Cartas de lectores - LA GACETA Tucumán

Cartas de lectores

21 Oct 2020 Por LA GACETA
1

- Tucumán sin agua

La provincia de Tucumán tiene un problema sin fin con respecto a su sistema hídrico. Ya no es solo una zona o un barrio que padece el faltante de agua, sino que una gran parte de la población no tiene acceso a este servicio vital, y si lo tiene es de suministro irregular. Hace unos días el ente regulador de servicios (Ersept) avaló el incremento en las tarifas pero jamás se le ocurrió plantear esta gran problemática a la empresa (SAT) que suministra el agua de los tucumanos. El Poder Ejecutivo le cedió fondos millonarios para inversión de redes que permitan el normal funcionamiento, pero es tal el deterioro que por años la empresa se dedicó solo a recaudar y jamás a invertir, que hoy eso no alcanza. Sumado a las sequías que atraviesa la región, el consumo estacional se acrecienta pero el escaso fluido de potabilización dudosa se pierde en las eternas rupturas jamás reparadas o mal reparadas -valga la redundancia-. Creo que un Tucumán sin agua, en un verano intenso, con incendios forestales por la sequía y en una larga pandemia, es la pesadilla de los tucumanos.

Williams Fanlo


[email protected]


- IPVDU y gastos sociales

Si la investigación sobre los negociados en el Ipvdu ocupó tantas páginas de LA GACETA, podemos imaginarnos cuántas hubiera ocupado una investigación seria y ajustada a derecho sobre los gastos sociales (más de $ 615 millones del año 2015). Claro, los juzgados eran funcionarios del primerísimo nivel, por eso fueron absueltos de culpa y cargo en un fallo de increíble estructuración. El Poder puede eso y mucho más. ¿Y la Justicia? Una cuasi dependencia del PE.

Carlos Duguech

[email protected]


- Grieta vs. Pensamiento crítico

Realmente interesante comparar el editorial de LA GACETA del 20/10 con la carta titulada “17 de octubre”, del mismo día. La carta manifestaba su alegría por la manifestación popular de gran parte de la ciudadanía, como así también “aplaudo las palabras del Presidente apostando a la unión de los argentinos, sin odio...”. En el editorial se analizan las características del pensamiento crítico, al tiempo que se afirma que es una de las herramientas para terminar con la grieta que se instaló con más fuerza (apreciación personal) este año. Y lo complicado y difícil para muchas personas (no imposible), a la vez que un ejercicio que implica analizar, reflexionar, madurar, el hecho de escuchar no sólo lo que queremos, sino también escuchar lo que no queremos. Y con ambos elementos intentar definir la realidad por lo que es, no sólo por lo que yo afirmo que es. Así, me atrevo a comparar algunos conceptos de la carta, con hechos que, en apariencia, se contradicen. El lector expresó diferencias entre la manifestación 17/10 con otras de líneas políticas diferentes y afirma: “les mueve más el odio que el miedo a morir... contagiando y contagiándose...” Por contrapartida: “...aplaudo la movilización masiva y popular autoconvocada...” Duda: por ser “popular” (deduzco que ese rótulo le pertenece, según el lector, sólo a ciudadanos que se enfilan con el Partido Justicialista y afines), ¿no hay riesgo de que se contagien y de contagiar? Otra duda: el Presidente apela a la unión de los argentinos, sin odio (loable). Su expresión “...saldrán a manifestarse gente de bien...”, ¿realmente encaja en ese loable deseo? Comparto plenamente lo afirmado en ese editorial, pero, cuando analizo estas contradicciones, es evidente que el desarrollo y la enseñanza del pensamiento crítico es una gran deuda de nuestro sistema educativo. Y lamentablemente, esa tremenda falencia no ayuda a las nuevas generaciones a adquirirlo, cuando son bombardeadas por discursos sobre lo que debe ser, en lugar de invitarlas a efectuar análisis y reflexiones, comparando discursos y realidades. Aunque las conclusiones a las que arriben no sean las que nosotros sostenemos, creemos y defendemos. Porque quizás... sólo quizás... nosotros somos los que estamos equivocados.

Hilda Cristina Ponce

[email protected]


- Inseguridad

Todo lo que vemos a diario Tucumán se desintegra como sociedad; estamos en una provincia que no encuentra respuestas y el Gobierno no da soluciones a circunstancias que tienen antecedentes desde hace muchos años y se agudizaron de tal manera que todos estamos sin protección. Ya se agotaron las respuestas; naufragamos, en un caos que ya produce reacciones que evidencian hartazgo y saturación. Se agotó la paciencia. Señor gobernador, no puede seguir desprotegido el ciudadano; esto es tierra arrasada.

