Mientras analiza un plan, Guzmán afirma que no habrá devaluación - LA GACETA Tucumán

Mientras analiza un plan, Guzmán afirma que no habrá devaluación

El Gobierno intenta encarrilar la situación del dólar antes del arribo de la misión del Fondo.

24 Oct 2020
1

DÓLAR. Guzmán admite que la brecha cambiaria preocupa al Gobierno.

Las tensiones no sólo son cambiarias, sino también de gestión. El presidente Alberto Fernández le ha comunicado al ministro de Economía, Martín Guzmán, que en las próximas dos semanas, el Gobierno debe dar señales claras con medidas que tiendan a encarrilar la cotización del dólar, hoy trastocada por la fuerte estampida del “blue”. El plazo no es antojadizo. En noviembre se espera el arribo de una nueva misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), con el fin de avanzar en un nuevo acuerdo para el pago de la deuda. El organismo ya había puesto algunas condiciones. Por ejemplo, que el Gobierno argentino diseñe un plan integral y consistente para sacar a la economía de la recesión y, de esa manera, recuperar la capacidad de pago del país.

En el mercado dudan de la efectividad de las medidas adoptadas por el Palacio de Hacienda para controlar al dólar. Frente a los temores de empresarios e inversores, el propio Guzmán salió ayer a ratificar que “no va a haber devaluación”, y remarcó que “va a continuar la depreciación del peso ante el dólar por la inflación, como hasta ahora”. Sin embargo, en declaraciones a radio Con Vos, admitió: “tenemos una brecha cambiaria muy elevada”. Guzmán aclaró que “también tenemos superávit comercial, no hay pagos de deuda externa y, a pesar de lo que se dice, hay U$S 41.000 millones de reserva de los cuales una parte son de depósitos encajados de alrededor de U$S 12.000 millones”, a lo que se suman los controles de capitales. “Tenemos las condiciones y los instrumentos para continuar con las políticas cambiarias que venimos llevando adelante y no hacer una devaluación”, insistió. Según el ministro de Economía, la brecha cambiaria “genera una expectativa de devaluación que no se condice con la circunstancia que enfrentamos en el frente externo”. La combinación actual en ese sentido “nos permite continuar con la política cambiaria para el tipo de cambio oficial, que es el que importa de forma directa para los precios y la macroeconomía”, resaltó.

El jefe del Palacio de Hacienda insistió en la relevancia de que el tipo de cambio oficial “vaya de la mano de los precios”, y consideró que “a pesar de que hay una brecha que genera ansiedades importantes y nos ocupa fuertemente, tenemos las condiciones y los instrumentos para continuar con las políticas cambiarias que venimos llevando adelante y no hacer una devaluación”. Explicó, además, que los valores de los tipos de cambio paralelos “están muy lejos de representar la capacidad del país para generar ingresos en dólares”, y remarcó que la Argentina “es un país de ingresos medios, no de U$S 4.000 per capita o menos si se mide con el paralelo”. “El tipo de cambio oficial es el que importa de forma directa para los precios y la macroeconomía”, acotó.

El funcionario indicó luego que los mercados no oficiales “son muy pequeños y no tienen de forma directa una relevancia macroeconómica: el contado con liquidación (CCL) opera volúmenes de U$S 30 millones por día y con pocas operaciones el precio se dispara, amplia la brecha y genera mucha ansiedad”. “Las expectativas de devaluación indirectamente afectan a la economía, por supuesto. Y por eso la brecha nos ocupa, apuntamos a estabilizarla y después bajarla”, finalizó.

Comentarios