Una tucumana vende alfajores en España: esta es su historia - LA GACETA Tucumán

Una tucumana vende alfajores en España: esta es su historia

Luciana Saade tiene 28 años y comenzó su emprendimiento en medio de la pandemia.

03 Dic 2020
1

EMPRENDEDORA. Luciana está próxima a cumplir un año con su pastelería. FOTO TOMADA DE INSTAGRAM.COM/COCOMAD

Se fue a España para estudiar y, gracias a sus amigos españoles, tomó la decisión de vender alfajores, un miniemprendimiento que, contra todos sus pronósticos, se potenció durante la pandemia. Ésta es la historia de la tucumana Luciana Saade, que a los 28 años cocina, hornea, despacha y maneja las redes sociales de CocoMad, su pastelería argentina que ahora ofrece empanadas tucumanas. 

Licenciada en Comunicación Social, Saade se fue a Estados Unidos, en donde fue pasante de la CNN Español. Dos años más tarde, cruzó el charco para estudiar Comunicación Política en la Universidad Alcalá de Henares. 

Según le contó a LANACION.com, sus compañeros fueron los primeros en probar sus alfajores. "Les encantaba y empezaron a decirme 'vendenos a nosotros'. Así, un poco por casualidad, nació mi emprendimiento. Me entusiasmaron, hice muestras de alfajores, se los hacía probar, les preguntaba si pagarían y cuánto por ese producto. Fue como un pequeño estudio de mercado", comenzó su relato.

Buscando paladares españoles y lejos de los turistas, eligió el barrio madrileño de Guindalera y, a pocas cuadras de la plaza de toros de Las Ventas, abrió su local de 16 m2, el 30 de diciembre del año pasado. Al principio vendía entre 10 y 15 docenas semanales y ahora prepara al menos 50. 

Para que sus productos sean distintos, importa dulce de leche desde Argentina y entre sus variedades ofrece los tradicionales de maicena, los marplatenses bañados en chocolate, coco y avena, para los que buscan alternativas más saludables.

A los 70 días que iniciado su proyecto, la pandemia por coronavirus la llevó a pensar cómo subsistir. Potenciando las redes sociales y habiendo fidelizado a una pequeña clientela, comenzó a ofrecer sus productos con envío a domicilio. 

"Fue muy duro; a enero los españoles le dicen 'la cuesta' porque la gente gastó para las fiestas y ese mes empiezan las rebajas y va todo a ropa. Cuando empezó a mejorar el panorama, llegó la cuarentena. Se cerró todo", explicó la tucumana, que siguió para adelante.

Mientras planea toda una línea de productos regionales del norte argentino, puso todo su empeño en celebrar el primer año con paquete navideños y amplió su menú con pastafrolas, bizcochos y tortas. Todas con el sello del paladar argentino. Ah, las últimas apariciones estelares fueron las empanadas de entraña cortada a cuchillo, otro de los productos que promete convertirse en un hit dentro de CocoMad. 

Comentarios