Carlos Rubén Ávila


[email protected]


- La elección de una carrera

Si al completar el secundario el joven piensa que ya estudió suficiente y puede integrarse a la arena laboral, es culpa de su propia inocencia. Los profesores del secundario no le dejaron claro que dicho ciclo era sólo un “intermezzo lírico” para preparar el terreno hacia el cultivo serio de la profesión que deberá abrazar, siguiendo su vocación. Que debió haberse despertado ya. ¿Y si no fue así? Malo, señor, muy malo. Los cientos de caminos a seguir no le dicen nada... Y no le dirán, porque su proyecto de vida no nació o está muy verde todavía. Si esto ocurre, sería un error forzarlo a iniciar una carrera... Yo le daría un año para que se relacione con diversas actividades y personajes, incluidos niveles sociales. Trabajando “ad honorem” (y si le pagan algo, mejor) en tareas administrativas, empresariales, industriales, sociales, humanitarias, deportivas... en fin, todas aquellas que puedan no sólo templar su espíritu, sino, además, foguearlo en el entendimiento del mundo real y sus personajes. Evaluar a estos socialmente y a aquellas orgánicamente. Las relaciones sociales, sin importar el nivel cultural del interlocutor, son las pruebas dominantes del alma. Por lo tanto, fortalecen el carácter. Si después puede viajar alguito, mejor. Pero esta apertura no debe tomarse como una vacación. No tiene que durar más de 12 meses. A partir de allí, la elección de su actividad futura saldrá cantando por sí sola. Sin erróneas especulaciones, como en muchos casos ocurre. Con concentrada voluntad y firmeza, podrá brillar en la carrera libremente elegida con la madurez intelectual necesaria para moverse con paso seguro hacia la meta proyectada..

Darío Albornoz


[email protected]


- SAT: Trabajos sin terminar

Días pasados publiqué una carta en esta prestigiosa sección sobre los trabajos de cloacas que están haciendo en el Barrio Padre Monti de esta ciudad. Creo que por contrato trabajaron tres empresas; dos terminaron su cometido pero otra que tiene a su cargo los trabajos en Av. Pedro Miguel Aráoz y en calle Luis Drago al 200, hasta la fecha nos hizo padecer la no terminación de la obra, con pozos y veredas sin concluir a la fecha, con el correspondiente cúmulo de tierra al paso de los vehículos. Según lo informado, las veredas tienen que terminarse de la misma forma en que estaban, pero nada que ver; se las hace como les parece y ante lo comentado es hora de que vengan de inspección las autoridades de la SAT a la que ya se opuso en conocimiento de esto en varias ocasiones.

Mario Oscar Rivet Vozza


[email protected]


- Hostigamiento

Soy una vecina de Los Nogales y por este medio solicito que se me permita dirigirme en primer lugar a las autoridades del Gobierno y a la Justicia, a fines que se tome conocimiento de los episodios diarios que vengo padeciendo desde el año 2015. En aquel momento, un vecino trajo varios caballos y pretendió transformar un espacio verde destinado a la realización de una plaza (que nunca se concretó) en potrero. A la noche, los animales no tenían control de sí mismos y se subían a la vereda de mi casa y ensuciaban y destruían todo lo que encontraban; cuando quise hacerle entender a este sujeto que esto no correspondía, comenzó un hostigamiento que consistía en armar grupo con varios masculinos que arrojaban piedras al techo de mi casa y repetían insultos discriminatorios y groseros, y realizaban exhibiciones deshonestas, entre otras cosas; esto sucedía a la mañana cuando iba a trabajar; me esperaban cuando volvía del trabajo, a la siesta, a la noche e incluso a la madrugada. Estas persecuciones seguían ocurriendo incluso en el camino, en Tafí Viejo, lugar donde trabajo. En el año 2016 este sujeto me agredió físicamente junto a una persona cercana a él y me sustrajo el celular. Hice varias denuncias, incluso en su lugar de trabajo (es empleado público). La Justicia le dictó prohibiciones de acercamiento que nunca fueron acatadas.

Margarita Graciela Rivadeneira


Manz B - C 1 - Barrio 18 Viviendas - Ruta 9 Km 1.307
 - Los Nogales

Para publicar en "Cartas al director" escribir a [email protected]

 

Comentarios