San Martín se dio un mimo luego de múltiples golpes - LA GACETA Tucumán

San Martín se dio un mimo luego de múltiples golpes

Tras nueve meses en los que las pálidas fueron una constante, el “Santo” volvió a sonreír.

08 Dic 2020 Por Marcelo Androetto
1

“Es hora de dar vuelta la página”, exhorta Sergio Gómez. “No existe el ‘borrón y cuenta nueva’”, asegura Favio Orsi. La diferencia de matices entre los integrantes de la dupla técnica sirve para graficar la encrucijada que vive San Martín, la dificultad para superar el trauma que le infligieron la pandemia y la AFA, y la necesidad de enfocarse solo en el presente para ver si la gloria del ascenso llega por el camino alternativo de esta polémica Primera B Nacional Parte II.

El gol de Ramiro Costa (o del arquero local Sebastián Giovini) se tradujo en victoria 1-0 a domicilio sobre Defensores de Belgrano. Pero sobre todo fue un bálsamo para los estigmas del “Santo”, los que arrastra desde que Claudio Tapia decidió que poco y nada contaba la tabla del certamen disputado hasta mediados de marzo, las heridas que profundizó la derrota ante Tigre en La Ciudadela en el nuevo debut.

Pasaron nueve meses y cuatro días entre el cabezazo goleador del “9” y el antecedente más cercano de un festejo albirrojo, aquel tanto de Emiliano Amor en la victoria frente a Riestra, el 2 de marzo. Después llegaron tres derrotas oficiales consecutivas, todas por la mínima diferencia y sin inflar la red del adversario.

¿Significa esta victoria la posibilidad de un nuevo comienzo para el golpeado San Martín? ¿Tienen con qué ilusionarse los hinchas? ¿Volverá a liderar su zona con aspiraciones serias de disputar la final por el primer ascenso?

Gómez no duda a la hora de responder el primer interrogante: “Es difícil olvidar toda la injusticia que pasó con el club, pero es hora de dar vuelta la página; quisimos hacerlo con Tigre, no pudimos. Sabemos que este es un torneo nuevo y que hay que ir a ganar a todas las canchas”.

“Es un puntapié inicial para los que se quedaron y para los nuevos”, agregó el entrenador tras la ajustada victoria sobre el “Dragón”, que antes del “parate” por la pandemia se había erigido en el perseguidor más inmediato del equipo tucumano. Por esto y por otras razones, fue que Orsi cotizó en valor oro los tres puntos.

“Los jugadores hicieron lo que les pedimos, un partido inteligente. Es una cancha con características particulares. Para mí Defensores, de visitante, es uno de los partidos más difíciles de la categoría… Es como ir a ver una obra de teatro que tiene 20 años de cartel y todos los actores se conocen de memoria y saben a lo que juegan. Era un partido para contrarrestar el juego de ellos, por suerte pudimos ganar”, afirmó Orsi sin escatimar en metáforas.

Antes de abordar el micro que los sacaría del estadio de “Defe” en el barrio de Núñez y los llevaría a un hotel del microcentro porteño, los jugadores del “Santo”, como suele suceder a la hora de las victorias se prodigaron generosamente ante los periodistas -con barbijos y distanciamiento- que los esperaban sobre la vereda de avenida Libertador, a unas diez cuadras del vecino estadio Monumental.

“En lo personal me voy feliz por volver a tener un partido como este”, resumió Ignacio Arce, capitán y figura. “Había que aprovechar las ocasiones y jugar muy concentrados todo el partido, y logramos las dos cosas”, destacó Matías Fissore.

Y Costa, dispuesto a discutirle “a morir” al árbitro Pablo Dóvalo que el gol fue de su autoría y no del portero local en contra, reconoció: “Fue un partido por demás complicado, muy friccionado, con muchas pelotas aéreas, pero empezamos a sumar, que es lo más importante”. Y añadió: “Hicimos un gran trabajo, estamos contentos por el triunfo, hay que seguir por este camino y de a poco empezaremos a recuperar lo que perdimos”.

El goleador admite que habrá que mejorar en cuanto a la generación de juego (“estar más tranquilos a la hora de manejar la pelota”). Más allá de ello, derrocha optimismo: “Necesitábamos ganar porque acá son pocas fechas. Nos volvimos a encaminar. El fin de semana tenemos otro partido complicado con Rafaela, pero lo bueno es que ganando dos o tres seguidos te metés ahí arriba, de nuevo en la pelea”.

San Martín logró un triunfo clave, ante un rival complicado, en el momento justo. Luego de miles de contra, el equipo volvió a ganar y lo hizo en un duelo que semejaba ser una final. Ahora está de pie, listo para intentar recuperar en la cancha lo que la pandemia y unas “manos negras” le quitaron.

Comentarios