¿Recuperar la moneda o recuperar la confianza? - LA GACETA Tucumán

¿Recuperar la moneda o recuperar la confianza?

25 Oct 2020 Por Regina Martínez Riekes
1

“Eso no fue volar. Eso fue….caer con estilo”

Woody en Toy Story

Y la banda siguió tocando…

“¿Cuál es el modelo de país que propone este Gobierno? ¿El que quiere incentivar la inversión con un nuevo blanqueo de capitales o el que quiere matar al inversor con un impuesto a la riqueza? Mientras no veas un camino claro, el dólar continuará en alza. Es como un salvavidas… vale 200 pesos. ¿Pero cuánto pagas por un salvavidas si estás en medio de un naufragio”? Lapidaria y clara, la voz que reúne más de 30 años de experiencia operando bonos locales, resume el sentimiento del mercado.

Esta semana, la ortodoxia y heterodoxia económica coincidieron en que el valor del dólar libre, técnicamente, está caro. “Argentina, medida en dólares, está regalada”, remata nuestra voz experta. La brecha cambiaria, al ritmo de la pandemia, tocó nuevos máximos de los últimos 45 años. Lo que no resulta evidente es cómo será el ajuste del tipo de cambio real. Las opciones son dos: o baja el dólar libre en términos nominales o aumentan los precios. Las expectativas de la ciudadanía parecieran inclinarse por la segunda opción. Después de todo, un argentino entre 40 y 60 años pasó en promedio cuatro de cada 10 años en recesión. Como bien cita el refrán, más sabe el diablo por viejo que por diablo.

“Si no estuviéramos corriendo al dólar por la incertidumbre que nos genera este gobierno, un país como Argentina debería tener un valor de equilibrio entre $110-$120. Esto es una corrida por expectativas. Como no hay ancla, no hay precio del dólar”, reflexiona el referente de un importante “family office”. Se trata de pequeñas estructuras de administración del patrimonio familiar con dedicación exclusiva.

Santas catástrofes, Batman

Mientras las autoridades afirman que el valor del dólar libre está caro y señalan que el valor del dólar oficial es el de equilibrio, en el mercado se preguntan ¿por qué un argentino que quiera adquirir al precio oficial no puede hacerlo? Mientras continúe esa brecha, el ataque a las reservas persistirá.

“Me dicen por cucaracha que le habrían sacado 70 palos al BCRA en una hora”, comentaban el pasado viernes. La rueda recién había comenzado y el drenaje de reservas no disminuía su ritmo. La comunidad financiera cuestiona cada vez más que se regalen las escasas divisas al tipo de cambio oficial.

Esta semana se conoció el dato de balanza comercial. Mientras las exportaciones cayeron un 18%, las importaciones aumentaron un 3%. Con una economía implosionando, esto resulta ilógico. Con una brecha cambiaria de 120%, sin embargo no lo es. Las exportaciones se retrasan mientras que las importaciones se adelantan. El dólar está barato y hay que aprovecharlo.

Mientras Paraguay anuncia que su Banco Central no tiene espacio físico para acumular dólares, en Argentina es el ministro de Economía quien habla de temas monetarios. El mercado recuerda muy bien aquel “28D”. El Frente Cambiemos llevaba dos años en el poder. Ese 28 de diciembre de 2017 brindó una Conferencia de Prensa conjunta. Miembros del Poder Ejecutivo Nacional (Marcos Peña, Nicolás Dujovne y Luis Caputo) compartieron tablas con el entonces Presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger. La pérdida de confianza fue inmediata.

La Carta Orgánica del Banco Central establece el principio de autarquía. Asimismo señala que en el ejercicio de sus funciones, dentro de la cual está administrar las reservas y ejecutar la política cambiaria, el “Banco no estará sujeto a órdenes, indicaciones o instrucciones del Poder Ejecutivo Nacional”.

“Mala tos le siento al gato”, diría mi padre, ostentando la sabiduría acumulada en sus 83 años.

Teléfono, Giorgieva

“Todos los medios hablando del poder de fuego del Banco Central para intervenir en el mercado de dólar contado con liquidación. Yo pensaba… ¿poder de fuego?, se van a quemar solitos”, reflexiona con humor e ironía una asesora financiera. Hace referencia a las intervenciones que la autoridad monetaria está realizando en el mercado de bonos, al contar con parte importante de la nueva emisión. Ser tenedor de deuda implica poder intervenir en el valor del dólar libre o contado con liquidación. Este no es más que el resultado obtenido entre comprar un título en pesos y venderlo contra dólares.

Desprenderse de esos bonos no es gratis. Aumentar la oferta de un bien baja su precio. El del dólar libre y el de los bonos. A un mes y medio del “exitoso” canje, la deuda argentina nuevamente se encuentra a precios de default. Sin vencimientos importantes en los próximos tres años, el pobre desempeño llevó a los bonistas del canje a pronunciarse a través de un duro comunicado de prensa. Sostienen que accedieron a una quita de U$S 37.000 millones a pesar de que Argentina no presentó ningún plan económico, reclamado en numerosas oportunidades. Señalan que las autoridades nacionales han fracasado en restablecer la confianza. Mientras los bonistas ya pusieron su parte, hoy reclaman que el FMI y el país pongan la suya.

“La confianza es la base de la economía. Con confianza tomo riesgo, invierto, consumo. Confianza es la esperanza de que las personas vayan a cumplir con lo pactado”, señala el economista Ricardo Arriazu en uno de los “zooms” de mercado.

El Gobierno confía en que puede llegar hasta marzo, donde espera que aparezcan los dólares del agro. Los desconfiados buscan proteger sus ahorros pagando el billete a cualquier precio. Los expertos, esperan. Especulan. Arbitran. Se anticipan. Toman riesgo. Y ganan. Siempre, ganan.

Comentarios