El Gobierno admite que redujo la frecuencia de médicos en alta montaña, pero niega desatención - LA GACETA Tucumán

El Gobierno admite que redujo la frecuencia de médicos en alta montaña, pero niega desatención

Un funcionario del Ministerio de Salud dijo que, pese a que los profesionales dejaron de subir cada 14 días, por la pandemia, los controles, las urgencias y la provisión de medicamentos no se descuidaron.

26 Oct 2020
1

REACOMODO. Un funcionario del Ministerio de Salud de la provincia admitió que se realizó una reasignación de personal, que hizo que médicos de alta montaña no concurran a esas localidades con la frecuencia con la cual solían hacerlo, pero indicó que no se desatendió a la comunidad de esas poblaciones. LA GACETA / ARCHIVO.

La necesidad de reacomodar los recursos humanos en el sistema de salud, debido a la pandemia del coronavirus, afectó la frecuencia con la cual los médicos subían a trabajar en las comunidades de alta montaña de Tucumán.

Así lo indicó a LAGACETA.Com el subdireector del Área Programática Oeste, de la Dirección de Red de Servicios del Ministerio de Salud de la provincia, Juan Manuel Zelarayán.

No obstante, el funcionario precisó que el cambio de frecuencia no significó la desatención de los ciudadanos que habitan aquellas poblaciones.

"Se dio una reasignación de profesionales; pero esta para nada será permanente. Una vez que pase esta pandemia -que esperemos sea pronto- volverán a sus servicios habituales", dijo Zelarayán,

De esta manera respondió la inquietud de la presidenta del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) -organismo dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación-, María Magdalena Odarda, que había solicitado un informe al área en la que se desempeña Zelarayán, a partir de planteos que había recibido de miembros de las comunidades indígenas de Anfama, de San José de Chasquivil, de Chasquivil y de Mala Mala, localidades de alta montaña de Tucumán.

"Los médicos han disminuido la frecuencia con la que van a atender a esas localidades; no están yendo cada dos semanas, como lo hacían antes de la pandemia. Pero esas poblaciones no han quedado sin atención; y una vez que superemos esta situación los profesionales volverán a su servicio habitual", señaló Zelarayán.

Contó que, en condiciones normales, los médicos subían a atender los Centros de Atención Primaria de Salud (CAPS) de esa zona los miércoles de por medio, y se quedaban hasta el sábado. "Actualmente están subiendo a hacer los operativos. Para este miércoles, suben a Mala Mala", dijo.

Añadió que, aun cuando la frecuencia de las visitas disminuyó, no se dejaron de atender los pacientes con enfermedades crónicas, ni las urgencias, y que la provisión de medicamentos no se vio afectada. "También se lleva la leche para las embarazadas y se les hacen los controles; de hecho, a aquellas que están próximas a parir ya las hemos bajado, para que tengan una modalidad de trabajo de parto seguro en la Maternidad. Y también se atieden las urgencias: a principios de mes el helicóptero de la provincia bajó a una persona que tuvo una urgencia por apendicitis", indicó Zelarayán.

Comentarios