Coronavirus: “tenemos que cambiar una serie de hábitos” - LA GACETA Tucumán

Coronavirus: “tenemos que cambiar una serie de hábitos”

El sociólogo Daniel Fierstein asegura que "no podemos relajarnos con la noticia de la llegada de una vacuna". Las reuniones para las fiestas.

24 Nov 2020 Por Juan Manuel Montero
1

NUEVOS HÁBITOS. Fierstein asegura que tenemos que aprender a vivir con el barbijo puesto y distanciados. la gaceta / foto de antonio ferroni (archivo)

“Los que decidieron ignorar esta pandemia son los responsables del nivel de muerte que tenemos y los que nos hemos cuidado logramos que el número fuera menor al que podría haber sido. El responsable cuida al irresponsable y el irresponsable nos perjudica a todos”. Daniel Fierstein es sociólogo y estudia sobre temas como los que él llama “fenómenos genocidas”. “Tiene que ver con la dificultad de establecer una realidad radicalmente diferente que pone en peligro nuestra vida y la de nuestros seres queridos. Ante este tipo de situaciones, genocidios, guerras, desastres naturales o pandemias, existe una respuesta psíquica muy común: la tendencia a negar la situación. Es decir, dejamos que la gente intente pensar que estas situaciones peligrosas no existen, como si eso pudiera prevenir el sufrimiento que nos causan”, explica desde el otro lado de la línea, en Buenos Aires.

En diálogo con LA GACETA. Fierstein hizo referencia por ejemplo a lo que el experto Roberto Etchenique, investigador del Instituto de Química Física de los Materiales, Ambiente y Energía, que depende de la UBA y el Conicet, explicó a nuestro diario el 20 de octubre en lo que ellos llaman “inmunidad del cagazo” (sic). “Para alguien en estado de negación, decirle que vamos mejor, que abrimos actividades y que no habrá colapso es el mejor modo de lograr que ratifiquen la negación. No creo que nadie quiera que mueran argentinos. No sirve echarle la culpa a un político, al otro o a la población. Simplemente no estamos comprendiendo lo que pasa, cuanto menos a nivel de los comportamientos sociales”, sostuvo Fierstein.

El diálogo fue como sigue:

Usted dice que hay que cambiar hábitos. ¿A qué se refiere?

- Necesitamos entender que hasta que llegue la vacuna, que esté efectiva en grandes números de pacientes, tenemos que cambiar una serie de hábitos. No es algo momentáneo, y tampoco significa que no tenemos que vivir más. Aprender las cosas de otra manera. Ante una primera baja de casos nos estamos relajando. Si la población cree que por tener una vacuna en el horizonte esto ya se terminó vamos a tener una segunda ola demasiado complicada. Uno puede descubrir la gracia de las costumbres nuevas. Hay que espaciar las reuniones. Juntarse tres veces con cuatro personas en vez de siempre una con doce. Los ambientes cerrados hacen al virus muy peligroso. Tenemos que tener como una necesidad el uso del barbijo, la distancia social, el lavado de manos, los cuidados personales. No se piden cosas tremendas ni que nos modifiquen la vida para siempre. Cosas simples que ya venimos haciendo desde marzo.

¿Cómo avizora usted el 2021?

- Creo que esta situación va a comenzar a volver a la normalidad. Seguramente van a estar finalizadas las vacunas y vamos a conocer qué nivel de efectividad van a tener, cuál va a ser el efecto. Todo esto igual va a llevar tiempo, pero por eso es importante incorporar nuevas modalidades de nuestra vida.

Todos nos preguntamos cómo pasaremos las fiestas de fin de año...

- Aunque todavía falte algo de tiempo, creo que hay dos posibilidades. Si estuviéramos dispuestos a instalar aislamientos preventivos, es decir, los 10 días anteriores todos adentro, podríamos pasar unas fiestas con normalidad, pero no creo que estén dadas las condiciones para eso. Por lo tanto entiendo que será importante contar con núcleos más pequeños, siempre al exterior, con distancia y barbijo. Ya se sabe que el mayor foco de contagio es cuando se junta mucha gente, compartiendo mucho el aire común. Si queremos una reunión más masiva habrá que aceptar una cerrada previa total, pero como estamos lo veo muy complicado. La gente hoy ya está yendo a fiestas clandestinas en muchos lugares y eso sin dudas contribuye con los contagios.

¿Cómo analiza usted la situación actual de la pandemia?

- Vemos que en muchos lugares del mundo se van contagiando los que no tienen cuidados. Entonces esa inmunidad se va dando más rápido, pero la condición es que sigan circulando los mismos, lo cual es muy injusto. El que se cuidó de alguna manera durante todo este tiempo cuidó a los que salían. Si el que se cuidó se relaja el número de personas en la calle es mayor y por ende los contagios. Es el riesgo de cuando empieza a bajar la curva de casos. El problema es entender que esta baja tiene que ver con que la gente que ya se venía descuidando es más o menos la misma y entonces se ha ido contagiando y se ha ido inmunizando. Pero el problema es que esa situación se basa en que hay un número de gente que también es importante que se venía y se viene cuidando, y el riesgo de la relajación es que si la gente que se está cuidando se relaja y se deja de cuidar, el ciclo de contagios se reinicia, porque sale a la calle y por lo tanto no tiene inmunidad ante el virus y empieza a contagiarse. Por eso hay que seguir extremando los cuidados. Y siempre pensar también en el otro.


Perfil
› Daniel Fierstein

Es licenciado en Sociología y doctor en Ciencias Sociales. Profesor de Análisis de Prácticas Sociales Genocidas de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. Además es investigador del Conicet y es consultor de las Naciones Unidas para temas de genocidio, derechos humanos y discriminación.


Vacunas

Buena eficacia en AztraZeneca

AstraZeneca informó ayer en un comunicado que la vacuna que desarrolla con la Universidad de Oxford, y que será una de las que llegará a Argentina, ha demostrado una eficacia del 70% contra la covid-19, según los ensayos clínicos realizados en el Reino Unido y Brasil. (Ver informaciónen página 10) Además confirma que no se informaron hospitalizaciones ni casos graves de la enfermedad en los participantes que recibieron el tratamiento. Por tanto, la compañía busca su aprobación dentro de la lista de Uso de Emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Temas

Coronavirus
Comentarios