Historias de artistas: Gabriel Lemme cuestiona el poder de los medios - LA GACETA Tucumán

Historias de artistas: Gabriel Lemme cuestiona el poder de los medios

“La televisión ha muerto” es un planteo que acciona con una caja- objeto, que funciona como una metáfora.

16 Nov 2020 Por Jorge Figueroa
1

TVCOVID. La última intervención artística que intenta crear conciencia sobre la manipulación.

Se presenta a concursos y salones a los que nunca entra; en el mundillo de la fotografía no lo reconocen ni los documentalistas ni los del arte.

Con estas cinco líneas Gabriel Lemme se posiciona en la escena artística de la provincia. Tiene 36 años, es padre de Lorenzo, de cinco, fotógrafo, artista, realizador audiovisual y estudiante de arquitectura.

”Le Corbusier definía la arquitectura como el bello juego de los volúmenes bajo la luz y yo con esas palabras disfruto definir la fotografía. También ahí aprendí a hacer proyectos, desde la idea hasta la materialización”, le cuenta a LA GACETA durante una entrevista.

Gabriel Lemme encaró distintos proyectos en los que la fotografía y las artes visuales tuvieron una íntima relación. “Creo que mi obra es mi forma de militancia y el lugar donde pongo todo lo que tengo, todo lo que sé. También mis errores a los que no les tengo miedo”, dice. “Mi papá siempre fue un curioso y hobbista de la fotografía y un gran observador. desde muy chico me enseñó a ser curioso”.

“La Televisión ha muerto” nació en 2017 y parafrasea al filósofo Nietzsche con su frase “Dios ha muerto”, según se lee en la presentación del trabajo; una invitación a liberarse de los medios de comunicación. Se trata de un gabinete de televisores vaciados y algunos intervenidos por artistas invitados que colocados en la cabeza de cualquier humano, animal, estatua y fotografiado en diferentes espacios, muestra una dominación que no está a la vista. “La dominación de la subjetividad, la manipulación en masa y por todos los medios ‘Evidencias simbólicas’ de esta dominación obtuvimos al fotografiar a varios cientos de personas a lo largo de estos tres años de proyecto”, recuerda el artista. En el Teatro Alberdi durante un Julio Cultural, la puesta en escena llevó a más de 70 artistas en el mismo escenario.

- ¿Cuáles fueron tus proyectos?

- El primer proyecto que hice se llamó ‘Secreto en la voz del pueblo’ donde pusimos en imágenes el relato popular sobre el impune crimen de Paulina Lebbos. Luego con una serie que titulé ‘Post Crucifixión’ obtuve el primer puesto en el concurso fotográfico de arte y política de la Universidad Católica de Santiago del Estero. Otro proyecto fue ‘Vuelos de la muerte’ un ritual psicomágico realizado en El Cadillal y con grandes artistas. Otro fue una intervención poética al palacio de tribunales denominada ‘Bailando entre cuervos’. OMA ‘Objeto metafórico asfixiante. La revolución de la alegría’ presentado en el desfile del Bicentenario de la Argentina. Otro grupo que me enorgullece formar parte es Libélula.

- Y el de la televisión...

- Todos estos proyectos fueron llevados a cabo con la ayuda de amigos, artistas y espacios del arte independiente. Autogestión. De ese grupo de amigos nace ‘Yunga en Llamas’ que es el equipo transdisciplinario con el cual venimos desarrollando el proyecto ‘La Televisión ha Muerto’ que atraviesa la fotografía, la instalación, performance, intervenciones, audiovisual y arte de escena. En La Veleta Cultural realizamos la primera instalación denominada silla eléctrica, un objeto, creado por Fernando Cosentino. También están Laura Vallejo, entre otros. Este año la acción se convirtió en TvCovid.

- ¿Cómo vivís tus días?

- Me dedico al arte y sobrevivo sostenido y contenido siempre por la familia, las parejas y los amigos; prestando mis servicios como fotógrafo de arquitectura, de arte, eventos y sociales cuando se podía. Monto yo mis obras y las vendía en ferias y hoy las subasto por Facebook. También me dedico a ser padre, le enseño todo lo que sé y le comparto todo lo que tengo.

Comentarios