Presentan "Seres Deseantes", un libro que recrea las historias de la Orquesta Escuela Municipal de Yerba Buena - LA GACETA Tucumán

Presentan "Seres Deseantes", un libro que recrea las historias de la Orquesta Escuela Municipal de Yerba Buena

El evento se realizará de manera presencial, desde las 18, en la escuela Petrona Campero de Ademi (Abejitas).

04 Dic 2020
2

LA AUTORA. Solana Colombres incursionó en el periodismo como free lance.

Esta tarde se llevará a cabo la presentación del libro "Seres Deseantes", en Yerba Buena. La exposición estará a cargo del periodista Federico Türpe y contará con la presencia de su autora, Solana María Colombres. Se sumarán, además, la Orquesta Municipal junto a su director, Marcelo Ruiz.

De acuerdo a lo informado, el evento se realizará de manera presencial, desde las 18, en la escuela Petrona Campero de Ademi (Abejitas). 

Durante la presentación se cumplirán con todos los protocolos de distanciamiento social y el uso del barbijo obligatorio.

Seres deseantes bucea “en los movimientos, silencios y contrapuntos armonizados por la batuta de Ruiz, creador y director de siete orquestas de las cuales dos, Abejitas y San José, son relatadas en estas páginas. 

“La médula de estas crónicas musicales son los niños y jóvenes; están también todos aquellos que rodean a la orquesta con denuedo y que hacen posible su organicidad: los gestores. Los del barrio, la escuela y los que trabajan en silencio desde la Municipalidad de Yerba Buena pero también todos aquellos que con buena voluntad colaboran discretamente en lo que haya que aportar que puede ser la titánica tarea de ocuparse de la provisión de violines o el modesto, pero tan significativo quehacer, de desplegar un atril sobre un escenario”, explicó a LA GACETA Solana María Colombres, profesora de Francés que obtuvo una maestría de Literatura Comparada en París.

“Hay que verlos, llenando con el vigor de su música joven espacios que antes creían vedados. Hay que verlos, los ojos encendidos, dejándose abrazar por los aplausos de los auditorios. Y cuando la música deja de tocar y los familiares orgullosos los rodean mientras los cubren de selfies, hay que ver sus expresiones de ‘el esfuerzo valió la pena’. Oírlos conjugar el futuro como peces en el agua es una delicia: ‘cuando sea grande voy a tocar en Viena…’, dicen cuando sueñan con los ojos abiertos. Y tienen razón porque no hay techo, sobre todo cuando toda la trama de niños y jóvenes, de sus padres y maestros pero también de los gestores culturales se pone en marcha en pos de un mismo sueño”, comenta con inflamado entusiasmo Colombres.

Temas

Yerba Buena
Comentarios