Animales que fueron “tapa” en la historia - LA GACETA Tucumán

Animales que fueron “tapa” en la historia

No sólo los humanos se vuelven famosos. Anécdotas con un toque de ciencia, guerra y turismo.

05 Dic 2020 Por Guadalupe Norte
1

MÁS CELEBRIDADES. El pulpo Paul se hizo conocido, en 2010, por “adivinar” los resultados y equipos ganadores del Mundial de Fútbol de Sudáfrica.

En los grandes libros e investigaciones históricas, los animales han sido (por mera cosmovisión) muchas veces reducidos al decorado que ambienta los cambios socioculturales que libramos en distintas épocas.

También, la ficción los ha utilizado para asustar o enseñar (en leyendas, mitos, cuentos, etcétera) ciertos dogmas. A medio camino, están aquellos que han sabido perpetuar su nombre en el tiempo gracias a un encanto innato o por verdaderas hazañas.

Aunque hoy sean consideradas una plaga urbana, durante la Primera Guerra Mundial las palomas fueron un medio de comunicación efectivo para enviar mensajes que no pudieran ser detectados. Entre las más famosas de ese periodo figura Cher Ami (querido amigo, en francés).

El ave perteneció al ejército de Estados Unidos y -en octubre de 1918- cumplió un rol peculiar en la Campaña de Meuse-Argonne (llevada a cabo en Francia).

En esa fecha, más de 400 soldados estadounidenses fueron aislados en un bosque por las fuerzas alemanas. No obstante, hubo una fracción que logró sobrevivir y pidió ayuda mediante palomas mensajeras.

Al tercer intento de rescate le tocó el turno a Cher Ami. Y, pese a que le dispararon, el ave voló hasta su palomar con una pata y un ala quebradas. Gracias a su rapidez, 194 soldados del Batallón Perdido de la División 77 siguieron con vida.

Luego del episodio, los médicos crearon una prótesis de madera para Cher Ami y se ganó una medalla conmemorativa por su valor en combate. En total, este pájaro entregó 200 mensajes encriptados durante la contienda.

Desde que falleció su cuerpo permanece embalsamado en el Museo de Historia Americana (Washington). Además, su peripecia es retratada en un documental de National Geographic y una película infantil homónima.

Clonaciones

Los primeros animales clonados aparecieron entre 1952 y 1984 (con ranas y, después, corderos). Aún así, existe un animal que supera en la cultura general estos antecedentes: la oveja Dolly. Ella fue el primer mamífero creado a partir de la transferencia nuclear de una célula adulta. Dolly nació el cinco de julio de 1996, y vivió durante seis años en el Instituto Roslin (Edimburgo).

Su fama trascendió al nicho de la ciencia y participó como invitada especial en ferias internacionales de ganadería y recaudaciones de fondos estatales.

“El nombre original de este animal doméstico fue 6LL3 y se cambió para simplificar la denominación. El apodo es en tributo Dolly Parton, siendo que la oveja nació de una célula mamaria y la cantante de country era famosa en los 90”, amplifica el historiador Michel Pastoureau en su libro “Animales célebres: del caballo de Troya a la oveja Dolly”.

Con fotos sin retocar, el animal apareció en 700 tapas de revistas y diarios. Sumado a que el Museo Real de Escocia creó un mini videojuego en su honor.

Por lo que respecta a su vida privada, Dolly tuvo seis crías (quienes aparecieron en calendarios y en desfiles de moda). A sus cinco años, la oveja desarrolló artritis y, pese a seguir un tratamiento, debió ser sacrificada (en 2003) por una enfermedad pulmonar progresiva.

Ladridos en Malvinas

En lo que duró la Guerra de Malvinas nuestro país tuvo una división canina (compuesta por 18 perros) que sirvió durante el combate.

Entre los acompañantes de cuatro patas estuvo Xuavia. En la noche del 13 de junio y tras un intenso bombardeo británico, la ovejero alemán se separó del grupo de militares que volvía a Puerto Argentino.

A las horas, unos enfermeros la encontraron dándole calor a un soldado herido y gracias a su protección evitó morir de hipotermia. El soldado sobrevivió y ese mismo día, Xuavia dio a luz a varios cachorros.

Otro perro en cruzar la línea bélica fue Vogel: un ovejero alemán de lustroso pelo gris. Él combatió junto al batallón BIM5 y al irse de este mundo sus restos se enterraron en lo que sería un monumento dedicado a la colaboración canina durante los hechos de 1982.

Vogel también cuenta con una estatua en Río Grande (dentro de las instalaciones del Monumento a los Héroes de Malvinas).

En la lista de cuadrúpedos conscriptos figura por igual Tom (su nombre es la abreviación de Teatro de Operaciones Malvinas). Pese a no estar entrenado, sirvió junto al cabo primero Omar Alberto Liborio (del grupo 101 de Artillería).

Aún sin identificar el lugar de su desaparición, este perro tiene un monumento en Ascensión (Buenos Aires); con un casco y una cruz al lado del rezo “para un buen amigo”.

Temas

Tucumán
Comentarios