La estrategia de Néstor que Alberto quiere suspender - LA GACETA Tucumán

La estrategia de Néstor que Alberto quiere suspender

Berensztein alerta de que el Presidente querrá matar dos pájaros de un tiro: aglutinar al PJ y restarle fuerza relativa a la oposición.

05 Dic 2020
1

Esta semana se cumplieron 11 años desde que el Congreso convirtió en ley las PASO (Democratización de la Representación Política, la Transparencia y la Equidad Electoral), el sistema que ideó en 2009 Néstor Kirchner tras perder las legislativas en Buenos Aires frente al empresario Francisco de Narváez. Sergio Berensztein, analista político, recuerda que aquel régimen se armó con el fin de que los gobernadores y los intendentes muestren, con antelación, las cartas con las que pretenden llegar a las elecciones y evitar sorpresas.

En la práctica, dice a LA GACETA, la intención fue establecer qué cantidad de votos pueden llegar a captarse y cuál puede ser la fortaleza electoral de una gestión. “El riesgo siempre está latente: que en las legislativas saques menos votos que en las presidenciales. Esto pasa siempre y, según mis cálculos, entre la primera elección y la de medio turno se pierden entre un 15% y un 17% de los sufragios”, explica Berensztein. Mauricio Macri ha padecido los efectos de las PASO cuando el resultado de esas internas terminó condicionando el resto de la gestión de su gobierno hasta las elecciones generales. “Ahora, creo que esta propuesta que están impulsando los gobernadores, le permitirá al Presidente y a su administración matar dos pájaros de un tiro: no tenés la necesidad de pensar que la dirigencia puede ir por fuera porque existe el Frente de Todos y, a la vez, no darle a la oposición una eventual fortaleza relativa que se capitalice si es que logran un buen resultado en las urnas”, afirma el politólogo.

Entre la dirigencia de Juntos por el Cambio hay resistencia respecto de la estrategia que está montando el Frente de Todos. Según los opositores, el Gobierno nacional quiere suspender las PASO porque para agosto del año que viene no tendrá “nada bueno para mostrar” y en términos electorales le conviene más ir directo al turno en octubre.

Comentarios