Una casa funcionaba como un “polirrubro” del delito - LA GACETA Tucumán

Una casa funcionaba como un “polirrubro” del delito

Fueron a buscar el fruto de un botín, pero encontraron un centro de acopio de drogas. Secuestraron 40 kilos de marihuana. La investigación.

29 Nov 2020 Por Gustavo Rodríguez
2

BIEN ARMADOS. El barrio 24 de Septiembre se llenó de policías luego de que se secuestrara la droga.

Una vivienda común del barrio 24 de Septiembre era una especie de “polirrubro” del delito. Los investigadores de la división Robos y Hurtos llegaron hasta ese lugar con la certeza de que sus dueños se podrían haber dedicado a la compra de artículos robados. Pero en un allanamiento realizado ayer, descubrieron que en ese domicilio se acopiaba droga de un tercero. En el procedimiento encontraron 40 kilos de marihuana y más de 300 gramos de cocaína.

Esta historia comenzó a escribirse el 3 de noviembre. Una pareja ingresó a un local comercial ubicado en Corrientes al 200 y, luego de amenazar con un arma de fuego a la víctima, le llevaron una computadora, dos celulares y $ 200. Un equipo dirigido por el oficial Alberto Morales comenzó a investigar el caso. Identificaron a una tal “Naty” como la posible autora del asalto.

Luego sumaron indicios de que la sospechosa podría haber concurrido a ese domicilio del barrio 24 de Septiembre para vender el botín. Enterado de la situación, el fiscal de la Unidad Fiscal de Robos II Pedro Gallo consiguió que una autorización para hacer el allanamiento. Los hombres de Robos y Hurtos, al mando de los comisarios Ariel Galván, Ernesto Soria y Jorge Dib, se presentaron en el lugar. No encontraron los elementos que fueron a buscar, pero si encontraron esa importante cantidad de droga, balanza de precisión y material para envolver la sustancia.

Sospechas

El hallazgo movilizó a todo el área de Seguridad. Al enterarse de la cantidad del secuestro, en el lugar se presentaron el ministro Claudio Maley, el secretario de Lucha contra el Narcotráfico Carlos Driollet, el jefe de Policía Manuel Bernachi y el subjefe, Rolando Gómez.

UN GOLPE. El valor de la droga secuestrada alcanzaría los $ 6 millones.

Lo que se había iniciado como una medida judicial de rutina, se transformó en un hervidero de policías. “De a poco fueron llegando efectivos a toda velocidad. Nos asustamos cuando comenzó a llegar gente armada hasta los dientes”, explicó Luciana Jiménez, una vecina que siguió de cerca el procedimiento. “Al descubrir la importancia del secuestro decidimos pedir refuerzos”, indicó una fuente.

En nuestra provincia, el kilo de marihuana tiene un valor de $ 150.000, por lo que la carga incautada tiene un costo aproximado de $ 6 millones. Vendiéndola en la calle en dosis de 25 gramos cada con una cotización de $ 4.500 cada una, el vendedor puede llegar a sumar más de $ 7,2 millones.

“Estamos sorprendidos y complacidos por los resultado de este procedimiento. Si bien es cierto que los investigadores buscaban otra cosa, lo más importante es que se sacó una importante cantidad de droga de la calle”, explicó Bernachi.

Dib, director de la ex Brigada agregó: “la pesquisa comenzó con un robo y tuvo esta derivación. Ahora se seguirán analizando que hay detrás de este importante secuestro”.

Los investigadores sospechan que en esa casa funcionaba como centro de acopio, es decir, una organización le dejaban la droga para que se la cuidaran. “Al parecer, según la información que se recolectó de los vecinos, podrían haber recibido hasta $ 2.500 para ocultar la marihuana y la cocaína. Está claro que ellos no eran los dueños”, indicó una fuente policial.

En el allanamiento, los policías también encontraron las conservadoras que usan las empresas de delivery para hacer sus pedidos. Sospechan entonces que, después de recibir órdenes de los dueños de la droga la distribuían en los distintos barrios simulando ser cadetes para no levantar sospechas.

La Justicia Federal, que ordenó la aprehensión de los dueños de casa, ahora deberá investigar quién es el dueño de la droga. Se sospecha que podrían ser de un grupo que nació en la zona de El Colmenar y que recientemente se dividió en dos partes. Una de ellas habría estado actuando en diferentes barrios del sur de la ciudad.

Comentarios