Frenan el brote del hogar San José y sigue en el San Alberto - LA GACETA Tucumán

Frenan el brote del hogar San José y sigue en el San Alberto

Se tomaron todas las medidas pero los contagios se habrían originado a partir de empleados infectados asintomáticos.

09 Dic 2020 Por Magena Valentié
1

HOGAR SAN ALBERTO. Los residentes contagiados se encuentran aislados y a cargo de un equipo médico. LA GACETA / FOTO DE ANTONIO FERRONI

“En España el 70% de los fallecimientos por coronavirus se produjeron en geriátricos”, recuerda el director ejecutivo del Siprosa, Luis Medina Ruiz, para destacar la altísima vulnerabilidad de la población de los hogares frente al SARS-CoV-2. En Tucumán hubo tres brotes de coronavirus en residencias con más de 50 ancianos: la primera fue en septiembre, en el Cottolengo Don Orione, donde murieron cinco residentes por covid; el segundo, en noviembre, en el hogar San José, con un fallecimiento (aunque esa institución reporta dos por esa causa), y el tercero, el sábado, en hogar San Alberto, donde hasta ayer había dos decesos.

En todos los casos las infecciones fueron masivas, con víctimas fatales, pero también con aprendizajes médicos sanitarios que hacen reaccionar cada vez más rápido al sistema de salud, por lo que, cada vez, hay menos víctimas fatales.

El doctor Ruiz Medina explica que las personas mayores tienen la particularidad de que al sacarlas de su entorno cotidiano, es decir, de la residencia donde viven, para internarlas en un hospital, a menudo hacen episodios de confusión. Sufren mucho las internaciones que les provocan trastornos neurológicos o psiquiátricos. Por esta razón y por la cantidad de contagios que se producen en un mismo lugar, se optó por montar un hospital modular en los hogares donde hubo brotes de coronavirus, como se hizo en el Pequeño Cottolengo Don Orione y en el hogar San José. Los resultados han sido muy buenos porque se logró frenar contagios, atender a los pacientes con más prontitud y no complicar la situación del paciente. “No tenemos más casos positivos desde hace tres semanas y media en el hogar San José. Los 55 residentes están bajo tratamiento preventivo”, señala el médico, satisfecho con la labor. “En muchas ocasiones se activó el protocolo pero se controló la situación gracias a los equipos de salud”, añadió.

Situación en San Alberto

Hoy el campo de batalla contra el virus es el hogar San Alberto, de Tafí Viejo. Apenas se detectó un caso sospechoso el viernes se activó el protocolo. Personal de Ministerio de Salud efectuó hisopados a residentes y personal del hogar y ayer se conocieron los resultados: 30 adultos mayores obtuvieron resultado “detectable” (la nueva denominación de positivo) y 21, no detectable. Al personal se le realizaron dos hisopados nasofaríngeos, uno el viernes y otro el lunes. En seis empleados se detectó el virus mientras que en 81, el resultado fue “no detectable”.

De los 30 casos covid-19, cuatro fueron internados, uno falleció y otro, que estaba aislado y asintomático, tuvo una muerte súbita, dijo Medina Ruiz.

Los residentes positivos se encuentran aislados en un área especial atendida por personal específico explicó la directora de la institución, Carla Sánchez. “Trabajamos en equipos integrados por médicos, auxiliares geriátricos, enfermeros y trabajadores sociales. Lo hacemos en forma coordinada con los ministerios de Salud y Desarrollo Social, de donde depende nuestra institución”, agregó.

La directora se mostró conmocionada por la situación. “Desde el día uno que venimos llevando los protocolos y en casi 10 meses no tuvimos ningún tipo de infección. No sabemos de dónde pudo salir el contagio. Es un virus que está en la comunidad y últimamente se han hecho muchas aperturas en la provincia. A pesar de los controles exhaustivos al personal (toma de temperatura, cambio de EPP) siempre hay un margen de error. Puede haber sido un caso asintomático del personal que trabaja con nosotros que haya filtrado el virus”, explicó la directora.

Las estrategias de Salud: cómo se actúa en geriátricos de Tucumán

El Ministerio de Salud de Tucumán diseñó estrategias para evitar la alta mortalidad que se vio en geriátricos de Europa. Para ello se prohibieron las visitas, se protocolizaron los cuidados del personal, se hicieron testeos preventivos, y ante el primer caso sospechoso se activó un protocolo para aislar al sintomático, testear la población y al personal y dar una respuesta rápida. Se separaron sintomáticos de no sintomáticos y se siguieron los testeos  con médicos centinelas.

Comentarios