Tatuajes: un plan que deja algo más que marcas en la piel - LA GACETA Tucumán

Tatuajes: un plan que deja algo más que marcas en la piel

02 Dic 2020
3

EQUIPAMIENTO. Los tatuadores trabajan con todas las medidas de seguridad, máquinas y tintas de primeras marcas.

¡Cuántas cosas modificó la pandemia! Dentro del campo de juego de cualquier estadio del país todo es distinto. Afuera de las canchas también hubo otros cambios. Nada fue igual por la zona del Monumental “José Fierro” cuando Atlético recibió a Arsenal.

No hubo necesidad de cortar calles antes de llegar al estadio, tampoco hubo aroma a choripán y mucho menos gente en los alrededores. Las veredas estaban despejadas. Una en particular, la de calle 25 de Mayo justo frente al portón secundario del estadio, tenía algo distinto en esta “nueva normalidad” futbolística. “Lleváte un tattoo con los colores de tu pasión”, fue la propuesta a un costo de $500 que se exhibía en el pizarrón. En el 1.360 de la conocida calle funciona la “Biblioteca Popular General Manuel Belgrano”. La vereda suele estar repleta de motos o personas cuando juega el “Deca”, pero ahora pasó todo lo contrario y lo más llamativo fue el pizarrón. Desde hace poco, está el salón de tatuajes de Martín Govetto y Juan Fernández.

EN LA VEREDA. Martín junto a la pizarrón que está en la portón de la biblioteca.

“Es el primer día que ponemos el pizarrón”, contó Martín. Todo se genera sobre la marcha en este contexto pandémico y fue en el tercer partido que el “Decano” tuvo de local que se les ocurrió la idea. Sólo queda un juego más para Atlético en la fase clasificatoria, y será de visitante. Luego viene la ronda Campeonato. Lo que proponen los tatuadores, ante las restricciones de ir a la cancha, puede ser interesante de considerar. “El que venga a tatuarse estará en la comodidad del local. Podrá ver el partido, quizás escuchará cuando se griten los goles y se hará algo con los colores del equipo que le gusta”, contó Fernández.

“Capaz que cuando se está tatuando, Atlético está jugando un partido histórico. Le gana a Arsenal 6-0, por ejemplo, y me decís: ‘tatuáme la fecha de hoy’”, agregó Fernández a modo de sugerencia en la previa del partido. No fue goleada ante los de Sarandí, pero sí un triunfo tan emocionante que merecía un tatuaje.

ARTISTAS DE LA PIEL. Juan (de pie) y Martín son los tatuadores.

“Hay también diseños predeterminados, como el escudo y además cada uno puede traer el que quiera”, aportó Govetto. ¿Hasta dónde se animan? “Siempre está lo básico, pero si querés tatuarte el Monumental con la silueta de ‘El Pulguita’, lo hacemos, no hay drama”, dijo con seguridad Fernández.

La confianza del tatuador deja volar la imaginación del hincha. La ilusión podría volverse realidad en la propia piel. Por qué no, pensar en un diseño de la estupenda foto de Mauro Amato gritando el gol del triunfo ante San Martín, en La Ciudadela, en 1999, u otro con el simpático festejo a modo de pistolero que hacía Claudio “Capé” Sarría al marcar un gol.

Claro está, trabajos como esos requieren más tiempo que el que se necesita para los tatuajes del día de un partido. “Es como un tattoo express”, definió Juan. La medida estándar es de cinco por cinco centímetros y se tarda entre 30 y 40 minutos en tatuar. “Medida y precio para que esté al alcance de todos”, destacó Martín. “Sabemos que la gente pasa por el estadio en los días previos; pueden ir pidiendo los diseños”, agregó.

Tattoo, ver el partido a metros de donde se juega y ponerse la pasión en la piel puede ser un plan que deje marca en el pueblo “decano”.

Comentarios