Del stockeo por necesidad al de expectativas por devaluación - LA GACETA Tucumán

Del stockeo por necesidad al de expectativas por devaluación

25 Oct 2020

La pandemia y la cuarentena golpearon fuertemente a un consumo privado que ya arrastraba dos años seguidos en rojo. Sin embargo, su efecto no fue homogéneo entre los distintos sectores ni a lo largo del tiempo: por el contrario, la crisis afectó de manera heterogénea a los distintos rubros. Analizar esta dinámica es fundamental para entender qué pasará en el corto y mediano plazo, plantea Ecolatina.

• Primera etapa: dentro del hogar todo, fuera del hogar (casi) nada. En un primer momento, los sectores no esenciales fueron los más afectados: actividades cerradas sorpresivamente, con ventas que se cayeron a casi cero entre fines de marzo y comienzos de abril. Sin embargo, y en sentido opuesto, el aislamiento impactó positivamente sobre el consumo masivo. Por caso, durante el tercer mes del año, las ventas de este rubro treparon 15% interanual según los datos de Kantar Wordpanel. En un sentido similar, la facturación de los supermercados creció 10% interanual, según el Indec. Esta dinámica se ajustó a los temores lógicos a los que indujo la cuarentena en un primer momento motivaron a muchas familias a stockearse. En este sentido, las compras de alimentos, medicamentos y elementos de limpieza, higiene y desinfección de los hogares mostraron un buen cierre del primer trimestre e inicio del segundo, más explicado por el miedo al futuro que por una mejora sostenible de la demanda.

• Segunda etapa: consumo atrasado y sectores que se emparejan. Esta dinámica cambió en los meses siguientes. La aparición de los rubros “exceptuados” además de los esenciales y la adaptación a la venta on line de muchas empresas acercó las divergencias. Asimismo, una búsqueda por adelantar compras que persiste, pero se atenúa, más pedidos atrasados que efectivamente se llevan a cabo en las plantas que reinician su producción, también contribuyeron a emparejar la performance de las ventas.

• Tercera etapa: ¿volver al futuro? La pandemia deja secuelas en nuestra economía, proyecta Ecolatina. Aun cuando la vacuna contra el coronavirus llegue en el corto plazo y las restricciones a la movilidad se terminen, el nivel de actividad no volverá al cierre de 2019, al menos, hasta 2023.. En síntesis, la situación de los próximos meses se presenta muy delicada. A pesar de que los problemas sanitarios se atenúen, la tensión del mercado cambiario podría frenar el rebote del consumo en general. Caso contrario, si se superaran las presiones, habría una luz de esperanza.

Comentarios