14 Dic 2020
1

OTROS TIEMPOS. Lorenzetti y Cristina cuando ocupaban presidencias. TELAM

BUENOS AIRES.- Ricardo Lorenzetti alertó sobre el avance de la polarización sociopolítica y la posibilidad de que genere una crisis de todo el sistema. En una columna publicada en Infobae y titulada “El ocaso del consenso”, el juez de la Corte Suprema de la Nación advirtió: “el conflicto en general es bueno para motorizar el cambio, pero requiere bases estables. Es un partido que se juega entre dos equipos pero deben existir reglas y un árbitro. El problema es que que cada vez hay menos reglas consensuadas y se impugna a los árbitros”.

Las palabras del ex presidente de la Corte aparecieron apenas tres días después de que lo hiciera la acusación de Cristina Kirchner contra el Tribunal Supremo. El jueves, la vicepresidenta compartió en sus redes sociales un extenso texto en que denunció una articulación mediático-judicial para perseguir y encarcelar a los miembros de su partido. “Representado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, la actuación del Poder Judicial no hizo más que confirmar que fue desde allí desde donde se encabezó y dirigió el proceso de lawfare”, escribió la ex presidenta.

¿Quién es el juez?

Aunque, según reveló Infobae, en principio los jueces supremos decidieron evitar refriegas para mantener el diálogo con Alberto Fernández, Lorenzetti consideró en su texto que la polarización no motiva un debate sobre los argumentos de alguien, sino un análisis de quién es, con quién está vinculado y cuáles son sus características. “Es un procedimiento común respecto de las sentencias judiciales: ¿quién es el juez?, ¿quién lo nombró?, ¿con quién está vinculado? Esta información suele ser más importante que lo que escribió en la sentencia”, observó el magistrado.

En su publicación, Cristina criticó los nombramientos de Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, a quienes Mauricio Macri promovió por decreto de necesidad y urgencia. Utilizó el procedimiento que mencionó Lorenzetti para descalificar a Rosenkrantz: “uno de los dueños del estudio jurídico cuya cartera de clientes está conformada por los principales grupos empresarios argentinos y extranjeros en el país fue designado presidente de la Corte Suprema Justicia de la Nación. No se recuerda algo semejante en la historia del Poder Judicial”.

En todo caso, Lorenzetti evitó mencionar las palabras de la vicepresidenta y enumeró otras técnicas de polarización además de la descalificación. Por ejemplo, cuestionó que los debates se transformen pronto en choques de posiciones. “Esto ocurre porque las opiniones no surgen del tema, sino antes -explicó-. Hay una formación previa y se juzga de modo similar en todos los temas. Por eso se pregunta primero quién es el que opina, y luego se sabe qué va a responder en toda una serie de cuestiones”.

Falta de acuerdos

Entre otras causas de la polarización actual, el magistrado advirtió que internet promueve fuertemente las opiniones extremas. “Los registros de lo que cada persona hace en la web permiten crear un perfil que envía noticias, páginas, películas, ofertas de temas similares a los que ya se han leído. Se crea una cámara de eco en la que un individuo se aísla en una idea cerrada y confortable. Cuando alguien piensa distinto, se genera una guerra de posiciones”, lamentó.

Así, el juez razonó que esta y otras circunstancias llevan a la polarización, que a su vez produce parálisis en las decisiones por la falta de acuerdos básicos. Para él, este es un problema muy serio, que es necesario enfrentar para que el futuro sea aceptable para las futuras generaciones: “las instituciones deben promover el roce entre visiones diferentes, un aumento de la flexibilidad de las partes y un incremento de las opciones de solución”.

Por fin, Lorenzetti transmitió que el pluralismo y la diversidad constituyen hechos incontrastables. “Por ello -concluyó- es necesario arribar a un consenso entrecruzado, que si bien no será lo que cada uno desea, permitirá en cambio lo que todos desean, es decir, una sociedad ordenada en base a un criterio más realista de justicia, cuyos conflictos puedan ser administrados y no generen una crisis de todo el sistema”.

Comentarios